sábado, 26 de abril de 2008

Ojos negros

De nuevo Hugo me llena de mi memoria antigua. En una de sus últimas entradas despertó el recuerdo de la película Ojos negros, del ruso Nikita Mihalkov, del que he visto en festivales casi toda su filmografía y donde nada decepciona. Ojos negros, basado en un cuento de Chejov, narra la historia de un arquitecto sin fortuna que a principios del xx se casa con la hija de un banquero romano a la que no quiere. Romano se enamora de una mujer rusa a la que ama pero con la que decide no compartir su vida porque no quiere perder su estatus en la sociedad. La posterior nostalgia de esa decisión desproporcionada llenará de tristeza pero también de emoción y poesía la película. La belleza, la alegría, la vitalidad recorre cada milímetro de este paisaje aunque haya, a la vez, una tristeza fría que recorre amarga y nostálgicamente toda la película.
Fue una de las películas con la que más he llorado, pero no de tristeza sino de poesía y de emoción. Magistral. Recordar a Mastroianni en gesto repetido rebuscando en sus bolsillos, o recuperar el sonido de unas copas titileando en una bandeja sujetada por él ante los nervios de tener a su amada de frente... o este fragemento que os dejo donde el nombre de Savaska toma plena personalidad poética, o los movimientos en cámara lenta de aquella mujer de ojos negros con aquella pamela al viento dándose la vuelta para mirar a la cámara... o aquellos paisajes inundados todos de un blanco perfecto, o ver a Romano de nuevo deambular por toda Rusia, viajándola, donde conoce a rocambolescos personajes, zíngaros rusos siempre con una canción tradicional sonando en la parte más alta de su garganta.
Junto a Mastroianni en su papel de Romano, la actriz Elena Sofonova (Anna) recrea la pantalla de poesía y cuando desaparece parece dejarla vacía.
Aquí os dejo una de las escenas más entrañables y poéticas de cómo el cuentista de Romano utiliza mañas para conquistar a su amada Anna. Es delicioso, Savaska, en ruso significa perro. Obligado hasta el final incluso repetir.



Aquí os dejo la canción de Oci Ciorne (ojo negros), su leiv motiv. Ay maravilloso Dmitri Hvorostovsky con este "Dark Eyes" una canción tradicional rusa. Escuchadla también hasta el final.

5 comentarios:

SONIA FIDES dijo...

ay, Nuria, "Ojos negros", cuántos quebraderos de cabeza me trajo en una época el haber rechazado la invitación a ver esa película. La ví hace un par de años y de su mano vino "Yo amé a un muchacho comunista"

Un abrazo súper.

Hugo Izarra dijo...

Nurioska, Nurioska,
soy tu memorizador
memorizante.

Como una grabadora
o un bloc de notas.

alfaro dijo...

Fantástico, Nuria. Gracias.

Un abrazo

Soledad Sánchez M. dijo...

Me ha gustado leerte, y recordar la película en el pequeño fragmento que nos regalas. Y desde luego, no me va a venir mal releer a Chejov, siempre me han gustado sus cuentos, redondos y perfectos. Verochka, en particular.

Un beso.


Soledad.

Lula May dijo...

Ví la película en el cine cuando la estrenaron (en aquella época estudiaba ruso y todo lo que viniera de allí me apasionaba). Y además ¡adoro a Marcelo!

Gracias por recordarla, Nuria y Hugo,
besos.