martes, 26 de febrero de 2013

para leer con las orejas

tabula rasa
revista tam tam press 
por isabel urueña


 El poemario Tabula rasa, escrito a medias por Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat, se presenta el día 22 de febrero (19 horas) en la Escuela de Canto de Madrid (calle San Bernardo 44) con una lectura de poemas y la intervención del dúo formado por Olaya Hernando (piano) y Paco Torrent (oboe). Bienvenido sea un libro bueno más a este mundo.

Son escritoras de producción estable (cerca de la decena de poemarios editados por cabeza –o por pluma–), de lo que se deduce una admirable disciplina de trabajo, esa que acerca la inspiración al papel por las buenas o por las malas. Algunos reconocimientos públicos también las avalan: el Premio de Poesía Ciudad de Tudela para Nuria Ruiz de Viñaspre, y el Premio Marina Romero de la Asociación de escritores y artistas españoles para Ana Martín Puigpelat, ambos en 2004.

Dos circunstancias hacen de este poemario un raro espécimen. La primera de ellas es que se trata de un libro a medias, nacido de un acuerdo entre las dos escritoras para realizar conjuntamente un mismo experimento creativo. La segunda circunstancia es la idea misma del experimento: asociar dos poemas (uno por autora, independientemente escritos) a una serie de obras musicales previamente consensuadas.

El lector, pues, se encuentra con treinta y una propuestas musicales (de fácil acceso por las redes todas ellas) seguidas de las dos diferentes resonancias suscitadas por cada pieza en quienes, para aumentar la impresión de voluntaria mezcla (que no disolución) de elementos distintos, no indican la autoría más que en un índice final.

En la selección de las obras musicales faltan muchos de los esenciales (no hay sitio para tantos), pero todos los que están lo son, o casi. Abarca la historia de la música occidental, del Medioevo en adelante, con una presencia significativa de composiciones del siglo XX.

El experimento responde a esta eterna pregunta: ¿qué se arma en nuestra cabeza cuando escuchamos música? (Añadiré, entre paréntesis, que los músicos tenemos una dificultad esencial al respecto: salvo algunas referencias muy obvias o autobiográficas, cuando oímos música solo “vemos” música: notas, estructuras, líneas, destellos y huecos de silencio.)

Las respuestas poéticas de Nuria Ruiz de Viñaspre y Ana Martín Puigpelat son sinceras, limpias de espurias intenciones pedagógicas o explicativas: derivas personales por sus mundos, a veces con referencias explícitas a la obra musical concreta (al autor, a la temática), otras total, libremente alejadas de ella.

Esto permite una doble lectura del poemario, y así lo recomiendo a quien se deje seducir: una primera, en silencio, a palo seco, paladeando los poemas por sí mismos; una segunda lectura, con más tiempo y un ordenador a mano, combinando la audición de las músicas con la aportación creativa de las autoras.