martes, 8 de abril de 2008

La voz alta

Gracias a Hugo Izarra -de nuevo le nombra este rascacielos-, he descubierto una versión del aria The Cold Song, de la ópera de Purcell, King Arthur. Mis oídos están acostumbrados a esta aria, la conocen y la adoran, pero hoy he descubierto al grandioso Klaus Nomi en esta magnífica versión. A él le había escuchado pero no así. Hay que escuchar su voz, alta. Su The Cold Song es imprescindible, maravillosamente dolorosa, oscura, deslumbrante.
He leído más acerca de este aria que tan alto llevó la voz de Klaus. He leído que aunque cantaba como tenor, podía además cantar en falsetto, como una soprano. Su voz era asombrosa, y pese a que su maestro de canto le recomendó olvidarse de las notas altas, afortunadamente Klaus desatendió estas advertencias.
También desconocía que el polémico Klaus, con un evidente deterioro físico, interpretó este Purcell, The Cold Song y que en enero de 1983, Nomi, muy enfermo, sufría de una raro cáncer de piel. Su enfermedad todavía no era conocida como el SIDA de hoy. Fue una de las primeras figuras públicas en morir de esa nueva enfermedad, hoy tan antigua. Murió 6 meses después de cantar este Cold Song a la edad de 39 años.
Supo combinar con sumo gusto la música pop y la ópera, entendiendo y conociendo los dos estilos y haciéndolos trabajar juntos.
Nomi, un pequeño destello en medio de penumbras.
Grandioso Klaus Nomi... Es difícil ser un payaso con personalidad robótica y apariencia triste, alemán, homosexual, drag queen, y con una voz tan poderosa que dañaba dulcemente. Realmente llegó a ser el hombre que dijo venir del espacio.




La letra es ésta. Aquí os la dejo. Yo no puedo dejarla ir.

What Power art thou,
Who from below,
Hast made me rise,
Unwillingly and slow,
From beds of everlasting snow!

See'st thou not how stiff,
And wondrous old,
Far unfit to bear the bitter cold.

I can scarcely move,
Or draw my breath,
I can scarcely move,
Or draw my breath.

Let me, let me,
Let me, let me,
Freeze again...
Let me, let me,
Freeze again to death!

11 comentarios:

beatus_ille dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, qué pasión despliegas, y en general todo tu blog, aunq no te lo digo nunca, pues bueno, ya era hora. Está muy currado, sigue una línea muy coherente sin dejar de sorprender cada día, e incitas a la cultura de mayor y mejor nivel de manera muy natural, tan natural como tú.
Pues eso. Un beso y hasta mañana!!

beatus_

suigeneris dijo...

El regalo en mp3, por si alguien la quiere.

PINCHA AQUÍ con el botón derecho y guardar enlace.

Es que lo mío es musarañear...

Saludos

Jenni dijo...

No lo conocía, sí la canción, no la voz. Gracias por hacernos descubrir estas cositas.
Un saludo Núria

Domadora de Elefantes dijo...

No conocía a Klaus Nomi. Muchas gracias por mostrármelo.

rafaela dijo...

Nuria creo que nos repetimos todos, gracias por compartir "estas joyas" con nosotros

bss

Hugo Izarra dijo...

Y murió completamente solo, dentro de una burbuja de plástico. Andrew Horn lo rescató del ostracismo en 2004, con su documental The Nomi Song.

Hugo Izarra dijo...

Estupendo. El enlace no funciona.

Hugo Izarra dijo...

A ver ahora.

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

beatus_
Gracias por verlo así, como una sorpresa diaria, como una coherencia y ante todo, como algo natural. Y sí, ya era hora, jejeje. En fin, besos

Suigeneris
Esta vez me adelanté y conseguí mp3 volandoooo. Pero millones de gracias por musarañear para el resto que pase por aquí y le interese. Eres todo detalle.

Jenni dijo...
A mí me ocurrió eso precisamente, conocía perectamente esta aria pero de verdad, qué descubrimiento la voz de Klaus Nomi...

Gracia
Yo antesdeayer tampoco lo conocía, y mírame ahora, dejando su rastro allí donde puedo. ¡Cómo me gusta compartir estas cosas y que aquello recién descubierto se esparza por el mundo, como una gran pandemia de cultura!

Rafaela
A mí me encantan las repeticiones, la prueba es que llevo un día y medio escuchando sólo esta pieza. Soy una burra.

Hugo
Querido Hugo, si no hubiera sido por ti, a saber cuándo me hubiera topado con esa voz
Gracias por contarnos cómo murió que, a pesar de la tristeza de la historia, sigue pareciéndome mágica, fíjate, en una burbuja de plástico... y solo.
Muy bonito el documental. Más gracias

Perla Bonilla dijo...

Hola Mazatlzihualti.. entro a tu blog y es como estar en casa.. gracias por invitarme..

Grande Nomi

Ana Campos-hechoenlapropriété dijo...

No tengo palabras, cada vez que escucho esta aria interpretada por Nomi, me llega hasta lo más profundo, un dolor dulce. Sin duda esta interpretación es definitiva, un Nomi adorable, potente, sensible y doliente. Lo encontré hace unas semanas y esta en mi pedestal particular. Gracias por esta entrada.