domingo, 30 de marzo de 2008

Peces

OCURRE sólo alguna vez
Pero cuando me dices
No importa tanto el qué como el cómo
Y cuando mis ojos miran que los miras
Siento a los peces avanzar vigorosos
Por el camino abierto de mis venas

©Nuria Ruiz de Viñaspre, La voz en tierra

10 comentarios:

Fernando Sarría dijo...

va aser que respirar es algo que todavía nos hace sentir la vida cuando en la sangre camnan las emociones..un abrazo.

alfaro dijo...

Qué precioso,
"...el camino abierto de mis venas"
sugiere muchas cosas para continuar el poema...

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

Fernando
Gracias por tu visita, diste en el clavo

Alfaro
A veces en la sugerencia está la clave. Me alegro que la veas

Domadora de Elefantes dijo...

Los peces que nadan en tu poesía son vida, amor y deseo. En varios poemas míos hay peces también. "Tango en el Haddock" tiene uno versos que dicen: "parece que los peces, sin embargo, se han puesto de tu parte. Veo cómo uno salta de tu vaso a mi copa"...

Te regalo otro poema

Vengo a entregarte
frágiles mis ojos,

los de abrigar inviernos
desde la madrugada que nos talló en la piedra.

He vuelto para dártelos de lluvia,
bautismo de los pobres
que redime el color de la amapola.

Así podré marcharme
indultada de sal,
con alas más ligeras y más firmes.

Y tú no estarás solo.
Sabrás que soy feliz si bajo el agua
sonríen como peces satisfechos.

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

Es precioso tu regalo idultado de sal, Gracia.
Mil gracias por acercar tus salados peces a los míos, vigorosos.

Batania dijo...

Bellísimo. Entiendo que es primero la palabra, una palabra ética, y luego la mirada, que lleva ya su parte de la palabra primera y por tanto se funde con ella, las que desencadenan los peces.

Gracias.

Batania.

Ana María Espinosa dijo...

Nuria:

Me quedo con este poema
¿Me lo prestas para mi blog?
Me encantan los peces.

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

Es todo tuyo. Gracias Ana

Ana Espinosa dijo...

Nuria:

Me gustaría enviarte un correo
(sobre este poema, que ya he colgado en mi blog) pero no encuentro tu gmail en tu página.
Dejámelo en un comentario en mi blog (no lo publico), ok.

Antiqva dijo...

Bellisimo poema. Que maravillosa sensacion la de sentir a los peces avanzando gozosos por los caminos de nuestras venas... Aun cuando solo sea alguna que otra vez.

Un saludo en la distancia