miércoles, 28 de diciembre de 2011

butes

qué es la música? el baile.
y qué es el baile?
el deseo de levantarse de modo irreprimible
.
butes, pag. 21. pascal quignard.

ayer terminé el libro de butes de pascal quignard.... si se puede dar por concluida una lectura así. y si hubiera tenido un mar cerca también habría saltado tras devorarlo. habría nadado y nadado hacia esas letras quignardianas -mis sirenas- que me hablan del origen. porque butes es el deseo, qué es la música originaria? el deseo de arrojarse al agua. butes es la sirena en sí mismo, el origen y el mordisco, pero como tal, es obviado que no olvidado. quignard dice: hay olvidados del recuerdo del mundo. hay que ceder un poco de agua pura, es decir, un poco de lengua, a los viejos nombres que ya no se pronuncian... la historia obvió a butes, y con él el sentido originario de la vida. no sabemos hacia dónde vamos porque no nos detenemos a recordar de dónde provenimos. y para butes venimos de la música. más que venir de la música, somos música. el salto de butes es un viaje de regresión a nuestro origen hasta llegar a esa célula musical y libelular que se formó en un vientre. es un retorno a la vida uterina, a la música que fuimos antes de nacer. a nuestro yo más incipiente. butes por ello, nos relativiza.

butes para mí es el héroe misterioso de este siglo. un héroe discreto en fuga, el disidente, como diría quignard. la viva imagen de la libertad. el contratodafilosofía. es la música. pero no solo la música del oído sino la música de todos los cuerpos arrojados. butes es des-pojarse. es re-conocimiento. butes es des-abrirse. es ese abrir las manos y soltarlo todo. soltar el yo. como una liberación del desconocido. abrir el cuerpo desnudado y soltar los remos. dejarlo todo suelto en el aire. dejarlo caer. butes, el argonauta que más que valiente fue latido. aquel que volvió al cuerpo animal, al primigenio. el anti-pragmático. el teórico. el que trascendió al salto tras escuchar aquel canto de sirenas mientras la tripulación de ulises y ulises mismo se mantuvieron impertérritos ante el episódico canto, cuando los unos enceraron su oído y el otro se amarró a un mástil.

es eso la vida? encerar nuestro oídos, cerrar los ojos y atarnos a un mástil para no sentir, para no dejarnos llevar? la música nos tienta con una tentación qe está por encima de nuestras fuerzas... hay algo que bulle dentro de nosotros. todos llevamos un butes que bulle y bulle dentro de nosotros. un butes que sencillamente escuchó la música y como el que escucha con corazón, se queda inerme a la incleméntica vida, porque la música inmoviliza, aunque también exalte en un salto o suavice otros nados. por eso butes me parece el ser más valiente y coherente y sensitivo. símbolo de inteligencia emocional y emotiva, tallado en piedra lávica en mi memoria tras leer a quignard. porque sintió, y otro yo actuó por él. porque fue música tan profundamente escuchada que fue música mientras nadaba hacia la isla de la muerte. a él le debemos la trascendencia de la música en nuestras modernizadas pieles. a él le debemos el grito. los vientres que llevaron música en las entrañas y bañaron fetos, qué pensaba antaño nuestra cabeza en el agua?... de pronto, lo antiguo se precipita. le debemos el porqué del origen. nuestro yo antiguo. el salto que a veces damos en nuestra pequeña hectárea para pasar de una baldosa a otra sin pensar en qué habrá allá en lo profundo. a él le debemos el no-miedo, porque como bien dice quignard, allí donde el pensamiento tiene miedo, la música piensa

y si lo pienso, en los momentos más complicados de la vida el ser humano se vuelve tan racional... tan prudente, ya se lo pregunta quignard: qué es la prudencia?.. pero butes fue todo corazón, nada razón (no de nado sino de nada). sin cabeza se lanzó de cabeza hacia ese mar en busca de aquella música escollada.... así que, si herederos de virtudes o defectos en el hoy nuestro, vinieran de más lejos -ya que todo viene siempre de más lejos-, la cobardía sería herencia de aquella carne odisea y el impulso y el empuje y el origen, herencia toda de butes....

no hay butes grabados en ánforas ni en cerámicas antiguas, enmudeció en el origen de su propio yo. solo trascendió un canto de sirenas y una tripulación que puso se puso a salvo de esa música. con prudencia, señores, con prudencia. hay liras órficas y ulises heroicos, hay capítulos enteros de sirenas y mástiles donde la trascendente muerte de butes no es ni rozada.

la mano de quignard, hijo de músico, es perfecta. la porción más pequeña de la/mi realidad está en este pequeño gran libro. hoy me pregunto quién naufragó en aquella cruzada, si butes con su arrojo, o ulises y su tripulación argonáutica, con su raciocinio y prudencia.

butes: volver a la condición originaria, es morir.

Tim Buckley - Song to the Siren



letra

CANTO A LA SIRENA

Mucho tiempo a flote en océanos sin barcos
intenté sonreir
hasta que tus ojos y dedos melodiosos
me llevaron con amor a tu isla.
Y tu cantabas: … Leer más
“navega hacia mí,
navega hacia mí
déjame envolverte
aquí estoy
aquí estoy
esperando a abrazarte”

¿soñé que soñabas conmigo?
¿fuiste liebre cuando yo era zorro?
Ahora mi imprudente barco se escora
roto y privado de amor contra tus rocas
Porque cantas: “no me toques, no me toques, vuelve mañana”
oh mi corazón, oh mi corazón se avergüenza de la pena.

Confuso como un recién nacido
agitado en la marea
¿debo quedarme entre el oleaje?
¿debo yacer con la muerte, amor?
Escuchame cantar:
nada hacia mí,
nada hacia mí,
dejame envolverte.
Aqui estoy, aquí estoy
esperando a abrazarte

*la primera foto la hice yo en la casa del libro, junto a otro deseado, tränstromer.
*la segunda foto de internet

3 comentarios:

Pau de Nut dijo...

DRAMATIS PERSONÆ:

ÉL: Lo interpreta una actriz disfrazada de hombre al estilo de las representaciones de grupos de aficionados: Traje tres tallas más grande, a rayas, corbata a juego, zapatos negros de cordones, muy elegantes, grandes bigotes pintados, monóculo, sombrero hongo y bastón. (¿Panza postiza?)

ELLA: Lo interpreta un actor. Vestido claro de verano, enaguas y corsé. Sombrero de cintas. Zapatos color crema, de tacón medio, Sus grandes pechos llaman la atención. Va sin afeitar, pero tampoco con barba.



(¯`·._.·ACTO PRIMERO, ÚNICO Y BREVE·._.·´¯)


(Medio instante antes de abrirse el telón, suena una música de fondo) [abrir con Ctrl + clic])

(Sobre una mesa de despacho. Junto a la mesa, una silla de lo más vulgar. Sobre la silla, el sombrero hongo y el bastón)

ÉL. —(Educadísimo, mientras se desata los cordones de los zapatos:) Salte usted primero, por favor.

ELLA. —No, por Dios, salte usted. (Encantadoramente sorprendida:) ¡Yo todavía pertenezco al joven cuerpo de bomberos!¹

ÉL. —(La mira de arriba a abajo. El monóculo se desprende de su ojo.) Bueno esté lo bueno. Muchas gracias señorita, saltaré yo primero y hasta dentro de un ratito. (Sale de sus zapatos, que quedan sobre la mesa. Salta y desaparece tras el mueble sin hacer ningún ruido. Sólo, de fondo, la música de violines.)

(ELLA agarra el bastón en una mano y el hongo en la otra.)

ELLA. —(Oteando por encima de la mesa hacia donde ha saltado ÉL:) ¡Caballero! ¡Se dejó usté olvidados su hongo y su bastón!

Él. —(Off. Lejos) ¡No se preocuuupeeeee...! ¡Ya no los necesiiitooooo...!

(ELLA mira el bastón y el hongo en sus manos y los deposita delicadamente sobre la silla. Desata las cintas de su sombrero y lo deja sobre el respaldo con gran cuidado y buen gusto. Después hurga en sus enormes pechos y saca de ellos, como por arte de magia, un conejito blanco y un puñado de trébol; Deja al conejo comiendo trébol sobre la mesa. Se deshace de sus zapatos y se arremanga falda y enaguas. Hace un corte de manga al respetable y salta con gran decisión desapareciendo tras la mesa. Mientras cae, oímos una carcajada como de cascabel y pompa de jabón, muy risueña, que se aleja hasta desaparecer de nuestros oídos.)

(Unos segundos de silencio: Ningún ruido. Nadie. Nada. Sólo la música de fondo con sus violines carrinclones.)

(Al cabo de unos instantes, ruidos uno tras otro y de forma ordenada: de gaviotas. La sirena de un barco. Una locomotora que pasa de derecha a izquierda. El patio de un colegio. Un tapón.)



FINIS



Feliz Butès nuevo cada mañana.


_____________________
¹: Como diría P.Casariego.

nuria dijo...

pau eres un crack!!!!!! avisa de visitas futuras a madrid...

nuria dijo...

ah la música preciosa... fíjate que veo ese primer y único y breve acto fácilmente