miércoles, 28 de diciembre de 2011

butes

qué es la música? el baile.
y qué es el baile?
el deseo de levantarse de modo irreprimible
.
butes, pag. 21. pascal quignard.

ayer terminé el libro de butes de pascal quignard.... si se puede dar por concluida una lectura así. y si hubiera tenido un mar cerca también habría saltado tras devorarlo. habría nadado y nadado hacia esas letras quignardianas -mis sirenas- que me hablan del origen. porque butes es el deseo, qué es la música originaria? el deseo de arrojarse al agua. butes es la sirena en sí mismo, el origen y el mordisco, pero como tal, es obviado que no olvidado. quignard dice: hay olvidados del recuerdo del mundo. hay que ceder un poco de agua pura, es decir, un poco de lengua, a los viejos nombres que ya no se pronuncian... la historia obvió a butes, y con él el sentido originario de la vida. no sabemos hacia dónde vamos porque no nos detenemos a recordar de dónde provenimos. y para butes venimos de la música. más que venir de la música, somos música. el salto de butes es un viaje de regresión a nuestro origen hasta llegar a esa célula musical y libelular que se formó en un vientre. es un retorno a la vida uterina, a la música que fuimos antes de nacer. a nuestro yo más incipiente. butes por ello, nos relativiza.

butes para mí es el héroe misterioso de este siglo. un héroe discreto en fuga, el disidente, como diría quignard. la viva imagen de la libertad. el contratodafilosofía. es la música. pero no solo la música del oído sino la música de todos los cuerpos arrojados. butes es des-pojarse. es re-conocimiento. butes es des-abrirse. es ese abrir las manos y soltarlo todo. soltar el yo. como una liberación del desconocido. abrir el cuerpo desnudado y soltar los remos. dejarlo todo suelto en el aire. dejarlo caer. butes, el argonauta que más que valiente fue latido. aquel que volvió al cuerpo animal, al primigenio. el anti-pragmático. el teórico. el que trascendió al salto tras escuchar aquel canto de sirenas mientras la tripulación de ulises y ulises mismo se mantuvieron impertérritos ante el episódico canto, cuando los unos enceraron su oído y el otro se amarró a un mástil.

es eso la vida? encerar nuestro oídos, cerrar los ojos y atarnos a un mástil para no sentir, para no dejarnos llevar? la música nos tienta con una tentación qe está por encima de nuestras fuerzas... hay algo que bulle dentro de nosotros. todos llevamos un butes que bulle y bulle dentro de nosotros. un butes que sencillamente escuchó la música y como el que escucha con corazón, se queda inerme a la incleméntica vida, porque la música inmoviliza, aunque también exalte en un salto o suavice otros nados. por eso butes me parece el ser más valiente y coherente y sensitivo. símbolo de inteligencia emocional y emotiva, tallado en piedra lávica en mi memoria tras leer a quignard. porque sintió, y otro yo actuó por él. porque fue música tan profundamente escuchada que fue música mientras nadaba hacia la isla de la muerte. a él le debemos la trascendencia de la música en nuestras modernizadas pieles. a él le debemos el grito. los vientres que llevaron música en las entrañas y bañaron fetos, qué pensaba antaño nuestra cabeza en el agua?... de pronto, lo antiguo se precipita. le debemos el porqué del origen. nuestro yo antiguo. el salto que a veces damos en nuestra pequeña hectárea para pasar de una baldosa a otra sin pensar en qué habrá allá en lo profundo. a él le debemos el no-miedo, porque como bien dice quignard, allí donde el pensamiento tiene miedo, la música piensa

y si lo pienso, en los momentos más complicados de la vida el ser humano se vuelve tan racional... tan prudente, ya se lo pregunta quignard: qué es la prudencia?.. pero butes fue todo corazón, nada razón (no de nado sino de nada). sin cabeza se lanzó de cabeza hacia ese mar en busca de aquella música escollada.... así que, si herederos de virtudes o defectos en el hoy nuestro, vinieran de más lejos -ya que todo viene siempre de más lejos-, la cobardía sería herencia de aquella carne odisea y el impulso y el empuje y el origen, herencia toda de butes....

no hay butes grabados en ánforas ni en cerámicas antiguas, enmudeció en el origen de su propio yo. solo trascendió un canto de sirenas y una tripulación que puso se puso a salvo de esa música. con prudencia, señores, con prudencia. hay liras órficas y ulises heroicos, hay capítulos enteros de sirenas y mástiles donde la trascendente muerte de butes no es ni rozada.

la mano de quignard, hijo de músico, es perfecta. la porción más pequeña de la/mi realidad está en este pequeño gran libro. hoy me pregunto quién naufragó en aquella cruzada, si butes con su arrojo, o ulises y su tripulación argonáutica, con su raciocinio y prudencia.

butes: volver a la condición originaria, es morir.

Tim Buckley - Song to the Siren



letra

CANTO A LA SIRENA

Mucho tiempo a flote en océanos sin barcos
intenté sonreir
hasta que tus ojos y dedos melodiosos
me llevaron con amor a tu isla.
Y tu cantabas: … Leer más
“navega hacia mí,
navega hacia mí
déjame envolverte
aquí estoy
aquí estoy
esperando a abrazarte”

¿soñé que soñabas conmigo?
¿fuiste liebre cuando yo era zorro?
Ahora mi imprudente barco se escora
roto y privado de amor contra tus rocas
Porque cantas: “no me toques, no me toques, vuelve mañana”
oh mi corazón, oh mi corazón se avergüenza de la pena.

Confuso como un recién nacido
agitado en la marea
¿debo quedarme entre el oleaje?
¿debo yacer con la muerte, amor?
Escuchame cantar:
nada hacia mí,
nada hacia mí,
dejame envolverte.
Aqui estoy, aquí estoy
esperando a abrazarte

*la primera foto la hice yo en la casa del libro, junto a otro deseado, tränstromer.
*la segunda foto de internet

sábado, 24 de diciembre de 2011

una orgía musical

adoro a shostakovich. lo adoro desde que lo descubrí en mi adolescencia. adoro su potencia, su fuerza, su lado lírico y político, porque su música siempre trascendió a la política. su polémica incluso. su deshielo. su dodecafonismo. adoro sus sinfonías, todas, sus dos óperas, su sátira y demás perversiones. su atonalidad pero también su politonalidad. el cromatismo de sus canciones populares judías, su sinfonía 14 la más vocal y la más hermosa, todo un canto a la muerte. el in crescendo de su sinfonía 8. su timidez y su exacerbada cortesía en una rusia que lo criticaba. este músico era un ser obsesivo. sincronizaba los relojes en su apartamento o se enviaba cartas a sí mismo para probar cómo estaba funcionando el servicio postal. neurótico de neurótica mano era a la vez el ser más sensitivo y más receptivo del mundo. ayer estuve en el real disfrutando con una amiga la ópera maldita marcada por la fatalidad de shostakovich, lady Macbeth of mtsensk. de adolescente grabé esta ópera en tres casette. la conocía perfectamente. este oído sigiloso que arrastro desde entonces ayer tuvo el lujo de ver la sórdida y truculenta puesta en escena de esta lady Macbeth katerinizada, la segunda de shostakovich (la primera fue la nariz, igualemente majestuosa).

en cuanto alzó el nido de su garganta la potentísima soprano eva-maria weestbroek, premiada por el esfuerzo de su largo y duro papel como Katerina Ismailova, la desgraciada protagonista, me dije a mí misma: tiene una voz tan shostakovicha…. y me di cuenta de estaba ante el más puro shostakovich. contradictoria como la mano que la creó, la escenografía está cargada de momentos excelsísimos (muy shostakovich, insisto), cuatro horas en tensión, sin descanso, tregua o aria. el techo del real pareciera que ante esa música nada celestial se cayera por el peso de la caída a su vez del mismísimo cielo.

escenas grotescas definidas en una mujer despojada de su ropa humillada y violada desafortunadamente, masas populares de cuerpos desnudos mezcladores de suciedad y barro que parecieran las pinturas negras de goya, el deseo sexual de los protagonistas, el olvido y el posterior daño, un prolongado –pero corto- coito donde la iluminación y la voluminosa música orquestal acompañaban dicho apareamiento prohibido, policías toscos, soberbias trompetas y trombones encaramados en plateas… todo dirigido hacia el escenario. una puesta en escena tal y como fue concebida, rayando lo soez, lo impúdico, la escoria lo vulgar…. ambientes escabrosos acompañados por una orquesta y un coro que fueron… cómo decirlo… me pregunto si existe hoy una palabra para definir la emoción sentida.

en definitiva, una mujer que aspira eternamente a una vida distinta, que vive en continua búsqueda del amor y cuando le pone rostro es capaz de cualquier felonía -como matar y esconder el cuerpo- por ser besada por su amante. una mujer que comete cuantos asesinatos de aquellos que son óbices a su amor y aun así se la presenta como una vícitma. música lírica mezclada con la más grotesca. como katerina, la lírica enamorada junto a la grotesca asesina.

la acción se desarrolla en un cuadriátero casi metálico y frío y círculo cerrado que nos ofrece la prisión en la que vive el propio cuerpo de katerina.

para mí shostakovich es uno de los mejores músicos del siglo XX, sé que muchos disentirían y le consideran aún hoy polémico y en tela de juicio. lady macbeth de Mtsensk una obra maestra que me dejó clavada en el asiento los minutos que duraron los aplausos. me cuesta aún despertar de la noche de ayer.

shostakovich dijo: dediqué “Lady Macbeth” a mi prometida, mi futura esposa […] porque la ópera trata del amor. También trata de cómo podía haber sido el amor si el mundo no estuviera lleno de cosas viles. Es la vileza lo que arruina el amor, y las leyes, y las propiedades, y los apuros financieros, y la policía estatal. Si las condiciones fueran diferentes, el amor también habría sido diferente.

weestbroek cargó en su garganta el todo el peso de las casi cuatro horas de ópera. un esfuerzo descargado en el grito final, anterior al suicidio y su expresión munchana da nombre a eso, a ese otro grito de munch.

escuchar hasta el final *fotos del teatro real

domingo, 11 de diciembre de 2011

música y silencio. tranströmer

en alguna sonata te esconderé cuidadosamente (Anna Ajmátova)

hablando con una amiga igual de melómana que yo, incluso más, hablando con ella sobre thomas tranströmer, me dijo que su corta pero intensa obra estaba íntimamente ligada a la música, no solo en movimiento y ritmo sino más profundamente. un cordón umbilical para el poeta. un vehículo. yo desconocía este rasgo traströmiano y pensé: qué irónico. un poeta mudo. un poeta mudo habitado por lúcidas notas musicales cuya desembocadura sería su silenciosa obra. irónico, pensé. afasia. un derrame cerebral que lo dejó sin habla hace años. un nobel de literatura en una fría estocolmo. misticismo de la tierra. concretismo de una hemiplejía. la música de nuevo. el prodigioso oído de un poeta mudo. no aislado ni insociable -aunque la afasia se sitúe en estos lados- solo oralmente mudo. luego, la música íntimamente ligada al oído de un tranströmer mudo. unas manos locuaces que hablan lo que su boca le dicta. una góndola fúnebre donde la poesía y la música es abrazo que cierra en unidad a la persona. creo que la persona es la forma física con la cual afrontamos la vida y la vida es maravillosamente irónica, y la forma física para afrontarla ilimitadamente inesperadas y sus vehículos de comunicación, a veces inasibles, son tan dialogantes.


estos versos látigo de tranströmer encierran el secreto de esa apertura ilimitada al mundo. "El cielo claro se ha apoyado sobre el muro/ es como una oración al vacío/ y el vacío nos vuelve su cara y susurra/ "No estoy vacío. Estoy abierto".


GÓNDOLA FÚNEBRE Nº 2



I

Dos hombres, suegro y yerno, Liszt y
Wagner, viven junto al Canal Grande
con la inquieta esposa del rey Midas,
ése que transforma en Wagner todo lo que
toca.
El frío verde del mar atraviesa los pisos del
palacio.
Wagner destaca, el conocido perfil de títere
parece más cansado;
el rostro, una bandera blanca.
La góndola cargada pesadamente con sus vidas; dos pasajes de ida y vuelta y otro
sólo de ida.


II

Una ventana del palacio se abre con el viento y el súbito soplo provoca muecas.
Sobre el agua aparece la góndola del basurero impulsada por dos bandidos con remo.
Liszt ha escrito unos acordes tan pesados
que deberían ser enviados a analizar
en el Instituto de Mineralogía de Padua.
¡Meteoritos!
Demasiado pesados para la quietud, pueden sólo hundirse más y más, futuro abajo, hasta
los años de las camisas pardas.
La góndola, pesadamente cargada con las
hacinadas piedras del futuro.


III

Rendijas, hacia 1990.
25 de marzo. Inquietud por Lituania.
Soñé que visitaba un gran hospital.
No tenía funcionarios. Todos eran pacientes.
En el mismo sueño, una niña recién nacida
hablaba con completas oraciones.


IV

Junto al yerno, que es hombre de su tiempo,
Liszt es un apolillado grandseigneur.
Es un disfraz.
El abismo, que ensaya y descarta máscaras
diferentes, ha elegido justo ésta para él,
el abismo, que quiere subir hasta los hombres sin mostrar
su rostro.


V

El Abate Liszt está habituado a cargar él
mismo su maleta por soles y por nieves
y cuando muera un día, nadie irá a
esperarlo a la estación.
La tibia brisa de un coñac excelente lo
conduce a la tarea.
Siempre tiene tarea.
¡Dos mil cartas al año!
El escolar que escribe cien veces el palote,
antes de que le permitan volver a casa.
La góndola cargada pesadamente de vida;
es sencilla y negra.


VI

De regreso en 1990.
Soñé que conducía doscientos quilómetros en vano.
Entonces, todo se agigantó. Gorriones enormes como gallinas
cantaban de modo ensordecedor.
Soñé que dibujaba teclas de piano
en la mesa de cocina. Tocaba sordamente en ellas.
Los vecinos acudían a escuchar


VII

El clavicordio que calló durante todo
Persifal (aunque estaba escuchando) puede
al fin decir algo.
Suspiros... sospiri...
Mientras Liszt toca, esta noche, mantiene
apretado el pedal marino
para que la fuerza verde del mar suba a
través del piso y se una a todas las piedras
del edificio.
¡Buenas tardes, bello abismo!
La góndola cargada pesadamente de vida;
es sencilla y negra.


VIII

Soñé que llegaba tarde el primer día de clases.
Todos en el salón llevaban máscaras blancas
sobre el rostro.
Imposible decir quién era el maestro. 





*versión castellana de Roberto Mascaró
*a finaless de 1882 Liszt visitó a su hija Cosima y a su marido Richard Wagner en Venecia. Wagner murió unos meses más tarde. Durante este período, Liszt compuso dos piezas para piano que se publicaron bajo el título "Góndola fúnebre".

martes, 6 de diciembre de 2011

el salto de y hacia la literatura

abocada a la música, que es literatura, y al arte de la fotografía, que es literatura. alejada por tanto de la literatura que hay en la literatura, no intrísecamente pero sí presencialmente alejada de la literatura... si una se pudiera alejar en algún momento de la literatura, cuando siente que todo, hasta un largo paseo por el jardín de las delicias, es literatura


últimos descubrimientos
Greta Garbo. Observados. Voyeurismo y vigilancia (Fundación Canal)
Otras miradas. Fótografas en México (Casa de América).  Rosa Harvan - Forgotten village
Charlotte Player. Espacio Valverde
Joan Colom, El Raval (Sala de exposiciones San Benito, Valldolid)

domingo, 20 de noviembre de 2011

OC

bueno aquí está el nuevo libro. órbita cementerio orbitando en mis manos. lleva días conmigo, pero aún no ha pisado la calle. bueno, sí, la pisó ayer, día de lluvia. leí algunos poemas mezclados con peces místicos. 


pág. 46

algo todavía ocurrirá pero dónde y qué
alguien saldrá a tu encuentro
pero cuándo (y quién)
W. Szymborska

los discursos se me han fugado de la cabeza al sexo
imposible dictarte ahora ni fuga ni sexo ni discurso
desayuno precipicios bajo esta corona de moscas
y vacía de sonidos con calor descoyuntado
me dejo drenar en esta marea tuya de hulla

inútil sin retórica ni útiles de labranza
solo soy carbón quemado en la espesura
y teñida de turba
existo en el caballo que se estiró sin viento
    en la colina

órbita cementerio [luces de gálibo 2011]

jueves, 17 de noviembre de 2011

verklärte nacht


juan kancepolski. homenane a schöenberg
un símbolo siempre representa algo más que su significado evidente e inmediato... insinúa algo no conocido aún... Aparece solamente cuando hay necesidad de expresar lo que el pensamiento no puede reflejar, o lo que solo se adivina o siente... (el hombre y sus símbolos-jung)

el martes volví al teatro real. dejar de ir ya es como dejar un vicio. noche transfigurada. arnold schöenberg. una pieza muy tonal teniendo en cuenta el atonalismo en el que buceó este posterior compositor autor de tres veces siete poemas de Pierrot Lunaire de Albert Giraud (más conocido como pierrot lunaire), un ciclo de poemas completamente atonal y llena de contradicciones.

aquella noche de la noche transfigurada era una sesión didáctica donde explicaban con todo detalle el porqué de esa noche transfigurada, del entorno del joven schöenberg cuando compuso este poema para sexteto de cuerdas, de su amor por mathilde von zemlinsky, de las influencias de brahms, wagner o klimt... de la interlocución entre violas y violines... y todo ello acompañado con unas ajustadas conversaciones de instrumentos. finalmente tocaron la pieza completa adquiriendo con los conocimientos ya dihos una nueva dimensión musical.
yo llevo meses en bucle a lágrima viva a vida y a muerte a hora y a horca con este verklärte nacht, así que en cuanto vi que uno de los conciertos del real nos regalaba de nuevo los oídos, no lo pensé ni un momento. fue una experiencia maravillosa escuchar desde una quinta fila esa noche transfigurada.



análisis del poema noche transfigurada. fuente: teatro real

1. Sehr Langsam (Grave).
La introducción nos adentra en la atmósfera que describe el poema: el bosque, la noche, una pareja caminando bajo el claro de luna… y presenta un primer tema que volverá a escucharse en la tercera y quinta sección, como partes estructurales en las que sin embargo, hay una evolución. Todo transmite oscuridad y misterio, pero también tranquilidad.

2.  Etwas bewegter (Poco più mosso)
Se corresponde con la confesión de la mujer cuya voz es representada por los violines, que reflejan sus sentimientos profundos y constituyen el tema principal con una evidente carga de expresión dramática. Este tema da lugar a un largo desarrollo cuyo clímax corresponde a un diálogo atormentado entre las cuerdas graves y las agudas.


3. Pesante Grave (Schwer Betont)
Se trata de un interludio que prepara al oyente a la cuarta parte, introduciéndonos en la mente de los personajes y a la espera de la reacción del hombre, con la tensión inicial que se respira. Se trata de un corto período de transición basado en la vuelta del tema del inicio pero con evidente gravedad. Termina simbólicamente en la alejada tonalidad de mi bemol menor.

4. Adagio (Sehr breit und langsam)
Esta cuarta parte corresponde a la respuesta del hombre (violoncellos) cuyo amor rebosa triunfante del reto afrontado y nos muestra la gran profundidad humana y la calidez de su comprensión. Un cambio hacia un Re Mayor desde Mi bemol menor, acompañado de una textura de gran transparencia (murmullos de las cuerdas con sordina) confiere cierta luminosidad al pasaje que refleja este cambio emotivo: de la frialdad de la noche y los tormentos interiores de la mujer a la actitud amorosa y tranquilizadora del hombre.
Prosigue en un largo dúo que desembocará en en un nuevo clímax, con el retorno del primer tema “transfigurado” al modo mayor.

5. Sehr ruhig
Finalmente, una larga coda constituye la quinta sección, este último episodio tiene función de epílogo y da fin a este himno a la naturaleza y a la redención por el amor y se caracteriza por unas texturas más luminosas. Hay esperanza y felicidad, los amantes caminan bajo la maravillosa luz de la luna y se escucha el eco lejano del tema del comienzo.

viernes, 11 de noviembre de 2011

pélleas et mélisande

amor violencia y poesía. ese es y no otro el triángulo isósceles de pélleas y melisande. el lunes estuve con una amiga en el teatro real emocionándome con esta ópera de debussy y la puesta brillante de bob wilson.
en pélleas y mélisande la palabra y la música nostálgica y melancólica de debussy se juntan en la sima más profunda. todo lo más posible alejado de la cotidianidad. esto, junto a la escenografía de wilson te abocaban a un mundo paralelo nada que ver con el real. obra intimista y carente de excitantes in crescendos o momentos orquestales sublimes o duetos, pero no por ello menos intensa, al contrario, si uno llega a trascender a esta falta buceará en ese mundo-debussy sobrio pero lo más dulce sinfónicamente hablando, jamás escrito. la palabra que pudiera encerrar ese triángulo isósceles sería magia.
he leído que las palabras aquí solo dicen la mitad de lo que contienen. quizá por eso habría de ser la música quien completara sus múltiples y profundos significados....

 esta ópera simbolista describe otro apasionado triángulo amoroso, pelléas, su hermano golaud y la extraña y acuática casi ofélica mélisande. un amor prohibido y maldito cuya escena transcurre en un reino imaginario, de ahí la magia a la que abocan al espectador que acaba de llega de la calle más real del mundo. el reino se llama allemonde (más magia)

adoré en orden y atropelladamente la voz soprano del niño yniold (un niño solista del coro de tölz), la inenarrable voz del bajo arkel, el otro bajo golaud, la poética y melancólica soprano mélisande y la barítono de pelleas

martes, 1 de noviembre de 2011

[...]

 


el corazón transparente del caballo
Clara Janés


hoy he visto tu caballo
negro     húmedo     desnudo
insultantemente joven

pómulo salvaje lanzado hacia adelante
aire desbocado       galopante
todo baba y todo agua y crin mojada

todo viento oscuro viento
todo noche y todo huella    y grupa y lomo
todo nuca

todo nunca todo siempre
todo tuyo todo eternamente tuyo

todo hoy

 *de mi nuevo trabajo "órbita cementerio" (luces de gálibo editorial. próximamente en las librerías)

miércoles, 26 de octubre de 2011

lyon 1943

un título sugerente, sin duda, como todos los que gesta la poeta y dramaturga ana martín puigpelat. esta vez la colección de el sastre de apollinaire nos invita a la presentación de uno de sus libros, LYON, 1943. será este viernes, 28 de octubre a las 22,30 h en el ateneo. será presentado por el autor del estudio crítico y prólogo, Philippe Merlo Morat. la puesta en escena correrá a cargo de Rosa Briones y con la colaboración de esperanza elipe dentro del 18 ciclo de los viernes de la cacharrería

apuntes para un génesis fue el último trabajo de la autora que ni mucho menos lo es, lyon 1943 así lo confirma y para mí será todo un disfrute ahondar en él tal y como hice en estas otras páginas antiguas que no caducas...

Ana Martín Puigpelat nació en Madrid en 1968. Ha publicado los libros de poesía: Los amores de los días equivocados. Álbum de fotos. Los enemigos del alma (trilogía.) Naranjas robadas. Estado de noria. De la noche a la noche. La Deuda. Apuntes para un génesis. Ha recibido los premios: Jóvenes Creadores del Ayuntamiento de Madrid. Voces de Chamamé. Ciudad de Miranda. Marina Romero Ha estrenado en teatro: Coches: robo y lunas. Grita: Tengo sida! Blop (teatro para bebés), una versión del Auto sacramental de Calderón de la Barca La Paz Universal o El lirio y la azucena y Amortal. También ha colaborado como asistente en diferentes dramaturgias.

sábado, 15 de octubre de 2011

un magnificat a caballo

este magnificat monterverdesco sonaba esta mañana a la dulcísima hora de la 13.30 en radio clásica. lo recupero ahora y lo perpetúo aquí, pues aunque reconocí su época a caballo entre el renacimiento y el incipiente barroco no supe ver a monteverdi


*enlazo con punto de cruz con este dulcissime de carmina burana (carl orff)

viernes, 14 de octubre de 2011

belleza que emana del dolor

más mater dolorosa. triángulo escaleno cruz-madre-hijo. bucle. madre-hijo-cruz. bucle. amor-madre-cruces. bucle. mujer-amor-hijo. cruces. bucle en los cruces. atrapada en alguno de los desiguales vértices de este lamento fúnebre por excelencia, me apoyo en el dramatismo de todos sus lados. el paradigma de toda lamentación. la expresividad intrínseca por excelencia. estos días he saltado a una cajita de cd que limpio del polvo para leer: sinfonía 3 o de las lamentaciones de henryk gorecki. música para auschwitz. de una madre a su hijo muerto. para mí esta sinfonía junto a otra que duerme casi al lado, el stabat mater de arvo pärt. ambos son sin duda el stabat mater de hoy en día. otra oración a los caídos. el de éste último conserva la oración original.

gorecki escribió esta sinfonía para orquesta y soprano como homenaje a un texto en tres movimientos: el primero es un lamento atribuido a la virgen maría, el segundo es un mensaje grabado por una madre en el muro de una cárcel de la gestapo durante la segunda guerra mundial y el tercero una canción sobre una madre que busca a su hijo asesinado. en definitiva que esta sinfonía llamada con justicia plena de las lamentaciones está dedicada a la maternidad y sobre todo al dolor que produce la separación de los seres queridos muertos en la guerra.



Synku miły i wybrany.
Rozdziel z matką swoje rany;
A wszakom cię, synku miły,
w swem sercu nosiła.
A takież tobie wiernie służyła.
Przemów z matce, bych się ucieszyła,
Bo już idziesz ode mnie, moja nadzieja miła.

Mi querido hijo, mi predilecto,
comparte las heridas con tu madre.
Ya que he sido yo, querido hijo,
quien te ha llevado en el corazón,
y quien tan fielmente te ha servido.
Háblale a tu madre para hacerla feliz,
pues ya me abandonas, dulce esperanza mía.

soprano dawn upshaw

*para todo aquel que lo sepa escuchar. esto es, con la intensidad la emoción la detención y la lágrima que cada movimiento exige en cada segundo.


sábado, 8 de octubre de 2011

temblor

no me interesa cómo se mueve el ser humano, sino aquello que lo conmueve ... [pina bausch] o les splendides excès de la danseuse islandaise erna omarsdottir o un cuerpo que ya no será nunca el obstáculo que separa al pensamiento de uno mismo [deleuze] o sentir la vida no solo con el pensamiento sino con la respiración con el cuerpo [zambrano]

 

yo de mayor quiero ser bailarina o caballo y que mi cuerpo sea desembocadura de mí misma. mi cuerpo conmoviendo pinamente los arcenes de mi alma. que las pulsiones de mi cuerpo sus vibraciones su anatomía y todos sus huesos y músculos y tendones me tiendan a la convulsión. al destino fisiológico de mis filosóficos mundos. pedirle al músculo que se mueva elegantemente como un músculo bajo mi falda. que haga cosas que le son propias. desgastar mi cuerpo con la fricción del aire y poder imprimir sobre esa misma falda y con sudor gritos éticos y estéticos de ese modo tan vigoroso y elegante y heroico... y tan lleno de viento como hace pina o erna o todos aquellos caballos salvajes cuya desembocadura son el sudor de sus consecuentes cuerpos.

me pregunto cómo es posible que amando tanto la música y la danza sea este cuerpo mío tan arrítmico (de arritmia) y que esta alteración de una caprichosa frecuencia cardíaca se acelere y disminuya de la manera más irregular...

temblor. el único movimiento rítmico que hay en estos músculos. pero el temblor es más fuerte que el mismísimo cuerpo y esa es la deficinión del deseo. por lo tanto tautológicamente yo de mayor deseo ser bailarina o caballo.
en cualquier caso el cuerpo humano y el del caballo es radical y poéticamente movimiento.

*música del video del compositor islandés johann johannson

viernes, 7 de octubre de 2011

[in memorian]



in memorian
a la nobleza
de felix romeo

el por qué escribir zambrano

ecribir es defender la soledad en que se está; es una acción que sólo brota desde un aislamiento efectivo, pero desde un aislamiento comunicable, en que, precisamente, por la lejanía de toda cosa concreta se hace posible un descubrimiento de relaciones entre ellas. pero es una soledad que necesita ser defendida, que es lo mismo que necesitar de justificación. el escritor defiende su soledad, mostrando lo que en ella y únicamente en ella, encuentra.
habiendo un hablar, ¿por qué el escribir? pero lo inmediato, lo que brota de nuestra espontaneidad, es algo de lo que íntegramente no nos hacemos responsables, porque no brota de la totalidad íntegra de nuestra persona; es una reaccion siempre urgente, apremiante. hablamos porque algo nos apremia y el apremio llega de fuera, de una trampa en que las circunstancias pretenden cazarnos, y la palabra nos libra de ella. por la palabra nos hacemos libres, libres del momento, de la circunstancia asediante e instantánea. pero la palabra no nos recoge, ni, por tanto, nos crea y, por el contrario, el mucho uso de ella produce siempre una disgregación; vencemos por la palabra al momento y luego somos vencidos por él, por la sucesión de ellos que van llevándose nuestro ataque sin dejarnos responder. es una continua victoria que, al fin, se transmuta en derrota [...].  

*hacia un saber sobre el alma [pag. 35-26 alianza editorial]

cierro con algo que recuerdo de siempre

para conseguir algo antes hay que haberlo soñado (más zambrano que cimbrea)

miércoles, 5 de octubre de 2011

tríptico liddell

mi madre nunca me ha querido. y por eso me convirtió en un monstruo de amor. siempre he deseado más amor del que podía ofrecer. siempre he deseado el amor que no encontré en mi madre. y por eso le pedí a los hombres un amor gigantesco, sin condiciones, sin límites, sin final, como supongo que debe ser el amor de una madre. los monstruos de amor deseamos ser amados sin pausa, sin descansos. los monstruos de amor somos increíblemente ingenuos. creemos en las cimas y en la vida en las cimas. y eso es imposible. en la cima te congelas, te comen los buitres, o te mueres de hambre [...]. en las cimas uno siempre está solo. los alpinistas del amor somos sollitarios que llevamos a cuestas la máxima altitud. he llegado a la conclusión de que toda mi vida he buscado el amor de una madre. yu yo he amado con la bestialidad de una madre, de una novia, de una hermana, de la patria y de los ahogados del sena, todo junto.

*anfaegtelse [pág.11]

en danés peligro, o angustia, es anfaegtelse es peligro o angustia y según la mujer L, cuando amamos entramos en guerra, entramos en anfaegtelse.

“cada uno de nosotros será grande dependiendo de aquel con quien batalló”. los guerreros antiguos luchaban en silencio, con la espada en una mano y secándose las lágrimas con la otra. eso les hacía nobles. lancelot camina, y sólo le vemos la espalda, es la posición más vulnerable, la más propicia para ser vencido” citas como estas de temor y temblor de kierkegaard son de vital importancia en el texto de esta dramaturga.

*ayer recibí en casa este tríptico de angélica liddell publicado por la uña rota. anfaegtelse/te haré invencible con mi derrota/ la casa de la fuerza y salgo a flote para tomar el aire que me faltaba tras bucear por estas aguas...

lunes, 3 de octubre de 2011

III encuentro a -puesta en blanco

Estimados amigos hoy a las 21 h estáis todos invitados a asistir al III ciclo A-Puesta en Blanco Tendrá lugar en Sala Clamores (C/Alburquerque 14. metro Bilbao) Leerán sus poemas Nacho Montoto, Yaiza Martínez, Mar Benegas y Nuria Ruiz de Viñaspre Coordina: Cecilia Quílez

viernes, 30 de septiembre de 2011

libro liddell


 a primeros de octubre sale a la calle un libro liddell. tres piedras. el libro-lobo de angélica donde confluyen los íntegros bosques de la casa de la fuerza, anfaegtelse y te haré invencible con mi derrota.
 

publicado por la editorial la uña rota, se pusieron en comunicación conmigo porque querían incluir en el libro un puñadito mío de letras. probablemente en alguna ocasión -más de una- y movida por la pasión liddell, he escrito aquí sobre esta pantera mutilada (incluyo los enlaces que recuerdo). así que me hace una especial ilusión la inclusión, no puedo si no hacer uso -consentido- de la cubierta del libro antes incluso de que salga a la calle. tres títulos rotundos que no redondos donde podremos grabarnos en la memoria frases lápidas como: el sol se pone cuatro o cinco veces al día el sol se pone cuatro o cinco veces al día el sol se pone cuatro o cinco veces al día... así es imposible que la tristeza descanse.... gritado en la casa de la fuerza, o mi muerte a cambio de tu pelo en te haré invencible con mi derrota o la clave de anfaegtelse cuando aseveraba Bach en alemán significa río.

*el video promocional me lo envió la editorial y gustosa comparto ese inicio. la música de este video es la nana mareta mareta no`m faces plorar... por monstserrat figuera. canción que se pudo escuchar no solo en el espectáculo anfaegtelse sino también en la inolvidable película sympathy for lady vengeance

*recibí esta cubierta días antes de recibir la del próximo libro órbita cementerio... un cruce en el aire inquieto

viernes, 23 de septiembre de 2011

poesineditoheliográfica

solo hay muerte si principio y fin dejan de rimar 
Filolao  

nosotros no sabíamos que los árboles hacían pie en tu fotografiado 
          bosque
nosotros no sabíamos que la tensión de ese bosque ya existía
nosotros no sabíamos que fuimos el hachazo en su núcleo
nosotros no sabíamos hacer rimar principio y fin  
    por eso nos sabíamos mortales
nosotros no sabíamos que nuestras almas militaban insolubles
    como ese bosque        como ese hachazo         como ese tajo en la espesura
éramos el hueso que olvida a carne
     pero no lo sabíamos
nosotros no sabíamos que éramos la zona de riesgo
    autopistas imposibles y  rotondas concentrando multitudes sin carne
no sabíamos que éramos peatones invertidos
    metalurgias asfaltadas hechas trizas
nosotros no sabíamos que éramos fotogénicos
materia fónica que acontece pero tan sensible a la luz del sol
    seres atravesados por el fulgor de un faro de coche
    como si fuéramos viscerales plantas atropelladas
    herméticos sacos amnióticos de un vidrio negro que nos fue asfalto
nosotros no sabíamos que éramos una expedición de espeleólogos
fetos inflamados de ambrotipos   inmortalidades húmedas

fuimos la fe de la escultura rechazada
     de aquello que nosotros no sabíamos de nosotros mismos 

pero nosotros sí sabíamos sernos
    siéndonos

por eso siempre estamos siendo

heliografía

lunes, 19 de septiembre de 2011

4 strauss


esta es la última de las cuatro últimas canciones (im abendrot/en el ocaso) de richard strauss. por la voz-tráquea-sima de jessie norman... para todos aquellos que adoran exactamente estas cuatro últimas canciones, y no otras, convirtiéndonos por tanto en fibras que cuelgan de un mismo huso./

im abendrot" (En el ocaso)

las tres primeras con textos de hermann hesse y esta última del también magnífico joseph von eichendorff

Wir sind durch Not und Freude gegangen Hand in Hand;
vom Wandern ruhen wir nun überm stillen Land.
Rings sich die Täler neigen,
es dunkelt schon die Luft,
zwei Lerchen nur noch steigen nachträumend in den Duft.
Tritt her und laß sie schwirren,
bald ist es Schlafenszeit,
daß wir uns nicht verirren in dieser Einsamkeit.
O weiter, stiller Friede! So tief im Abendrot.
Wie sind wir wandermüde--
Ist dies etwa der Tod?

atravesando desgracias y alegrías caminamos de la mano, y ahora podamos descansar juntos en la apacible campiña a nuestro alrededor los valles se desvanecen y el cielo ya oscurece, solo un par de alondras revolotean, soñadoras, en la brisa del atardecer. ven aquí y déjalas partir, que pronto será hora de dormir, y no hemos de perder nuestro norte en esta soledad. ¡oh, inmensa, silenciosa quietud! en la profundidad del crepúsculo estamos cansados de marchar. ¿es esto acaso la muerte? 

cuántas veces escuchada y el ilimitado número de veces que llegaré aún a escuchar este im abendrot...

sábado, 10 de septiembre de 2011

12



(es vital escucharla)

*tras devorar bélgica de chantal maillard y volver a ella una y otra vez. tras hacerme con su lógica borrosa hace tan solo un par de semanas... y volver a ella una y otra vez, hoy me quedo en esta página 12, como si fuera una última cena donde regurgitan 12 apóstoles...

resalto cuidadosa las palabras que hoy me hicieron quedarme en esta decimosegunda -que no doceava- página


Nada en mis manos nada
en mis cuadernos
nada en mis zapatos
nada en el sombrero
de mi MADRE, nada
en mis ojos
en mi CASA
en el paisaje
entre las olas nada
bajo los bancos del PARQUE
debajo de mi ropa empapada
entre las líneas que escribo
en las del DICCIONARIO
de sánscrito
en la tinta que se escapa
del bolígrafo
en mis PALABRAS nada
nada sobre la nada
que describo
en cuatro letras
porque todo
lo que no cabe en ellas
se ha agolpado en el CENTRO
de mi PECHO
y late y luego
me devora
con la voracidad
de un ANIMAL hambriento.
hasta que no queda nada
de mi salvo esa nada
que todo lo vomita
mis ojos mis cuadernos
mi casa y el sombrero
de mi madre las cuatro
letras que la indican
y el mismo latido
FEROZ que me devora
pronunciando
tu nombre

juegos de MAGIA [lógica borrosa, chantal maillard]

viernes, 2 de septiembre de 2011

persona

[...] si la vida humana careciese del sueño, si fuese vigilia constante, su estructura sería radicalmente distinta. cada día se "despierta", es decir, se reanuda la vida tras una interrupción -que no tiene por qué ser total, sobre todo si se tiene en cuenta la posibilidad de soñar, que puede ser cotidiana-. lo decisivo es que no se despierta a un "mundo", sino a una biografía que se reanuda. es decir, a una irrealidad proyectiva, entre el pasado, que se recupera al despertar, y el futuro que se inicia con toda su inseguridad...

persona de julián marías [alianza editorial, pág. 22]

escucho: max richter. memoryhouse (que habla sobre dónde hemos estado, y pregunta hacia dónde nos dirigimos)

*de repente me viene una máxima de groucho marx: hemos llegado de la nada y nos dirigimos hacia la más absoluta miseria

miércoles, 24 de agosto de 2011

pensando el pensamiento... más cioran

Si la fuerza fuera contagiosa, la debilidad no lo es menos: tiene sus atractivos; no es fácil resistírsele. Cuando los débiles son legión, os encantan, os aplastan: ¿cómo luchar contra un continente de abúlicos? dado que el mal de la voluntad es además agradable, uno se entrega a él gustoso. nada más dulce que arrastrarse al margen de los acontecimientos; y nada más razonable. pero sin una fuerte dosis de demencia, no hay iniciativa alguna, ni empresa, ni gesto. la razón: herrumbre de nuestra vitalidad. es el loco que hay en nosotros el que nos obliga a la aventura; si nos abandona, estamos perdidos: todo depende de él, incluso nuestra vegetativa; es él quien nos invita a respirar, quien nos fuerza a ello, y es también él quien empuja a la sangre a pasearse por nuestras venas. ¡si se retira, nos quedamos solos! no se puede sr normal y vivo a la vez. si me mantengo en posición vertical y me dispongo a ocupar el instante venidero, si, en suma, concibo un futuro, es a causa de un afortunado desarreglo del espíritu. subsisto y actúo en la medida en que desvarío, en que llevo a bien mis divagaciones. en cuanto me vuelvo sensato, todo me intimida: me deslizo hacia la ausencia, hacia mantiales que no se dignan afluir, hacia esa postración que la vida debió conocer antes de concebir el movimiento, accedo a fuerza de cobardía al fondo de las cosas, completamente arrinconado hacia un abismo en el que nada puedo hacer, ya que me aísla del futuro.

*adiós a la filosofía [pág. 22; e.m. cioran]

martes, 23 de agosto de 2011

pensamiento extrangulado

leyendo a cioran
el pensamiento es destrucción en su esencia. más exactamente en su principio. se piensa, se comienza a pensar, para romper lazos, disociar afinidades, comprometer la armazón de lo "real". solo después, cuando el trabajo de zapa está ya muy avanzado, el pensamiento se apoltrona y se insurge contra su movimiento natural.

sábado, 20 de agosto de 2011

mañanas

soy diurna. eminentemente diurna. me gusta la mañana, cuando aún de arcilla no se la puede llamar ni mañana ni eminencia ni arcilla. hoy quiero subir este morning de peer gynt. para todos aquellos amantes de la mañana y de peer gynt o lo que es lo mismo, de las mañanas de Peer Gynt, o de sus caballos, o de las pájaros que anidan en esa otra garganta-norman o de los bosques repletos de orquídeas, de la música que hay en ellas y en todo, y sobre todo, sobre todo, para todos aquellos que coleccionan cromos como estos.

*adoro ambas mañanas


 

martes, 16 de agosto de 2011

cgr en cba

Anonimato. Magia. Realidad. Pensamiento plástico. Movimiento. Antropología. Seducción. Misterio equino. Cotidianeidad. Animismo. Transfiguración. Transformación. Trans. Trans. Trans. Más allá de... Al otro lado. Cristina García Rodero -fotógrafa del movimiento de lo inmóvil- ofrece todos estos apelitivos en su Transtempo. Inalcanzable describir su arte "cotidiano" con palabras. Su obra estará en el Círculo de Bellas Artes hasta octubre. El otro lado de este Transtempo, este in-temporal término, Galicia. Galicia re-estructurada en ojos de la fotógrafa. El ojo-Rodero tiene un halo especial, tiñe con su blanco y negro la realidad más cercana que no se ve de lo real que es. Las particulares imágenes de una Galicia repleta de religiones, rituales y mitos paganos. Pudiendo centrar ese ojo en la naturaleza gallega que parece sacada de otro mundo, en edificaciones rurales que se agrupan en las orillas de los ríos, esta geógrafa de los sentimientos, dirige su mirada hacia un "yo anónimo y a la intemperie" y cuyo techo son sus propias pieles. Y todo ello subida al vehículo de la sencillez -porque en la sencillez reside la profundidad-, siendo su motor, la emoción en plena combustión. Ya lo dijo Lisette Model: me interesa la superficie, porque la superficie es el interior.
Pienso que la consecuencia de su mirada, el objeto final al que llega, requiere largos minutos de observación para empatizar con aquello que antaño vio o vivió. En Rodero no creo que existan personajes principales y secundarios, tanta importancia tienen los unos como los otros, a veces incluso los secundarios a grandes zancadas llegar a ser principales protagonistas en la historia y viceversa. Hasta lo invisible es visible. Lo inaudible en ella se escucha. Y lo intocable se toca, porque su arte es ante todo, palpable, dando latido hasta la más bella inmundicia inanimada, y donde un estercolero bajo su mirada, puede llegar a ser un paraíso extraño y extrañado. A mí me gusta detenerme durante un tiempo más extendido del estrictamente requerido ante sus fotografías, siempre descubre una algo que tocar y que a primera vista le pasó inadvertido. Todo, hasta el más ínfimo detalle adquiere una importancia vital una vez descubierto.

Manuel Rivas, en la introducción del catálogo de la exposición, dice: cada foto “concierta un nuevo acuerdo, un nuevo relato, entre la mirada y el tiempo, un tiempo extra, un transtiempo”. Las fotografías reunidas aquí, fruto de más de 30 años de trabajo en diversos lugares de Galicia, que abarca hasta el mismo 2010, muestran una sociedad que expresa el éxtasis y la alienación en el paroxismo de la ritualidad de las fiestas y de las tradiciones y en la catarsis de las celebraciones religiosas. Enseña sin pudor el dolor de la pérdida y de la enfermedad, la alegría de las verbenas y las romerías, la transgresión de los carnavales, las tragedias, ya cotidianas, de los incendios forestales. La cultura enfrentada a la naturaleza. La miseria frente a la belleza. La vida contra la muerte. Sin saber bien dónde están unas y otras.

En 2009 se convirtió en la primera fotógrafa española admitida como miembro de pleno derecho en la prestigiosa agencia Magnum y, a lo largo de su carrera, ha recibido, entre otros, el Premio Nacional de Fotografía (2006), el Bartolomé Ros de PHotoEspaña (2000) y el World Press Photo (1993, 1997 y 2008)

Con esta fotógrafa hay que abrir bien el ojo... no tardará el mío en ir a verla.

domingo, 7 de agosto de 2011

...

el poema es siempre una evidencia
como el calor que despierta a la semilla
como el aire que sostiene al pájaro
como el niño que susurra "mira" durante el sueño
como la lucha que nace de la opresión
como la risa que calienta las solitarias celdas de las casas
como el conocimiento que crea la intención
como la intención que obliga a la acción
como la gota de rocío que hace estallar la montaña
como la verdad fabricada en el troquel de la mentira
como la bala que es arrojada de nuevo dentro del fusil
como las palabras que se llenan de la fuerza del sentimiento
como la mano dirigida por la amistad y la atención

nuestra tarea es siempre una evidencia
como la lucha que eleva nuestra vida
a su dignidad humana

claes andersson


domingo, 24 de julio de 2011

en el corazón de noruega

Anders Breivik tiene una piedra en el enorme hueco donde debería latir su corazón. Pero una piedra en su hábitat natural tiene más latido que el que le puede dar a su pecho. Solo espero que llegue el día en el que esa piedra se humedezca por la lluvia, que se desgaste erosionada, vuelva a latir a su orilla y ese hueco desnortado en él vaya tomando carnalidad y sangre y vena y color.

adiós a las armas
adiós a los hombres grises


jueves, 21 de julio de 2011

lo que sé de mí

pequeñas obsesiones, o lo que es lo mismo, lo que sé de mí. escuchar voluntariosa una misma pieza de música 70 veces 7, durante 7 días seguidos y no ser un castigo a mi autismo. no tener voluntad para pasar de la sábana de un libro, y querer dormir allí, acampada. schopenhauer. meter el azucarero en el frigorífico y la mantequilla en el armario. la mirada de cualquier animal. pedir perdón hasta cuando soy yo la pisada. bucearme a mí misma. la lluvia. que me cueste pedir mis propios libros prestados. subrayar los libros y que digan que mis libros están sucios, cuando para mí laten, ya lo creo que laten, será que latir mancha. no terminar nunca nunca nunca el último sorbo del café, para no ser yo quien lo mate. los despistes, que se escapan como arena entre los dedos. los libros de ensayo. el arte de mirar, sobre todo. observar. un verbo precioso. las ballenas. pasarme de parada en el metro como castigo por observar obsesivamente al mundo que me rodea y re-inventar sus vidas. llorar. la belleza. no ser capaz de decir no. las amistades nuevas. la música que hay en ellas. compartirlo todo, hasta estas pequeñas obsesiones, o lo que es lo mismo, lo que sé de mí. las sumas. escribirlo todo. la multiplicidad de las palabras. hacer matemática con ellas. kierkegaard. porque es bello desear la belleza. mirar al cielo. la velocidad de lo lento. la velocidad del agua. el agua. ver películas y olvidarlas completamente. el universo que hay en una cerilla. encender la televisión en cuanto entro en casa y taparle la boca para escuchar la música. la belleza otra vez. tener los pies lo más alejado de la tierra (esto es algo físico) a pesar de ser ella y no otra la que me sostiene la caída. holan. abrir las ventanas para que entre el mundo de afuera aquí dentro. la hierba bajo esos pies alzados. septiembre. las pequeñas cosas. correr. el viento que golpea como un látigo la cara. lo suave también. mi exaltación siempre. las ballenas de antes en alta mar. la belleza que hay en no conocerme más. correr hacia un autobús para no perderlo aunque esté a punto de salir. las vacas que hay a las afueras de cualquier ciudad. hacer de la ciudad una colina. los de mí y los no de mí. aventurarme siempre hacia el sí porque el no ya lo tengo. el eco. la voz de los otros. la belleza, claro. saltar del blanco al negro en vida y dormirme en el gris. despertarme a media noche con un par de palabras que barajar y escribirlas para poder enredarme en ellas -fuente de versos-. leer en alto aquello que me ha atravesado. la belleza, como no... la belleza

Bernarda & Marcos Fink - Canciones Argentinas (Piazzolla, Guastavino & Others)



como un ciego entre espinas voy cruzando tu olvido; tu recuerdo es la ruta donde sangran mis rastros, de todos los dolores del mundo dolorido, como un ciego entre espinas voy cruzando tu olvido. Triste pájaro errante que desertó de su nido y se perdió en la noche tan engañosa de astros, como un ciego entre espinas voy cruzando tu olvido; tu recuerdo es la ruta donde sangran mis rastros. Para mi cualquier camino desemboca en tu recuerdo, empalma con tu destino para mi cualquier camino. Ya que seguirte es mi sino con mi sino estoy de acuerdo, para mi cualquier camino desemboca en tu recuerdo. Lauro Viana

jueves, 14 de julio de 2011

28010 un proyecto de alfabetización

Intento de descodificación de un código. U (imposible no pensar en una madre extenuada) otro proyecto de alfabetización que me trae a la memoria -porque quiero que me traiga- al proyecto de alfabetización de angélica liddell en su maldito sea el hombre que confía en el hombre. A de estructura.  I de orgullo. E de inicio. La célebre U de las madres extenuadas (esto me pUdo). Y una O que no alcanza a despedirse. Maravilloso diccionario más agudo que la misma Marta Agudo. Mar de Mar-tas malabaristas pobladas de botellas naufragadas. Perseguida por oníricas grafías que la visten. Habitándola. Habitándonos. Jugadora de letras que en extraño sueño ganó al poderoso lenguaje. Cuando se tiene valor, no se lucha más. Por eso echa las cartas sin necesidad de batallas campales, y en ese pulso agudo, lanzarse con uñas lingüísticas a esta tierra muda y alimentar  la nada. Su propia nada *[...frotarme las manos para que desaparezcan las huellas dactilares]. Su no-espacio [...porque todo resbala y va nutriendo el carro de las ausencias]. Su Marta-yo [...hacia el sumidero del yo]. Su Marta-nosotros [el Mundo y el yo, inicio y fin]. Su sociabilidad [fracasa la luz en los balcones...] y su intrínseca individualidad. Autismo. Pero también urbanidad y salvajes naturalezas ¿por qué no? Agudo se lanza para arañar ese otro geográfico territorio que mapea mucho más allá de un simple nombre-objeto. 28010. Cabales números en cabalísticas manos. Y en estas laberínticas las letras son números y los números letras [dadme mis letras para recomenzar / dadme mis paredes y adiestraré siete granos de arena]. Después, disfrutar. Verbo que conlleva en sus letras el sentido de este libro. 28010 podría haber un còdigo postal donde viviera la sujeto. Pero qué más da que sea su código, de ser que fuera? Qué más da cuando este código engloba todo un diccionario de países? Del lenguaje silencioso? Matemática pura es el efecto visual en su cubierta, pues cubre el mundo y sus esquinados vértices en un espacio predefinido. Despacio en el espacio. Horror vacui más allá del límite radiante de esa morada de coordenadas exactas. Por eso. Casa. Casa. Casa. Las afueras, en cambio, palpable agorafobia. Por eso Casa crucigrámica. También Casa-Luz. Remanso. Casa-útero. Casa-libro. Barco vasto para vivir en una orla. Con la sabiduría del encrucijado silencio que no deja señales en el agua. Las afueras y el miedo de afuera. Y sin embargo, es tan inútil intentar huir a otra ciudad. A otro distrito. A otro código que nos decodifique. Que nos con-dense como estos versos condensados.

...y me da miedo el espacio, le dice un crío de seis años a su madre cuando cruza la puerta del colegio. Aquí, en mis calles, la angustia se acentúa: veintiocho cero diez.

cinco números condensados en tres letras

subo estas líneas porque se me antojan el todo del libro. el porqué de su por qué. enhorabuena por esa pictórica casa recientemente escrita.

*pinceladas de 28010


28010 Marta Agudo
Calambur, Madrid, 2011 

jueves, 7 de julio de 2011

escultura de vértice

no se puede mirar fijamente ni al sol ni a la muerte Canetti
(El libro de los muertos) 

Otro punto de vista. Estaño. Mujer. Cobre. Hombre. Muerte. Cristal. Zinc. Equilibrio. Elementos que interactúan en un juego químico de bañeras. Alrededor de y para ir a. Qué trampa fue aquella rotura espacial, agujero al mundo y del mundo por donde un día resbalé. Y caí. Orificio de pisos por donde me abrí construida de aliento y vena, y donde tú, impávido, llorabas el agua viva junto a un espejo que ni siquiera rezaba tu nombre. Trazaste arquitectónicamente tu sentencia. Y cumpliste el legado de buscar lo perdido. Viajar al Mundo Nuevo a orinar haluros de plata para complementar el hierro decaído del que huye. Y así, huido, como un colador planetario sin más equipaje que ese fardo de ideas altas a tu derecha, me dijiste: “-Me coseré a la tira de tu carne con cuantas oraciones me consienta el verbo. Seré tu partícula de epítetos en ese azar de altura”. Pero en el viaje, llegaste al origen del final. Vértice del gancho desde el que te gritabas suicido o nada. Después, bajo la piel de tu pisada, que fue la mía, la conspiración abierta de la nada mundial. Y tras esta nada, la otra nada. Llanura al fin en tu cerebro... Fuiste la escultura rechazada que desoyó la zona de riesgo. El naufragador solitario que sostuvo la nocturnidad, la inmortalidad de lo muerto, el nihilismo de cómo dejar de ser tú por ti, límite entre mi nada y la heladora nada. Mientras tanto, el agua fue tu plaga. Cristal que como materia fónica acontecía tan sensiblemente a tu luz solar. Volviste repatriado por el fulgor del agua, como si fueras un hermético saco amniótico de un vidrio blanco que de repente, te fue asfalto. Y cicatrizaba. Cicatrizaba. Cicatrizaba.

nuria ruiz de viñaspre/ reflexiones sobre la obra El testamento de david garcía torrado

martes, 28 de junio de 2011

zona orbital

Siempre me han gustado las esquinas. Esa geometría infiel en la que las aristas van sumando grados. Me gusta el arquitectónico ángulo que hay en la quietud del mueble de la cama. En su sima -si me asomo al alto alféizar-. Me gusta limar los cantos en cadera ajena. Los recodos en las quijadas. Siempre me ha gustado la soledad que hay en las esquinas. Me gustan las deshabitadas esquinas. Aquellas que despejan vecindades. Esas impares cojas sin distrito que caminan sin muleta y cuyo último padrastro fue el atractivo abismo. Siempre me han gustado las esquinas. Son el único vértice desde donde sientes el tintineo del tensionado mundo. Como si fuera el cascabel de un gato terrorista. Solitario. O la cerilla de un Principito a lo bonzo en esta esférica sin esquinas. Solitaria. O el clavadista a punto de arrojar su lanza en el contra-punto del mundo. Solitario. Tengo que lijar todo esto con el estómago vacío. El vacío y la soledad. Mis zonas muertas *órbita cementerio (septiembre 2011)

miércoles, 22 de junio de 2011

la bañera de glenn gould

1 semana de 7 días con sus 24 horas, o lo que es lo mismo, 168 horas, o lo que es lo mismo 10.080 minutos, o lo que es lo mismo 604.800 segundos de mi tiempo, con las variaciones goldberg en la punta de mi oído. me pregunto cuántos gramos o cuántos metros o kilómetros hay en 604.800 segundos. Porque si algo tengo claro es que estas variaciones tienen peso, ocupan espacio, y llevan una clarísima velocidad en mi oído. cuando no las escucho las tarareo. las memorio en el espaciado espacio de mi memoria, en mi espaciado tiempo. tiempo este que quiero que sea en sí mismo variación en el cuerpo de otro oído. El ajeno. En otro cuerpo. 604.800 segundos para cambiarte la vida. 604.800 segundos para que –en un segundo- la música te atrape y no vuelva a soltarte al vacío- la magia está ahí. en las primeras notas. y esa magia es bach pero también las manos de glenn gould. hermoso animal y fiel traductor de notas bachianas.



un juego musical con un tema único llamado aria y 30 variaciones más otro maravilloso aria-colofón que daba cierre y a su vez apertura al inicio (aria da capo). 32 piezas girando en torno a aquella primera aria. puede existir bucle más perfecto? todo un resumen filosófico. más matemática. cada tres variaciones en esa serie de treinta, un canon. patrón ascendente. estructura fija y hasta fría, casi inerte de sentimiento o calor. Todo esto descodificado en las manos-araña de gould-, porque se me antojan como dos arañas que con soltura suben y bajan las escaleras de mármol de su piano, como si fueran sus faldas. Gould le otorga lirismo, contenido cerebral y emoción, sin perder un ápice esa fórmula sólida que bach quiso antaño otorgarles la frialdad que arrastran estas variaciones, aquí son fuego y paisaje. Paisajes de bosques ardiendo.

gould gould gould, que sumergía las arañas de sus manos en una bañera durante veinte minutos antes de un concierto, –me da por pensar que para ahogarlas o despertarlas–. gould, que tarareaba las melodías mientras las trepaba aprovechando el follaje y la espiral matemática en la que profundizaba bach. la voz-gould tarareando ensimismada. gould, que buscó la soledad de los bosques para abordar la posibilidad del milagroso encuentro musical con bach, con sus variaciones. que buscó esa soledad y su silencio, y la perfección en ambas. el silencio helado de los bosques para enfrentarse a las variaciones y ver arder las arañas en sus manos.

aquí, el aria que inicia las variaciones goldberg y la que concluye (aria da capo) donde se puede ver más allá de ese ecuador en segundos, cómo se va gestando de nuevo ese inicio. y todo ello sin partitura, como si bach estuviera en la mismísima sangre de gould


entre las obsesiones de gould estaba la silla con la que se sentaba frente al piano. fiel y leal a unas tablillas de madera desvencijadas por el tiempo. se dice que fue construida por su padre. el molde de aquella futura obra de coleccionista fue una típica silla que se utilizaba para jugar a las cartas. Su padre le añadió unas pequeñas patas de metal para regular la altura, pero a gould le gustaba muy baja. así que, en esa baja mar obligaba a su espalda a estar encorvada, mientras, altamente emocionado, canturreaaba las notas con la nariz a ras de esa falda blanca y negra, solo así se despertaba su ingenio, con las ideas y las notas descendiendo de su cerebro. a mí me encanta escuchar esos canturreos. le dan corazón variable a aquel bach antiguo. me gusta memorizar sus movimientos lanzados hacia delante, hacia el piano, en una clara manifestación de amor. reciprocidad. si bach hubiera podido no solo re-crearse en su propia obra sino mirar otras manos en aquella bañera de gould....

de repente me viene liddell a a cabeza, una frase liddell que decía algo así: si no puedo ser glenn gould quiero ser una silla rota

martes, 21 de junio de 2011

la ecuación de voltaire

el caos no tiene contrario. es vida en sí misma que se desliza en otro curso. un orden fijo en la cáscara de este mundo... que las moscas nacieron para ser comidas por arañas y los hombres para ser comidos por la pena ya nos lo dijo Voltaire. pero aquí y ahora todo permuta *pensatorium inédito

viernes, 17 de junio de 2011

astronomía pau y música nut

Astronómicamente un eclipse lunar sucede cuando la tierra se interpone entre el sol y la luna, cuando esa luna que todos vemos entra en la zona de sombra de la tierra. cuando entra en su cono. cono del mundo. y todo esto aconteció mágicamente en la noche del miércoles. fuimos a calvario bar, un rincón mágico para una noche mágica. fecha perfecta que permanecerá en todos los anales. 15 de junio. tres cuerpos se cruzan, la tierra la luna y el sol. eclipse lunar. Asisto a otro eclipse, un concierto que me obnubila. y donde otros tres cuerpos se atravesaban los unos a los otros. pau de nut, su cello y su público. tres cuerpos geográficamente en movimiento. memorable día.
y así fue. tocó en esa salita entrañable y acogedora con un público agradecido. le presenté por sorpresa en tres minutos, aunque hubiera hablado de él tantas líneas como escribo. finalmente nos ofreció su astronómica voz en un variadísimo repertorio que fue de la canción española de rocío jurado o mari trini (emotivísimas versiones), o un jacques brel con su ne me quitte pas cantado en flamenco por un pau fiel al idioma, o aquel maravilloso the man i love de la dolorida billie holiday.... pasando por un chotis, un mozart, o aquel maravillo mas vale trocar ¡de juan de la enzina... y entretantos, y culminando con mi adorado cum dederit. un recorrido, un viaje guiados de la mano de pau y bajo la luz de aquella luna entera a medias.

nos arrojaba a la cara su chorro de voz, y el ángulo que formaba con su otro cuerpo, su cello, hacía de él una especie de baricentro, como si fuera ese punto que corta en dos la figura geométrica que éramos nosotros. nosotros eclipsados allá, más abajo, en la tierra.
aquella noche pau transitó mi oído y eclipsó mi cuerpo exterior y mi gran cuerpo interior. lo que más me gusta de pau es que cruza sin esfuerzo el puente de su voz tenue y dulcísima -casi contratenor-mujer, casi casi sopranista) a la voz más desbarrada pero desgarradoramente controlada... la luna aquella noche se volvió completamente roja. y mi corazón también. sé que esto no volverá a ocurrir hasta 2018. el hallazgo del eclipse. el hallazgo de pau. el del eclipse... el de pau. esperaré esperaré esperaré.

aquel día llevamos tiramisú. aquellos que vieron la casa de la fuerza comprenden en toda su extensión lo que puede significar tiramisú para pau de nut. así que eso hicimos, llevar un tiramisú temerosa del des-hecho por calor. se lo dimos antes del comienzo y pidió que lo guardaran en una de las cámaras. tras casi dos horas de emoción contenida a veces otras desaforada (con pau le entran a una gana de gritar y de cantar), y tras terminar con un espeluznante y sarcástico i love you baby de gloria gwaynor, donde su voz subía al cielo y bajaba a los infiernos, volvió al ruedo para ofrecernos un último momento. mi momento. un cum dederit -que de haber esperado escucharlo, hubiera sido eso, escuchado- donde pau le proponía matrimonio a mi mano para salir al escenario y alimentarle mientras cantaba aquella maravillosa siciliana tumbado en el suelo del calvario y con el cello apoyado sobre su pecho, como si estuviera amamantándole y viceversa, mientras, yo le daba cucharadas de tiramisú...
así que escuchar su voz vivaldicalta a centímetros de mí mientras me pedía alimento en la nota más alta... saber que alargando mi largo brazo podría tocar a la criatura que mecía en su pecho. su cello. fue una gozada tocar su voz más sopranista. ver su campanilla en el frutus ventris. su sonrisa abierta. un bello recuerdo. un momento "angelical" -liddellmente hablando. un pequeño tesoro-homenaje a guardar en el planeta rojo de mi corazón.

así que determino que sí, que la física existe, la astronomía, la matemática (guiño-malia), la astrofísica existe, pero señores, aquella noche, la magia, la alquimia, fue la reina de todas las ciencias. noche mágica por pau. por su voz. por el eclipse. por los amigos inesperados que una vuelve a ver., por los ausentes. por pau otra vez. por su mujer en-cello. por su garganta. por la dolores. por la homérica y trágica ramona. por la dura decisión de la suzanne de brel y la cobardía de este. por la contención de la otra suzanne de cohen. Por  shangai y sus piernas largas. por todas las putas y todos sus nombres. por lola-carne más real que todas, si cabe. por la casa de la fuerza y su angélica mano. por el tiramisú del amor. por las manos que formaron lo que conforma esa palabra. por la garganta de pau tumbada finalmente a mi lado. por mi mano-sorpresa alimentando su voz-cello tiramisutilmente. por el cello en el pecho y su pica clavada al suelo. por su cum dederit. por vivaldi. ay vivaldi. por su regalo sobre todo. por la magia, otro hallazgo de noche, como aquel eclipse que descubrimos al salir. por bolo, el caballo que me salvó.

*tú querías tocar al aire libre, en una azotea y con el cielo de madrid cayendo sobre la tierra. el cielo de techumbre con su peso. y entre tus manos el peso de la tierra y su cello... el peso de tu voz. me alegra pensar que decidí el día correcto y de manera tan inconsciente. un 15 de junio, noche de luna  llena tocaste en el mar rodeado de olas y sirenas. no hubo ni un ápice de sombra en la piel de tu voz.

por cierto, para los no llegados, o los interesados, o los re-interesados, o inesperados, o nacidos y re-nacidos a pau, le podremos volver a ver este domingo

19 de junio 2011
Conciertoencanto
DT Espacio Escénico
20:00 · c/Reina 9 · Madrid
http://www.dtespacioescenico.com/


*fotos de ágatha faveris y s. montaner


Buscar más canciones de pau de nut en Myspace Music



Buscar más canciones de pau de nut en Myspace Music

domingo, 12 de junio de 2011

pau de nut en madrid

Le escuche por vez primera en el espectáculo la casa de la fuerza y creo que también participó en anfaegtelse, ambos de angélica liddell. A ella la descubrí hace más años. Y aun hoy le soy fiel como un ciervo a su cierva. A él le descubrí allí donde le sitúo. Sobre aquel cruento escenario. Donde fue nota discordante pero tan consonante, si lo pienso... Y cuando su cum dederit de vivaldi saliò de su garganta alta y entró en el cuerpo de mi oído, cuando comí tiramisú justo cuando su voz lo tragaba, en la cima de su frutus ventris, supe que sería eso, otro ciervo leal a su garganta, como ese ciervo que soy que resurge de la cueva que es mi cuerpo. Y que es cueva y ciervo a un tiempo porque guarece lo que más quiero artística musical o literariamente hablando.

Pau de Nut, compositor y a mis ojos precursor de un cello que va del renacimiento a estos actuales y descreídos días, estará en madrid este miércoles 15 de junio en Calvario Bar (calle calvario 16, metro tirso de molina). Si aquellos que me conocen no me creen porque saben de mis extremos y mis excesos, visitad sus páginas y saldréis de dudas. La mejor prueba que aportan estas manos es su voz y su cello.



han dicho de él
Pau de Nut se muestra en solitario con Conciertoencanto, original, divertido y emotivo espectáculo de creación propia que mezcla sus facetas como cantante, actor y violonchelista. En él reinterpreta la música que más nos ha conmovido en los últimos años de los estilos más  diversos, buscando desde el primer momento la implicación de los espectadores.

breve biografía
Pau de Nut es músico, cantante, compositor, actor y titiritero. Vinculado desde su gestación a varios grupos de música de creación como Arte Nut, actor y director del grupo Evohé, actualmente Pau de Nut cabalga en solitario con un espectáculo de creación propia que mezcla sus facetas como cantante, actor y violonchelista en conciertoencanto presentado entre otros escenarios en el Corral de Comedias de Alcalá de Henares. Además de colaborar con las cia. TeatrodeCERCA, actúa bajo la dirección de Joaquín Hinojosa en el espectáculo Voces póstumas producido por el Teatro de la Abadía y con Tonino Guitián en La Doña. Dirige Mi relación con la comida de Angélica Liddell, con la que colabora en dos de sus últimas producciones: Anfaegtelse y La casa de la Fuerza.


recordad: miércoles 15 de junio a las 21 h en Calvario Bar, Pau de Nut nos hará disfrutar en su CONCIERTO ENCANTO, un one-man show en el que el desafío está servido, como dice él.

*información de internet
*fotos de pau

sábado, 28 de mayo de 2011

píntalo de negro

veo a angélica......... Píntala de Negro.... veo una puerta roja y quiero verla de negro. Sin colores nunca más, que se conviertan en negro. Veo a las chicas pasar con sus ropas de verano. Debo alejar la vista hasta que mi oscuridad haya pasado. Veo una línea de autos y están pintados de negro. Con flores y mi Amor, ninguna regresará. Veo a la gente volteando y enseguida olvidando. Como un niño que nace, es algo que pasa a diario. Miro dentro de mí y mi corazón es negro. Veo mi puerta roja, debo pintarla de negro. Quizás así me desvaneceré y no tendré que afrontar los hechos. No es fácil afrontar cuando todo el mundo es negro. No más mi verde mar cambiará el oscuro azul. ¿Cómo le pasa esto a alguien como tú? Si miro al poniente sol con determinación. Mi amor reirá conmigo antes que vuelva su calor. Veo una puerta roja y quiero verla de negro. Sin colores nunca más, que se conviertan en negro. Veo a las chicas pasar con sus ropas de verano. Debo alejar la vista hasta que mi oscuridad haya pasado. Hm hm hm hm hm hm hm hm hm hm hm hmm. Quiero verla pintada de negro. Negro como la noche. Negro como el carbón Quiero ver al sol borrado del cielo.Quiero verla pintada, pintada, pintada De negro! Yeah! (Mick Jagger/Keith Richards) The Rolling Stones

viernes, 27 de mayo de 2011

el aullido de ginsberg

He visto los mejores cerebros de mi generación destruidos por la locura, famélicos, histéricos, desnudos, arrastrándose de madrugada por las calles de los negros en busca de un colérico picotazo, pasotas de cabeza de ángel consumiéndose por la primigenia conexión celestial con la estrellada dinamo de la maquinaria de la noche, que, encarnación de la pobreza envuelta en harapos, drogados y con vacías miradas, velaban fumando en la sobrenatural oscuridad de los pisos de agua fría flotando sobre las crestas de la ciudad en contemplación del jazz *aullido de allen ginsberg

sábado, 21 de mayo de 2011

una maldición angelical

un elogio a la soledad

Jeremías 17:5
“5 Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.
6 Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.
7 Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.
8 Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.”


si en aftalgaense emergía rotundamente un angustiado kierkegaard y un adorado bach, si en la casa de la fuerza fue bach de nuevo y aquel cum dederit de Vivaldi el que salía a la superficie, en maldito sea el hombre que confía en el hombre es ese otro adorado Schubert, aquel maravilloso purcell solitario (Oh solitude) y el también solitario Wittgenstein los que se escapan del aire del escenario para entrar en tu aire... la relación escueta que un humano tiene en cualquier comercio chino, una frase escueta a cambio solo de otra frase escueta. ningún compromiso más. ¿para qué? ¿acaso existe algo más allá de esto? si existiera para liddell sería el inicio de la maldad humana. ella proclama la SOLEDAD maciza que se exige para que le acompañe el resto de sus días, a pesar eso sí de que para ella, en cierto sentido, la soledad de todo humano es eso, un escándalo.

y si, por aquel entonces, al volver a casa tras ver su otra casa de la fuerza, me fui directa a una estantería a por temor y temblor de kierkegaard, hoy se han volado mis manos a los diarios secretos de Wittgenstein, filósofo que escribió en clave en las páginas pares (las más incómodas de leer) y en las impares sus pensamientos más públicos en este libro, es decir, en la comodidad de la hoja.

Wittgenstein-solitario estaba dotado de una gran sensibilidad artística y musical –como la mujer L supongo-; fue un ser que prefería vivir en soledad -como la mujer L supongo. la importancia de su filosofía se iniciaba en la teoría sobre la limitación de las mentes cuando aseguró: Nuestras palabras, usadas tal como lo hacemos en la ciencia, son recipientes capaces solamente de contener y transmitir significado y sentido, significado y sentido naturales. La ética, de ser algo, es sobrenatural y nuestras palabras sólo expresan hechos, del mismo modo que una taza de té sólo podrá contener el volumen de agua propio de una taza de té por más que se vierta un litro en ella. el lenguaje para él tenía los mismos límites que el mundo: donde se acaba uno se acaba el otro.  esta teoría de la taza del té fue magnífica y didácticamente mostrada ayer sobre el escenario. para él -como para la mujer L supongo- las personas no es que fueran ordinarias, es que eran "tremendamente limitadas!

tiene pan?
sí? cuánto es?
60 céntimos
deme uno

la profundidad que quiere hacernos ver en estas frases anteriores -convertidas casi en leiv motiv- son la pista de despegue por la que se desliza el poso restante de sentimientos que están a punto de despuntar. las secuaces sentencias-liddell, siempre tan rotundas, que te abofetean la cara una y otra vez, una y otra vez, pero la cara de dentro, la de fuera solo ríe o llora. ríe o llora porque no sabe cómo reaccionar ante la barbarie de este mundo angélico que sin duda existe ahí afuera. adoradora en esta etapa de su vida del mundo chino (y que trasciende a música y cine y filosfía), angélica nos pone a mirar contra la pared de cualquier comercio chino de nuestros particulares barrios. solo su conversación salva pues no compromete.

para Wittgenstein, la filosofía no era un saber sino una actividad, y su finalidad era aclarar proposiciones, circunscribiendo la filosofía a un análisis del propio lenguaje. y en este punto tan "analítico", angélica idea un diccionario de la A-Z en francés para forjar el destino de sus ideas. aquí se venga del mundo que le ha hecho daño a ella misma y al desconocido de al lado. todo un proyecto de alfabetización para el mundo donde, una a una, inicial a inicial, va nombrando su propio mundo, el de ahí afuera, cambiando el escenario de manera adecuada. y así ordena –que no reordena pues nunca estuvo este ordenado el mundo-, lo vuelve a enumerar desde la soledad, el odio y la rabia a la que ha llegado subida y sumida en el vehículo del dolor.

angélica es la indígena, la aborigen de un territorio que habitas y donde pasea desnuda sus imperfecciones, sus sustratos más hondos. todos los tenemos. nos quiere presentar a la desilusión, la desconfianza, la hipocresía, sobre todo la hipocresía en la que vivimos y convivimos. la del vecino de casa, la del comensal invitado que comparte espacio en una mesa de comedor… dinero, cromosomas XY, vida, utopía, ideología, odio, rabia, mesa, así hasta llegar a la z de zidane. desconfía. desconfía. desconfía del hombre desconfía nos dice en boca de 2 lobos disecados, 10 conejos muertos y 12 cuerpos sangrantes y desvencijados que finalmente acabarían siendo la escultura del mundo, tomando su forma. ella dice: uno siempre se vuelve desconfiado con razón, a pedradas, como los perros.

he sentido un ¿cambio de registro? sí, sí, es cierto que el discurso liddell es eminentemente el discurso liddell, bucle-liddell, círculo ajeno pero certero..., pero me voy a consentir decir -desde mi punto de vista, mi mirada- que he visto a una liddell más madura, incluso menos protagonista a pesar de seguir siendo un animal sobre el escenario, investigando otros lugares, ¿los lugares de los otros? igual de impactante pero con otro ¿lenguaje? un ¿proyecto de alfabetización nuevo quizá en esta schubertiana liddell? ¿un cambio musical que ha ido de bach a schubert?

estéticamente esta mujer me impacta. lo de siempre. y adoro todo aquello que me impacta –sea bueno o menos bueno-, por lo tanto la tautología me lleva a decir que adoro a Liddell. hace que se revuelva la serpiente que duerme en todos nuestros estómagos, y con ella, hamelin del basurero que parecemos ser, se despierta desperdigando su ira por las paredes del intestino. consigue en mí algo inaudito, me sume en la tristeza más honda como al momento me entran unas ganas locas de levantarme y saltar y bailarle al mundo la música que nos propone. su trasfusión de energía es tal que nos sube y nos baja el ánimo en el momento en el que ella así lo precisa.

hincapié sobre todo en el equipo chino de la obra, malabaristas de sus propios cuerpos, más hincapié aún en la mirada atenta y amorosa de una liddell humana que desbancaba con su amor la desconfianza de la que nos habla. su amor. su amor. su amor por china. acróbatas lanzados al aire todos, una redonda lola jiménez con la misma fuerza que arrastraba de aquella casa de la fuerza, un espigado sindo cuya intervención resultaba imprescindible, en aquel atril, como si fuera la voz en off del filósofo, en definitiva, todo lo que estuvo sobre el escenario pero también frente a él.

desestructuradora musical (esto no es nuevo) y a todo volumen siempre, se consiente magníficos saltos que van de un bucle schubertiano con su sonata 959 -que hubiera repetido ella 959 veces y yo escuchado 959 veces- a un medina azara, o con una maravillosa pourquoi tu vis et où tu vas de jeanette, o aquel mítico píntalo de negro de mick jagger de intrigante letra, donde una garganta nada angelical se desfragmenta...
otra vez otra vez otra vez otra vez, gritaba su voz bucleada a una lola mecánica cuántica, así hasta 959 veces, otra vez, schubert, el hombre bueno debería tocar el piano con la misma naturalidad con la que respiramos el aire.



ahí va esa oh solitude de purcell, tantas veces escuchada y llorada, magnífica que me hizo llorar del mismo modo en el que le lloro a solas



fotos de jc


deus