viernes, 27 de diciembre de 2013

ingeborg bachmann



Todos los días

Ya no se declara la guerra,
se prosigue. Lo inconcebible
se ha hecho cotidiano. El héroe
permanece alejado de los combatientes. El débil
ha avanzado hasta las zonas de fuego.
El uniforme de diario es la paciencia,
la condecoración, la mísera estrella
de la esperanza sobre el corazón.

Se concede
cuando ya no pasa nada,
cuando el fuego nutrido ha enmudecido,
cuando el enemigo se ha hecho invisible,
y la sombra del armamento eterno
oscurece el cielo.

Se concede
por abandonar las banderas,
por el valor ante el amigo,
por revelar secretos indignos
y desacatar
toda orden.

De "El tiempo postergado" Ediciones Cátedra S. A. 1991
Versión de Arturo Parada

jueves, 19 de diciembre de 2013

la latitud de los caballos

la carga que sobra por la borda. dehacerse de todo peso. deshacerse por los aires. por la borda si no hay viento barlovento ni dominante sotavento que contradiga. por la borda si el no-viento inmoviliza tus naves. por la borda los caballos. todos los caballos del mundo por la borda. que nos hunden. aunque su latido de galope en tráquea siga vivo. por la borda los ancianos. los enfermos. los más débiles. por la borda lo no-válido, lo sobrante para no hundir este gran barco encallado en Mundo. al atlántico con todo. lanzadlos al espacio llenos de inconsciencia. caballos dibujados a mano alzada. con las alas de sus patas apuntando cielos. por la borda su danza a ese mar sagaz de los sargazos. aunque nos quedemos solos y muramos como ellos pero sin danza ni acogida. que sé qué no seré capitán de barco ni grumete. sí caballo-depredado. sí caballo-bailarina por la borda.

*qué dura historia la latitud de los caballos. siempre ahí, merodeando como una nube por encima de las cabezas nuestras. es hasta poético ese lugar que existe. que existió. punto exacto donde el viento te detuvo. pero los caballos por la borda... pero el viento... pero los caballos por el viento y por la borda... si dehacerse de todo peso es deshacerse por los aires.

équma. La Latitud de los Caballos from Nicolas Haro on Vimeo.


fotos: nicolás haro
canción: the doors. horses latitude

martes, 3 de diciembre de 2013

el perfecto feminismo humanista

ya está en la calle el nuevo cd-libro de la capella de ministrers. se titula la citè des dames y verme inmersa en este proyecto ha sido una prolongación del disfrute que ya sentí con el libro tabula rasa. la prolongación de la música y la poesía como un todo. oído y puño ocupado. amorosamente colmado. manos y puños que gestaron en estos últimos siete meses. manos sietemesinas.

la citè des dames es un libro de christine pisan (filósofa, poeta, humanista, la primera escritora profesional de la historia. la protofeminista) escrito en 1405, que habla de un lugar creado por y para mujeres, un lugar utópico -o no- en el que las mujeres eran las gobernantas de ese bello micromundo. pisan fue quizá la primera feminista de la historia que abogó por incidir e insertar en el núcleo del pensamiento masculino el pensamiento femenino....


en esta bellísima propuesta de carles magrener, director de capella de ministrers, nos encontramos mujeres compositoras de la edad media y altas voces como hildegarda von bingen, ana bolena, herrada de landsberg... así hasta 20 piezas musicales repartidas en dos cd preciosos.

en el interior del libro, hermosos y esclarecedores textos de isabel morant, y de josemi lorenzo, dos grandes historiadores que nos acercan a aquella época desde todos sus matices y nos abren la compuerta de nuestras limitadas mentes. junto a ellos y como cierre del libro, 20 poemas míos. una pasión por cada pieza musical arrancada, arrancadora de pasiones.

Portada del CD-Libro

la citè des dames será el regalo perfecto. pues, qué mejor lenguaje que la música y la palabra? la  lucidez de aquellas músicas y su consecuencia?

eternas gracias a la capella de ministrers por este cd-libro y a mi traductora personal, claudia routon, con la cual, la constante comunicación para trasladar estos poemas a su idioma, ha sido perfecta y fluida, no podía ser de otra manera. atravesar el idioma...

aquí os dejo una bellísima canción incluida en él, mareta






una mañana de frío invierno
un pajarillo me fue a cantar
era mi madre que en forma de ave
a su hijo amado iba a consolar
prisionero de San Juan de Ulúa. D.P.

no me llores al sur de los ojos
llórame al norte o de frente
que al sur me desconsuelo


mater amatísima
poemática-mente madre que caíste a un nido de hienas
y a la inesperada claridad del canto
 

en tu desconocido pecho amamantado
–desde la boca infante hasta el pezón arrebujado–
el sentido del mundo era una bolsa de palpitaciones
y tu adentro la pulsión de un caballo malhablado


mareta murmullo marullo oleaje de rumores exaltados
cómprame una muñeca de hermosos ojos
o cántame esa cancioncita titulada

            m a r e t a
para que lleve inmersa la palabra
            a m a r t e


one cold winter’s morning
a little bird sang to me
my mother, feathered creature
come to console her son
prisoner of San Juan de Ulúa. D.P.


don’t cry for me in the south of your eyes
cry for me in the north or up front
for in the south I am inconsolable


mater amatísima
poemama mother fallen into a nest of hyenas
and into the unexpected clarity of the song
 

in your novice breastfed teat
—from infant mouth to swaddled nipple—
the meaning of the world in a pulsating sack
and inside the riding throb of a foul-mouthed horse


murmuring mareta in the high waters swell of glorified rumors
buy me a doll with beautiful eyes
or sing me that little song

            m a r e t a
swathing the word
            a m a r t e


Textos:
Josemi Lorenzo
Isabel Morant
Nuria Ruiz de Viñaspre

Ingeniero de sonido, mezclas y edición:
Jorge García Bastidas (dbc estudios)
Portada: "Queen and ladies". Manuscrito Harley 4431
Diseño y maquetación: Annabel Calatayud
DDD: 50'37'' + 52'47''
Depósito legal: V-1837-2013
ISBN: 978-84-616-5451-2


voces en la citè des dames
Pilar Esteban, soprano
Elisa Franzetti, soprano

Carles Magraner, viola, viella, rabel
David Antich, flautas y aulos
Juan Manuel Rubio, zanfoña/arpa/úd/salterio
Ignasi Jordà, exequier/clave
Pau Ballester, percusiones, tintinabulum


Con la colaboración de:
Mara Aranda, voz
Ruth González i Queralt, Amparo Maiques, Carla Mayer (sopranos) y Adriana García (mezzosoprano)
Jota Martínez, cítara
Spyros Kaniaris, lira griega





jueves, 17 de octubre de 2013

alejandra pizarnik en la sala triangulo

Se prohíbe mirar el césped. Premio Estación Norte.
Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle. TAC 2013.

tras aquel mayo en el que tuve la oportunidad de ver este nuevo montaje de ghetto 13/26, y después de haber rodado por festivales como FETAL o AESCENA, al fin podremos disfrutarles en madrid....

será en la sala triángulo los días 26 y 27 de octubre a las 22.30 (ir al evento)


el montaje de la compañia gira en torno a la poeta alejandra pizarnik y su piedra de la locura. muerta un 25 de septiembre de 1972 por una sobredosis de seconal y a la joven edad de 36 años.

se prohíbe mirar el césped es una autopsia psicológica de alejandra pizarnik, la reconstrucción de su vida, enfermedad mental y comunicación de ideas de muerte [fuente: europa press].

la obra recibió el premio al mejor espectáculo de la sección estación norte del pasado TAC (valladolid), ex aequo con rayuela lab, freak cabaret circus.

junto a félix fradejas, director del espectáculo y con el papel de forense, que vive en su propia piel la catarsis no solo de la poeta sino la suya propia, están marta ruiz de viñaspre, multiplicada en alejandra niña alejandra hija alejandra hermana alejandra mujer alejandra poeta alejandra viva alejandra muerta... y pau de nut, que con su voz rota lanzada contra su chelo, ayuda a que el aire de la sala se descuartice lentamente.


FICHA ARTÍSTICA
título:          se prohíbe mirar el césped
colectivo:    ghetto 13/26
actores:       marta ruiz de viñaspre - alejandra
                   félix fradejas - forense
música:       pau de nut - voz y chelo

lugar:          sala triángulo
día:             26 y 27 de octubre a las 22.30 h
duración:    60 minutos

algunas críticos han dicho de ella

Fernando Herrero. El Norte de Castilla

Carlos Toquero. El Mundo

Virginia T. Fernández. El Norte de Castilla

miércoles, 9 de octubre de 2013

brodsky

Un poema de Joseph Brodsky
He entrado en una jaula

He entrado en una jaula en vez de una bestia salvaje,
quemado mi oración y apodo con una uña en una choza prisión,
vivido junto al mar, jugado a la ruleta,
cenado con el diablo sabe quién vestido de frac.
Desde lo alto de un glaciar he inspeccionado medio mundo,
me he ahogado tres veces, dos veces descuartizado.
Abandonado el país que me nutrió.
Con aquellos que me han olvidado es posible hacer una ciudad.
Me he descolgado por estepas que recuerdan el grito del huno,
vestido con aquello que vuelve a estar de moda,
plantado cebada, cubierto con papel alquitranado el suelo trillado
y no he bebido sólo agua.
He admitido en mis sueños la pupila azul del carcelero,
mordisqueado el pan del exilio sin dejar una miga.
He hecho que mis cuerdas vocales profieran todo tipo de sonidos aparte de un aullido ;
he descendido al susurro. Ahora tengo cuarenta.
¿Qué debo decir de mi vida? Que ha sido larga.
Sólo con el dolor siento solidaridad.
Pero hasta que rellenen con arcilla mi boca, de ella sólo resonará gratitud.

domingo, 15 de septiembre de 2013

Poemofilia: cuando la musa de la música es la poesía

Poemofilia

Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat
Tabula rasa
La Garúa Libros, 2013

Unir poesía y música: ritmo, armonía, cadencia… términos asociados a ambas disciplinas, tantas coincidencias y sin embargo, ¿cómo ilustrar la música con palabras?
Tábula Rasa se presenta en canon de la mano de Nuria Ruíz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat a las cuales antecede un preludio de prólogos a cargo de Andrés Máspero y María Antonia Ortega. Polifonía de versos a lo largo de la historia de la música, desde el medievo al minimalismo de Arvo Pärt.
“Ut musica poesis” sería el eje central del poemario, reinventando el tema de la estrecha relación entre pintura y poesía (Ut pictura poesis) que los tratados de arte y literatura de los siglos XVI-XVII abordaron. Pero en este caso las autoras no buscarán una superioridad de ninguna de las dos partes (música-poesía) sino que actuarán en una agradable simbiosis donde nadaremos por versos que nos llevarán por alusiones, explícitas o no, a las diferentes obras musicales  y a los sentimientos que las crearon o que crean.
Así vamos escalando de -Do a Do- entre emociones intensas y pasionales; leves y volátiles; y otras más metafísicas… construyendo una melodía atonal que varía el tempo del corazón desde el más Grave al Prestissimo arrebatador tras leer «no es que la música me lleve a ti/ o tú a la música/ es que te has metido dentro de la música».
Pasamos por toda la geografía terrestre sumergiéndonos en el dolor de un Réquiem y la gracilidad de una Romanza. Sonatas y Caprichos que nos hacen escuchar y re-escuchar grandes obras de la música ahora vistas, sentidas y contadas por estas dos autoras que uniendo sus batutas nos obligan a abrir los sentidos  y a dirigir nuestra mirada y nuestro oído a la música clásica.
Este recorrido escoge como puerto de salida “Ah! Mio cor! Schernito sei!”. Empezar con Häendel es humanizar la poesía, analógicamente a la revolución que este compositor ocasionó en su época. Preocuparse por el común de la población, ¿nos suena, no? Ironía maldita hoy día. Aquí, pleno barroco, los vasos sanguíneos pasan a ser cuerdas de violas y violines, tensadas. 
Tras este poemario no se podrá concluir más que con un «Alabemos a la unidad» de estas dos autoras, de la música y de la poesía.

sábado, 31 de agosto de 2013

uno querría hacer algo

Uno querría hacer algo pero qué
Uno querría ir a algún lugar pero adónde
Uno querría salvar algo pero cómo
Uno querría dormirse y despertar pero cuándo

Y uno querría olvidar a ese idiota
Que identifica conmigo este monólogo

1979

guerra de nervios de artur międzyrzecki

jueves, 25 de julio de 2013

chove en santiago

a veces me parece
que estamos en el centro
de la fiesta
sin embargo
en el centro de la fiesta
no hay nadie
En el centro de la fiesta
está el vacío
Pero en el centro del vacío
hay otra fiesta.

robertojuarroz

*por santiago de compostela


jueves, 27 de junio de 2013

valiente valente

in pace
Tú duermes en tu noche sumergido. Estás en paz. Yo araño las heladas paredes de tu ausencia, los muros no agrietados por el tiempo que no puede durar bajo tus párpados. Ceniza tú. Yo sangre. Leve hoja tu voz. Pétreo este canto. Tú ya no eres ni siquiera tú. Yo, tu vacío. Memoria yo de ti, tenue, lejano, que no podrás ya nunca recordarme.

ausencia
Este sueño, que acabo de soñar y en cuyo tenue borde te hiciste no visible, limita con la nada.

caer en vertical

Caer en vertical. Sueño sin fin de la caída. Qué repentina formación el ala.

nadie
Flotar en la incierta realidad del ser, tentar a ciegas lo improbable, no tener asidero en tanta sombra. Los cuerpos de los ahogados en la mar meditan boca abajo, pero no ven el fondo con los ojos vacíos. El anciano volvió con una antorcha e iluminó los barcos naufragados. Se alzó desde la noche un coro en una lengua imposible de interpretar. Ésta es la verdadera canción, pensaste, y luego te fuiste diluyendo, despacio, muy despacio, en lo no descifrable.

lotófagos
Estábamos en un desierto confrontados con nuestra propia imagen que no reconociéramos. Perdimos la memoria. En la noche se tiende un ala sin pasado. Desconocemos la melancolía y la fidelidad y la muerte. Nada parece llegar hasta nosotros, máscaras necias con las cuencas vacías. Nada seríamos capaces de engendrar. Un leve viento cálido viene todavía desde el lejano sur. ¿Era eso el recuerdo?

sábado, 22 de junio de 2013

La Tormenta en un Vaso: Tabula Rasa, Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín P...

La Tormenta en un Vaso: Tabula Rasa, Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat...: La Garúa libros, Santa Coloma de Gramenet, 2013. 164 pp. 12 € Verónica Aranda----


Si algo ha estado íntimamente unido desde que el mundo es mundo es la poesía y la música. Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat, autoras de una dilatada trayectoria en poesía, partiendo de esta comunión indisociable y armoniosa que forman ambas disciplinas artísticas, nos invitan a paladear estos poemas sinfónicos, columpiándonos en un “juego de corcheas” y verbo. 
La originalidad de Tabula rasa (La Garúa libros, 2013) no solo reside en que está escrita a dos manos, confundiéndose la autoría de los poemas (aunque por momentos podamos reconocer el sello personal cada poeta), sino también en el recorrido tan original que hacen por la historia de la música. El libro empezó como un juego o ejercicio de escritura en el cual una poeta enviaba a otra una obra musical y cada una escribía sobre la misma. Y desembocó en las 31 piezas que componen el libro, todo un concierto desde finales de la Edad Media, con el compositor Gilles Di Bins dit Binchois hasta el contemporáneo Arvo Pärt, pasado por clásicos como Häendel, Strauss, Brahms o Mahler. Todas forman la banda sonora personal de las autoras, que llegan a conexiones sorprendentes. Por ejemplo, ambas asocian la Gnossienne nº 1 de Satie con insectos o la música de Charles Ives con agujas, y hasta coinciden en la elección de la misma cita de Cioran que dice: «Si alguien le debe todo a Bach es, sin duda, Dios». 
Por otro lado, adaptan de manera sorprendente el tempo musical al del verso: «Te escribo en 10 minutos y 48 segundos. Y en ese lecho minutero disuelves la tripartita voz en el tumbado oído». Los poemas van cobrando ritmo en el Andantino de Schubert, solemnidad en el Stabatat mater de Pergolesi, ligereza y gracilidad en el Capricho árabe de Tárrega, precisión en Wagner: «y en siete minutos y diecisiete segundos/ la cama se volvió diluida y roca / y lupa blanda y nota alta». Hay otros momentos poético-musicales de levitación, en los que todo se hace etéreo, leve como el aceite entre los dedos, y el tiempo no existe para las palabras, dibujando salmos místicos. 
Todo el poemario exhala una gran fuerza expresionista, y percibimos una continua experimentación con el lenguaje en los frescos juegos de palabras («voz pulsada voz pulsante/ en la nota de laúd que intoxica de amor-laúdano»), en los surrealismos y en el hábil manejo de los símbolos y la mitología. La interconexión en varios planos entre la historia de las piezas musicales, los compositores, la introspección con que se perciben las melodías, la voz de cada poeta, el diálogo, etc. forman un TODO armónico, siendo la poesía la que toca la música y la música la que se llena de elocuencia, más allá de la abstracción. De este modo, al romper las fronteras, se abren nuevos caminos creadores repletos de hallazgos y atmósferas, impregnándose la poesía de las infinitas posibilidades combinatorias que tiene la música. Los momentos más intensos llegan cuando las poetas melómanas transitan el erotismo, el desamor o la profecía de la muerte. Porque tanto para Ruiz de Viñaspre como para Puigpelat en esta lengua de hoy escribir es ir a la herida. La experiencia será completa y de lo más placentera si la lectura de cada poema va acompañada de la audición. 

domingo, 16 de junio de 2013

vilariño

Pasa se va se pierde...

Pasa se va se pierde
no se detiene
fluye
mana incansablemente
se escapa de las manos
corre vuela a su fin
se desliza
se apaga
se aniquila
se extingue
se deshace
se acaba.

viernes, 7 de junio de 2013

jueves, 6 de junio de 2013

niall binns

me encanta este poema y si además es escuchado por la voz del propio binns, como fue el caso y el hallazgo, más placer aún si cabe... más tristeza, más amor, más desamor, más asimilación, más desasimilación, más esperanza, más desesperanza, más fe, más desfe, más desnavidad, más todo, más nada


Christmas Story
Yo compro el pavo, el oporto y el pudding
Tú el mazapán, el marisco, el turrón
Compro crackers, mince pies, mantequilla de brandy
salsa de pan, y de arándano agrio
Tú compras polvorones, nueces y chocolate
y una ristra de luces navideñas
Paso toda una tarde en Marks & Spencers
Tú vas y vienes por El Corte Inglés
Compro un compact de Carlos Núñez para mis padres
Tú una botella de champán para los tuyos
Compro media docena de botellas de Rioja
La tarjeta visa arde entre tus manos
Compro media docena de paquetes
de media docena de latas de guinness
Tú acumulas boletos de lotería:
                                                     en vano

       Y entrando en el salón nos detenemos
       y nos besamos largamente bajo el muérdago

Desempaquetamos comida, empaquetamos regalos
Tú pelas las patatas, y limpias el marisco
la lechuga, las coles de Bruselas
Yo sepulto un penique en el pudding
– Si te toca el penique
tendrás suerte en el año (no te rías de mí)
Tú pones el mantel especial, con las velas
rojas, los crackers y las nueces
Por el culo del pavo yo introduzco el relleno
de albaricoque, almendra y tomillo
– La comida inglesa es una mierda, te ríes
– La cocina española no existe, te contesto
casi. Pero no: me controlo: es Navidad
Tú pones un cassette de villancicos

       Y al volver al salón nos detenemos
       y nos besamos anchamente bajo el muérdago

Dedicas una tarde a poner el Belén
Yo a decorar el árbol: pongo una estrella arriba
Un ángel ha perdido la cabeza, te quejas
Con ternura lo entierras en el heno
Los pastores despiertan: uno apunta
a la estrella de plástico en mi árbol
Cuando vas al servicio, desalojo al bebé
y recuesto en el pesebre a un burro
Extravío a los reyes por el cuarto
En un sillón, Melchor; Baltasar, con el cactus
Gaspar en un estante, con gesto de suicida
De vuelta en el salón, rompes a llorar
Muerto de la risa, me tildas de insensible
Te he faltado el respeto, a tu fe, tu cultura
Estoy hasta el culo de católicos; tú
estás harta, me dices, de mi vacío
– And so, canta John Lennon, this is Christmas
y en efecto – What have we done?, mi amor
te pregunto.
    Tú te encoges de hombros

       Y al salir del salón apenas nos detenemos
       nos rozamos los labios bajo el muérdago

Yo sirvo el pavo, el oporto y el pudding
el marisco, las coles de Bruselas, la salsa
de pan, el mazapán, el turrón, las patatas
los polvorones, nueces, mantequilla de brandy
el rioja, mince pies y la salsa de agrio arándano
Te tocó a ti el penique en el pudding
Me tocó a mí el fregar los platos, la cocina
Tomamos café en el sofá, tú quieres
que salgamos con tus amigos. Es
Noche Buena: celebremos. Pero yo
sólo pienso, de repente, en mi casa, navidades
de ayer: I was dreaming
of a White Christmas, unas pascuas blancas…
Desapareces de pronto, te disfrazas
de Papá Noel, y bajas, roja, riéndote
me rellenas de tontas baratijas
la media que colgué
al pie de la falsa chimenea, como en broma
Te sientas en mis rodillas, bella, barbuda
– Felices Pascuas, me susurras

       Y al salir del salón nos detenemos
       y nos mordemos lentamente bajo el muérdago

Tú estás harta del pavo, del oporto y el pudding
Simplemente pensar en el turrón da náuseas
Relleno bolsa tras bolsa de basura con restos
de marisco, pedazos de patatas, coles
paquetes vacíos, latas estrujadas
salsa de pan ya tiesa, papel de chocolate
huesos de pavo, cáscaras de nueces
Me dan risa tus gases; te asquean los míos
En voz baja cantas Noche de Paz
A voz en cuello aúllo We Three Kings, y de pronto
“Navidad Navidad” y todo el retintín
de Dulce Navidad, corean tus sobrinos
encantadores, ¡qué sorpresa!, por su teléfono móvil
– Merry Christmas!, les grito, and a Happy New Year!
Para ti, sin embargo, es como hablarte en chino
Tú te arrancas la barba blanca de Santa Claus
Brilla tanto tu cara como el traje
Hay trozos de algodón pegados a tu piel
Tienes las manos negras. – Con carbón, dices: Coal!
Echado en el sofá, como si no existieras
paso de ti y todo, olímpicamente
Me atiborro de latas de cerveza
me atiborro
de latas de cerveza

       Y cuando dan las doce, al irnos a dormir
       no nos detenemos
       nos evitamos para siempre bajo el muérdago


viernes, 3 de mayo de 2013

la voz humana


en la fragilidad que había en un vagón de metro
sonó el relinchar de un caballo
era la prehistórica libertad sin espuela y sin brida
como el grito de un barco que avanza sin timón ni remos
sin extremidades
contigo la voz humana es salvaje y es equina
secuestra lo ecuestre

*inédito pensatorium

jueves, 18 de abril de 2013

la fascinación del buitre binns

Gyps Fulvus

El rebaño sigue avanzando. El pastor
le descuelga el cencerro a la vaca moribunda
que apenas oye cómo se aleja el tintineo
Los buitres leonados se la comen

Una oveja descarriada, menos
inteligente, quizá, que sus congéneres
miraba un paisaje sin ver el precipicio a sus pies
Los buitres leonados se la comen

Quién iba a pensar que un caballo salvaje
que gozó galopando por las anchas praderas del valle
resbalaría al cruzar un río
Los buitres leonados se lo comen

Un cazador sale al monte y dispara
El ciervo malherido se pierde entre los árboles
Está lleno de fragmentos de bala, se desangra
Los buitres leonados se lo comen

Un zorro ladrón ha muerto
envenenado por un cebo de conejo
que dejaron en la puerta de su guarida
Los buitres leonados se lo comen

Un alpinista poco previsor
se pierde en la niebla, se rompe una pierna
Nadie sabe dónde está; ni saben que subió al monte
Los buitres leonados se lo comen

Un buitre leonado aletea
débilmente en el suelo. Ha comido
la carne de un zorro envenenado
los fragmentos de plomo de un ciervo malcazado
Los buitres leonados se lo comen

viernes, 5 de abril de 2013

tabula rasa en función lenguaje

El poemario Tabula Rasa (La Garúa Libros, 2013) se sostiene en el cruce entre la música y la palabra. Las poetas Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat, junto con Jesús Urceloy, presentarán su trabajo en Función Lenguaje.

Viernes 5 de abril. 20:30 hs

Función Lenguaje (c/Doctor Fourquet, 18 -Lavapiés-)


Entrada libre y gratuita

domingo, 31 de marzo de 2013

Elegias de Duino

Pues nosotros, al sentir, nos volatilizamos, ay,
nos disipamos en aliento, hacia fuera: de ascua en ascua
damos más débil olor.
Y a los que son hermosos,
¿quién los retiene?
En su rostro, incesantemente hay apariencia
y se escapa.
Como rocío de la hierba mañanera,
se levanta lo nuestro de nosotros,
como el calor de un plato caliente.
Oh sonrisa, ¿adónde vas?
Mirad ahí arriba:
nueva, tibia ola del corazón que se escapa...;
¡ay de mí!: eso somos sin embargo.
¿Sabe a nosotros el espacio
del mundo en que nos disolvemos?

R.M. Rilke,

sábado, 30 de marzo de 2013

los verbos incapaces

me encanta este baile de verbos


Ellos conmigo me dices callan
pero ayer no contarán hasta diez,
sino con mil doscientas respiraciones apagando
que van y mato a pocos en verbos
dislocados; la paz dijiste y eran
miedos que se disfrazas de gerundios,
montan los adverbios un círculo vicioso en
las esquinas de la razón pillaste al vuelo
deshojada que no calmó tus piernas
y pensé, su movimiento altera en otras,
visto de lejos tu aspecto multiplico por otros
lo lejano. Yo tenemos pluma,
tú no tiene nada de ti, porque no saben.
¿Vemos? El tiempo sólo existe conjugado
por incapaces cabezas de presente.

Hay un error:
el tiempo no sucedo, somos
quienes amarillean, perdemos pie, caeremos
muertos, extintos de penas no bebidas.
El tiempo era, son, el transcurso de nuestras dimisiones,
consecuencia.
Nada nos pasa, no hay horas asesinas:
mataron la inacción, tus dedos mata inmóviles,
se congelo.
Por eso la música, que siempre me pasó,
rejuvenece.

isabel urueña (poeta y compositora)

miércoles, 27 de marzo de 2013

un robado

algo
no sé el qué
algo como quien dice casi nada
muy leve
tibio
algo que no me apalabre con la palabra
ni con la huida
ni con el tiempo
apenas algo que acontezca
a la deriva
sin dolor
abriendo un surco en cada cuerpo
transido de opacidad

albaceresrodrigo

miércoles, 27 de febrero de 2013

tabula rasa en el instituto cervantes de lyon

del 14 a 17 estaremos con tabula rasa en el instituto cervantes de lyon (coloquio le createaur et sa critique). en el mismo acto la catedrática bénédicte mattios disertará sobre este libro. el tema de las ponencias es emoción y apertura. no podría ser de otro modo...


  
 





palabras para tabula

por maría antonia ortega 
*texto presentación

Tabula rasa es un Coro de Ecos. La poesía y la música clavadas la una en la otra como en el acto amoroso. Escuchar música delante de los demás es como irse quedando desnudo y la poesía es un acto de desnudez, dos hermanas siamesas unidas por sus cavidades auditivas, reflexión sobre el proceso creativo en buena interpretación del arte de vanguardia, pero también antigüedad viva, sillares medievales, escuelas de pintura renacentista, la grandeza de la renuncia a los personalismos para subrayar el valor de la obra común, Coro de Ecos, relación entre poesía y música, música de las cosas, de las esferas que abordó Antonio Machado en su poema LA NORIA, en la que gira la Mula Vieja también con la cadencia del agua que sueña. el poeta tiene que llegar a ser Mula, mulísima, florida. Poesía como una montaña que reproduce y a la vez cambia la música convirtiéndola en misterioso eco que retumba; sí, el poeta montaña.

Y vosotras, autoras, haciendo una reinterpretación del Arte de Vanguardia a través de un nuevo y novedoso proceso de reflexión sobre el proceso creativo.

Y luego la convicción de que necesitamos más sociedad civil, la cual ha de orquestarse no a través de algaradas callejeras y de quema de contenedores sino en torno a TABULA RASA.


Por último, ésta incorpora antigüedad viva ya que la renuncia a los personalismos, para resaltar el valor del esfuerzo común, nos devuelve a sillares de arquitectura medieval, al encanto de los talleres de los pintores renacentistas, al coro. Al coro de montañas.


*graciasmao

la mirada de la tierra

tabula rasa
por alba ceres rodrigo

Cuanto amo se me llena de silencio. De esto se deduce que no sé explicar qué es música, qué es poesía, ni el deseo de quebrantar el silencio haciendo música y poesía. El don de la definición amorosa me abandonó hace mucho a cambio de un estupor taciturno. Es el precio a pagar -ponía en la letra pequeña- por una vida llena de sentidos, sentidos que despiertan como flores que se abren. Acepté. "Tabula Rasa" es un libro que he acabado amando como amo, sean lo que quieran ser, música y poesía y el acto de implicarme en ellas, quizás porque "Tabula Rasa" es las tres cosas a la vez o, mejor, el palpitante resultado de sumarlas. Escucho los poemas de Ana y Nuria, poso mi oído sobre cada palabra y atiendo con mis ojos a la música que hay en ellas. "El mundo se desmunda andantino", escriben, "la derrota me ha devuelto la poesía", entonan, y yo leo en sus versos el avatar de una orquesta en la luz y toco sus poemas con las manos. Los toco porque ellas me dejan, los toco como a un cuerpo que se desea, los toco como la música que toco, con la intención, firme y temblorosa a un tiempo, de que nazca de sus tripas la posibilidad -porque cabe, quiero creer- de un mundo que no se desmunde todavía. A cada vuelta de oído y paso de página, esa "tabula rasa" se va convirtiendo en paisaje, se va llenando de flores abiertas, de alteraciones que confunden y amplían y enriquecen la función de nuestros sentidos del mismo modo que un sostenido confunde y amplía y enriquece a una nota que antes estaba tan tranquila. Maravillosa con-fusión de voces musicales y poéticas. A cada vuelta de oído y paso de página, Ana y Nuria nos llevan, y lo hacen cantando, hacia el silencio, cantan a pleno pulmón en sus miradas hasta acunarnos en el silencio que el asombro nos provoca. Ese silencio que, al cerrar el libro, que al extinguirse el último eco del eco de la última nota, todo lo llena para reafirmarnos en el amor. El amor de quien ama, el amor de quien escribe, el amor de quien musica, sea lo que sea amar, escribir, musicar. Porque "la música (y la poesía) (y el amor) impugna(n) toda muerte innoble", dicen. Porque "la música (y la poesía) (y el amor) puede(n) salvar llagas", cantan.

*imagen y texto: alba ceres rodrigo

mesa de luz

tabula rasa
por luz pichel

[...]

el dolor reúne las astillas y saca pecho. llegué por el dolor a la alegría? liberación sí hay. cuando hay liberación queda una marca.

tensión. entre el silencio y el sonido. tensión entre la luz y lo negro. tensión sin razones o con toda razón. salto. extremos.

todo lo atraviesa la pasión. hay animal en toda primera piel. hay madre en cada verso. y también hay hija. y las madres que pierden hijos no se las llama huérfanas ni nada de nada. la música vacía una bolsa grande sobre la mesa llena de palabras. es un problema. confusión. fusión. ahora hay que hacer con ellas un algo. construir. construir un qué, materia. materia musical. oboe. construir un oboe con las manos, hasta dejarnos las manos en la madera. lija. lijar.

la vida es una lija sobre la piel primera del animal que no es pollito. ni cáscara ni ná. a pelo. ellas, nosotras, lo femenino ahí a la carga como ha de. que pa eso. distinguir entre ventana y puerta es como distinguir entre pájaro y vaca. y no te enfades, vaca, que tú eres, hieres hilo, de leche, y eso es más que volar si cabe. cabe el hilo por cualquier boca todavía inútil, succionadora. tú, por la puerta, muy allá no cabes, vaquita guapa, rozas los límites.

el deseo es importante. el deseo alcanza, pelea, lucha, disuelve la tensión a veces no siempre. es carnero y yo digo que también es caballo. carnero golpea su testuz contra los vallados de piedra, caballo galopa y adéntrase en el dentrodentro los montes. No me sigan buscando mi caballo, que me lo han muerto. entonces lo decía yo, allá en El pájaro mudo. ahora es cuando se cumple. poquito caballo queda. el deseo, la púa, el dolor. hay una línea roja, la razón del poema. sólo una vez he visto la anécdota detrás de esa cortina. el escenario es un quirófano. la anécdota absolutamente digna de un poema.

madre galga que nutre madriguera de alga en madrugada es ala aleve de leve abanico pero mucho más mejor.

Ajmátova, Cioran, hierro, Wagner, etc.  /// quédate o muere, carnero, parto, sangre, tren, madre, pecho, amígdala, etc.  ///   bipolar, conceptual, poéticamente, defragmentación.

la niña que pedalea /la mujer / la historia/ lo de hoy /


1968, autoría / 1700. anónimo.

2013, a a pachas.

una autora--- otra, una conduce a otra. otra viene de una. una y otra. 1 + 1= 1. yo no sabría, no es tan fácil distinguir. tendría que haberos leído más y filologear (no quiero), luego miré al final, no sabía que venía, me gustó comprobar.

es un libro grande, Nuria, nada sencillo, delicadísimo, profundo, lleno de contrastes y matices y silencios. y la música, claro.

gRaCiAsLuZ

martes, 26 de febrero de 2013

tabula otxoa

tabula rasa
por julia otxoa

He escuchado y leído "Tabula rasa" largo, magnífico poema, lo he leído como un único poema con varias estaciones y registros musicales, pero conformando siempre ese diálogo impresionante a veces sobrecogedor entre Eros y Thanatos. La música la escuchaba a la vez que leía los poemas. Es un libro para leer y releer como los buenos libros debido a su densidad de belleza, conceptos, carga poética... rara avis en las letras actuales. Letra y música entretejiendo el poema, balcón único desde donde narrar lo sentido y presentido. Palabra que enciende la oscuridad donde la luz aparente es infierno para desenmascarar la muerte de los días y resucitar las raíces donde habitar, esas que ninguna tierra apresa, esas aéreas y que nómadas aún bajan a través de la misericordia y llegan hasta el mismo corazón en llamas de la tierra y lo sosiegan diluyendo su fiebre con la salvaje palabra, esa música sin dueño que nos salva...

para leer con las orejas

tabula rasa
revista tam tam press 
por isabel urueña


 El poemario Tabula rasa, escrito a medias por Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat, se presenta el día 22 de febrero (19 horas) en la Escuela de Canto de Madrid (calle San Bernardo 44) con una lectura de poemas y la intervención del dúo formado por Olaya Hernando (piano) y Paco Torrent (oboe). Bienvenido sea un libro bueno más a este mundo.

Son escritoras de producción estable (cerca de la decena de poemarios editados por cabeza –o por pluma–), de lo que se deduce una admirable disciplina de trabajo, esa que acerca la inspiración al papel por las buenas o por las malas. Algunos reconocimientos públicos también las avalan: el Premio de Poesía Ciudad de Tudela para Nuria Ruiz de Viñaspre, y el Premio Marina Romero de la Asociación de escritores y artistas españoles para Ana Martín Puigpelat, ambos en 2004.

Dos circunstancias hacen de este poemario un raro espécimen. La primera de ellas es que se trata de un libro a medias, nacido de un acuerdo entre las dos escritoras para realizar conjuntamente un mismo experimento creativo. La segunda circunstancia es la idea misma del experimento: asociar dos poemas (uno por autora, independientemente escritos) a una serie de obras musicales previamente consensuadas.

El lector, pues, se encuentra con treinta y una propuestas musicales (de fácil acceso por las redes todas ellas) seguidas de las dos diferentes resonancias suscitadas por cada pieza en quienes, para aumentar la impresión de voluntaria mezcla (que no disolución) de elementos distintos, no indican la autoría más que en un índice final.

En la selección de las obras musicales faltan muchos de los esenciales (no hay sitio para tantos), pero todos los que están lo son, o casi. Abarca la historia de la música occidental, del Medioevo en adelante, con una presencia significativa de composiciones del siglo XX.

El experimento responde a esta eterna pregunta: ¿qué se arma en nuestra cabeza cuando escuchamos música? (Añadiré, entre paréntesis, que los músicos tenemos una dificultad esencial al respecto: salvo algunas referencias muy obvias o autobiográficas, cuando oímos música solo “vemos” música: notas, estructuras, líneas, destellos y huecos de silencio.)

Las respuestas poéticas de Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat son sinceras, limpias de espurias intenciones pedagógicas o explicativas: derivas personales por sus mundos, a veces con referencias explícitas a la obra musical concreta (al autor, a la temática), otras total, libremente alejadas de ella.

Esto permite una doble lectura del poemario, y así lo recomiendo a quien se deje seducir: una primera, en silencio, a palo seco, paladeando los poemas por sí mismos; una segunda lectura, con más tiempo y un ordenador a mano, combinando la audición de las músicas con la aportación creativa de las autoras.

tabula en la playa

tabula rasa
revista la playa de madrid 
(mrs wonderly)

Música y poesía por la tarde: violenta exquisitez contra tiempos vulgares.

Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat interpretan una pieza a dos manos. El nombre de la pieza es Tabula rasa, y no es una partitura, sino un libro de poemas. O no solo un libro de poemas, sino un concierto. Por eso, este viernes la presentación será en la escuela de canto, y acompañará a las poetisas una pianista, Olaya Hernando y un Oboe, Paco Torrent.

El libro propone un recorrido a través de 31 obras musicales. Las obras elegidas pertenecen a épocas muy diferentes: desde finales de la Edad Media hasta el presente (la composición de Arvo Pärt, Tabula Rasa, que da título al libro).

Para gestar el libro, las dos poetisas decidieron el siguiente método de trabajo: partir ambas de una misma melodía y escribir cada una su propia interpretación poética. Cuando después cruzaron sus textos, dicen que fue sorprendente el grado de coincidencia. En muchos casos ambas habían explorado el mismo camino, y se habían pisado entre ellas.

Sus identidades poéticas terminan anudadas a lo largo de las 31 piezas: Ninguna firma los poemas y ambas alternan el orden de aparición, con una pauta que permanece secreta. Y aunque es fácil para el lector atento deshacer el anonimato, y descubrir el sello de una u otra, me gusta este entremezclarse. Resulta erótico, quizás porque los poemas están cargados de sensualidad, encuentros y rechazos, manos tendidas a la reconciliación y suspiros de desamor.

Así como sus autoras no han dudado en perder su nombre, el libro parece proponerle a uno, a una, que pierda su identidad en el placer. No tanto a un placer intenso -un orgasmo- como un placer delicado y largo en el tiempo. Perder el nombre sería más bien un experimento social, que posibilite el sueño preferido del momento: hacer tábula rasa, empezar de nuevo.

Sí: el borrón y cuenta nueva es tendencia. Al final no vino el querido apocalipsis a borrarlo todo. Y eso fue una desgracia, pues toca sin excusas asumir el pasado. Ese pasado, si bien está lleno de errores y horror, también contiene obras de arte bellísimas: Las treinta y una melodías que propone Tabula rasa.

Se recomienda leer este libro tal cómo se leerá el viernes: Primero acariciar el oído con la pieza musical. Después leer en voz alta, disfrutando el amoroso bien de las palabras y las notas.

sábado, 16 de febrero de 2013

22F / tabula rasa en la escuela superior de canto

fábula :: cómo conjugar febreros de 28 piezas por cabeza con 31 piezas de un rompe-cabezas confabulador

tabula tábulas
fabula fábulas
cava las cábalas 
cabal las cavas
tabula fídulas
tabú la fíbula
fabula febreros      con tabulas rasas


el viernes 22 de febrero a las 19 h, en la escuela superior de canto, ana martín puigpelat y yo hablaremos sobre los cimientos de la música y la poesía, de su emoción y leeremos algunos poemas.

presentará el acto la poeta maría antonia ortega y afinarán la densa palabra los músicos paco torrent (oboe) y olaya hernando (piano), que transcribirán cinco de las 31 piezas del libro.

lo que se inició como un juego loco de dos cabezas y 31 piezas ha tomado el cuerpo de un libro lógico. acompáñanos tú también en esta pseudo-locura de música y palabras, será una jornada musicolexicográfica....

ver evento en facebook

aquí os dejo un recordatorio. (entrada libre)



Programa


Ah mio cor (George Friedrich Häendel)
Gnossienne nº 1 (Erik Satie)
Aria Variaciones Goldberg (J.S. Bach)
Sonata 20 D959 Andantino
(Franz Schubert)
Hai lui (Pauline Viardot)

Piano. Olaya Hernando
Oboe. Paco Torrent



domingo, 27 de enero de 2013

otro hirst

hubo un tiempo en que detesté a damien hirst y así quedó reflejado en el libro tablas de carnicero. detesté a damien hirst en fotos como esta porque empujaron versos como estos (pág.62, tablas de carnicero, 2010) 


aquella vaca tenía la fuerza
de un gran barco encallado
en el océano enfermo de una vitrina
y ahora
ahora se extingue sola
suspendida dentro de ese cristal en equilibrio
pobre vaca ciega






o fotos como estas que empujaron estos otros (pág. 30)

la paz que venía de los ojos del buey-prado. el peso del amor que venía de la paz que venía de los ojos del buey-prado. el disparo que atraviesa el peso del amor que venía de la paz que venía de los ojos del  buey-prado. la apilada carne tras el disparo que atraviesa el peso del amor que venía de la paz que venía de los ojos del buey-prado. la mosca-novia que acribilla la apilada carne tras el disparo que atraviesa el peso del amor que venía de la paz que venía de los ojos del ahora buey-muerto

y lo detesté porque mercadeaba con la carne. porque su moneda de cambio era carne a cambio de un gran puñado de monedas, tantas que es el artista vivo más rico del mundo y lo que es aún peor, con la obra mejor pagada. detesté a damien hirst porque se vanagloriaba frente a sus obras muertas con cara de vivo satisfecho. porque fabricaba tiburones en formol que titulaba la imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo. porque encerraba vacas muertas en equilibrio en vitrinas lanzadas al aire. porque jugaba en vida con la muerte del más débil -sociedad actual-.

pero ya ven. la nueva obra de damien hirst (donada durante 20 años), polémica servida de nuevo, a mí me encanta. ha plantado al sur de inglaterra una bellísima escultura llamada verity pero que los lugareños tachan de "monstruosidad" y de obscena y grotesca.... para mí es una bellísima estatua de bronce de 20 m de altura, una mujer desnuda embarazada que porta en su porte dos caras, como dos caras tiene el mundo. verdad y justicia. pesa 25 toneladas y erige desde su altura el poder humano de la verdad y la justicia. el brazo del lado izquierdo porta una espada y el derecho muestra la parte humana, órganos vitales y parte del feto. y en su mano, la balanza. aquí los dos perfiles.

 
edgar degas

leo que hirst, el de los cuadros de mariposas y animales diseccionados, se ha inspirado en un cuadro de edgar degas, pequeña bailarina de 14 años, en el que respeta la  posición del pie, adelantado, en pie de guerra, en actitud heroica, en defensa de toda justicia  pierna derecha que forma una diagonal muy pronunciada respecto de la derecha, todo respetado por hirst en su verity. así que no consigo entender cómo conciben esta escultura de pornográfica, grotesta e inmoral, y degradante para las mujeres porque eso he leído. yo soy mujer y me ha encntado la mujer-hirst, muy a pesar mío dada mi aversión al británico.




en esta otra fotografía se puede ver cómo esconde en la derecha la balanza mientras la izquierda yergue la justicia....


domingo, 20 de enero de 2013

el taxus baccata de otxoa

este poetaxus que dio al mundo Julia Otxoa en un año dos mil cuatro (con dibujos de Ricardo Ugarte), bien podría definir la barbarie que nueve años después seguimos pisando en este des-sociabilizado paisaje –sociedad en barbecho que tanto horror siembra–. Otxoa tiene razón, la historia es un ser circular.

[asistiendo a la barbarie cotidiana, el instante tiene la turbulenta inseguridad de lo inestable y amenazador. En mi inexperiencia del horror futuro, me reconforta pensar que también a mis antepasados les tocó vivir un tiempo semejante. En su recuerdo me fortalezco. La Historia como ser circular, el presente como resistencia poética en la repetición] y es curioso cómo ese horror futuro antiguo, que fue el horror de sus/nuestros antepasados, sea ahora el horror presente. me da por pensar que el horror también es circular, incluso los instantes [al ser humano siempre le parece que inaugura la historia, cuando en realidad no hace sino repetirla].

Otxoa testifica en este libro aquella época. su escritura es lealtad a un idioma, pero sobre todo a la propia historia. es como si fuera la esposa fiel de la historia, la que coge el testigo para saltar de una época a otra en la rayuela de lo que está por llegar.

y leo: taxus baccata como símbolo verde intenso y profundo de lentitud lúcida y serena ante el devenir de la historia… lento y sabio te yergues en el tiempo--- esto lo graba Ricardo Ugarte en la primeras páginas del libro… lentitud lúcida y serena ante el devenir de la historia que nos aplasta y nos arrasa con la prisa de un tsunami…. Otxoa exige lentitud, conciencia siempre, consciencia en ese bosque imaginario que es circuito circular. circuito duro, crudo, con la carne al aire, pero con halos de esperanza que nos envuelven nos espesan. poemas-flecha intoxicados de verdades que una vez se hunden por golpe en la no-endurecida diana de los cuerpos, resulta imposible desflecharse.

su tejo en ese sotobosque es un árbol aislado, como aislado es el idioma que quiere serleerse [leer en otro idioma, leer en otro idioma, ser el otro, verme desde fuera] y su madera, fuego lento de morada [mi país, círculo de espantapájaros donde arder]. pero habría de enseñarnos cómo hacer hoguera para sobrevivir a la barbarie. estamos tan equivocados… nunca aprendimos a hacer fuego, nosotros, descuidados ciudadanos abandonados a la crueldad […dinastía de gallos decapitados tiñendo la hierba…], mientras la poeta, como hiciera un Hamlet con su madre, nos suicida nuestra peor parte. 

qué razón tiene Otxoa, qué dura y lenta razón tiene, nuestra tierra huele a formol y tiene fiebres altas, por eso… sus campanarios tocan limpiamente a fuego, los hospitales abren sus puertas, la ciudad entera huele a formol y cloroformo, y hay una luz ardiente en cada mosca posada con ávido rigor en las heridas…

altaotxoa, la súbita, la extranjera, la marg[e]nada, no de marginada, sino de margen, o sí, de acera menospreciada, de minoría para existir existiéndonos [escojo ser en el margen como única posibilidad de existencia], como si fuera ese tejo que se-crece-y-se-des-crece en las orillas, en las márgenes…, la expresiva elevada a la máxima expresión del lenguaje. la lengua carne. la carne deslenguada que enyegua. la siembramadre que mezcla conciencia propia con conciencia social, tiempo propio con tiempo propio de la historia. qué buen testigo de una época, unos años aquellos que definen el estado de sitio en el que nos vivimos hoy. una época que vivió para relatar esperanzada el mundo nuevo [cada día despierto en ti, país, como quien llega a un espejismo, y voceo toponimias para nombrarte...]

el arte es libre…. por eso en los dibujos ugartianos del libro he visto muchos rostros (además de perfiles), dolor en las facciones, sorpresa, serenidad también… ciudades destruidas y reconstruidas. fascinante los mundos del escultor Ricardo Ugarte. resalto el dibujo del poema [escojo ser en el margen como única posibilidad de existencia]. vi un perfil de mujer -que bien podría ser Otxoa- dibujado al filo de la hoja. deportada voluntariamente al margen, extranjera en ese vértice que a veces corta como hoja de cuchilla, tumbada con sereno rostro sobre las rocas quietas. hermosa la disposición las páginas de este libro, verso al norte-dibujo al sur, era como si los dibujos –la gran mano Ugarte– fueran red para amortiguar la caída de sus versos más acróbatas. 

Taxus baccata
Hiperion 2004

viernes, 11 de enero de 2013

viernes, 4 de enero de 2013

el instinto del agarre

subo a rascar cielos este poema aún inédito del libro tabula rasa (la garúa, ener-febr 2013). imposible no hacerlo tras leer esta sorprendente noticia mientras suena la música 

          [pieza 15]

mientras me agarraba con uñas al junco de tu pecho
me decías entre juegos de campana

por miedo a morir
nacemos con tres instintos
succión      agarre     y el reflejo a no caer
 

trinidad de estímulos que persiste tantos siglos después
en la cama de este hoy



Morir con un haiku en los labios

Cuando Joan me envió esta ordenada agrupación de haikus [365 haikus y un jisey] me atrajo la sola idea del concepto de jisey… Profundicé en su estructura y me entusiasmé. Todos sabemos que el haiku es una composición concisa pero bien intensa donde temas como la muerte o la naturaleza (elementos químicos que Joan domina para sus aleaciones) son motor y eje de la propia composición. Suele estar formado por tres versos de cinco siete y cinco 575 sílabas, y aunque muchas veces el poeta puede no regirse por estas leyes matemáticas, Joan lo ha hecho en sus 365 días/haikus…. en fin, que tras tanta exactitud me dio por restar esas 575 sílabas de los 365 días del año planteado, y en el día 210 resultante me encontré con la incipiente vida.

Siento un esbozo.
La buganvilla fiel
a cada paso.

Confieso también que la estructura “tan vital” de sus 365 haikus y un jisey me fascinó. Uno por cada día transcurrido, como si fueran páginas de un calendario lanzadas al aire una vez caducadas, vividas, des-vividas. Al final, más allá del último día, la despedida, el jisey, para volver a empezar. Un testamento tras una herencia de tres a tres versos como pequeños golpes de vida. Vida y muerte, filosofía japonesa.

Sabemos que un haiku resulta laborioso y su proceso de elaboración es muy detallado, pero una vez conseguido esto -y Joan lo consigue con creces- el resultado es de suma belleza, provocando todo un deleite en su contemplación. El ritmo y la sonoridad que acompañan a la liviandad hace de sus sílabas su propia esencia. He leído que en la cultura japonesa todos componen este legado, a veces a años luz de sus muertes otras incluso poco antes de morir. Como si fuera una prolongada esquela pero sin ese cariz triste que arrastra la ausencia. Tener conciencia de que esa voluntad se ha desarrollado o se está desarrollando, les da mucho sentido a su vida espiritual.

El cíclico Joan, gran poematizador de la naturaleza, sintoísta que ya dejó claro su amor en La montaña efímera, aquí vuelve a recuperar esos espíritus desde su lado filosófico más oriental. Desde su propio sotobosque. espacio arbóreo que aparece y reaparece en múltiples de sus anuales días.

Su título 365 haikus y un jisey me recordó aquella filosofía de Heráclito que encierra esa estructura global del todo permuta al instante, donde ningún día es igual a otro, ningún río tampoco, ni esas hojas de calendario caducas como las hojas de otoño… todo fluye, todo cambia, nada permanece (excepto el espíritu). No podemos bañarnos dos veces en el mismo río, ya que ni el río ni nosotros seríamos los mismos. El devenir es el Principio de Todas las Cosas y el devenir está regido por el logos, el cual de nuevo regula el devenir como una ley inmanente al mundo. Filosofía cíclica. Movimiento que retorna eternamente sobre sí mismo. Al terminar el gran año solar todo vuelve a comenzar y a repetirse (eterno retorno).

Eterno retorno, con esas dos palabras definiría la esencia de este libro. Todo un entendimiento del Universo a través de la metafísica y la física y al igual que el antiguo Heráclito de un cripticismo y oscurantismo no propios del haiku

Por otro lado, al leer este libro he sentido como si el transcurso de la vida que todos conocemos fuera a la inversa, como si comenzara en la muerte, le siguiera la sangre y la herida, como si la trayectoria fuera de la edad vetusta a la edad non nata pasando por la adolescencia del amor. Como si las estaciones fueran inversas al transcurrir que todos conocemos… como si los años fueron hacia el pasado en lugar de hacia un futuro incierto. Así Joan dibuja en círculos concéntricos el universo, su universo propio, una filofosía de vida…. Todo se inicia en un punto -transcurre y muere- para volver a iniciarse en ese mismo punto… el jisey es el hilo que tiende Joan para volver a comenzar… como si fuera una cremallera y sus dientes estuvieran llenos de vida. Extraños poemas que hacen de la propia rigidez toda una virtud.

Otro tema recurrente en Joan es la soledad, la soledad del viaje… y aquí, en este viaje al revés, se hace muy patente… un viaje desde lo perenne y lo pasajero.


Nació de la muerte un día 1

Un hombre ha muerto.
¿Lo acogerán sus raíces?
Luto en el aire.


365 haikus y un jisey
Joan de la Vega
Rúbrica Editorial, 2012
Comprar aquí