sábado, 15 de marzo de 2008

El paseo

Un poema de Ángel González, para SAM que le dure justo dos días. Dos días en los que me he ido más allá del límite radiante de su mundo.

Me basta así

Si yo fuera Dios
y tuviese el secreto,
haría
un ser exacto a ti;
lo probaría
(a la manera de los panaderos
cuando prueban el pan, es decir:
con la boca),
y si ese sabor fuese
igual al tuyo, o sea
tu mismo olor, y tu manera
de sonreír,
y de guardar silencio,
y de estrechar mi mano estrictamente,
y de besarnos sin hacernos daño
-de esto sí estoy seguro: pongo
tanta atención cuando te beso;
entonces,
si yo fuese Dios,
podría repetirte y repetirte,
siempre la misma y siempre diferente,
sin cansarme jamás del juego idéntico,
sin desdeñar tampoco la que fuiste
por la que ibas a ser dentro de nada;
ya no sé si me explico, pero quiero
aclarar que si yo fuese
Dios, haría
lo posible por ser Ángel González
para quererte tal como te quiero,
para aguardar con calma
a que te crees tú misma cada día,
a que sorprendas todas las mañanas
la luz recién nacida con tu propia
luz, y corras
la cortina impalpable que separa
el sueño de la vida,
resucitándome con tu palabra,
Lázaro alegre,
yo,
mojado todavía
de sombras y pereza,
sorprendido y absorto
en la contemplación de todo aquello
que, en unión de mí mismo,
recuperas y salvas, mueves, dejas
abandonado cuando -luego- callas...
(Escucho tu silencio.
Oigo
constelaciones: existes.
Creo en ti.
Eres.
Me basta.

*Marc Chagall. El paseo, 1917

9 comentarios:

Domadora de Elefantes dijo...

Chagall y Ángel González, curiosa combinación. A los dos les admiro.
Este poema es uno de sus más conocidos y uno de los que me gustan porque habla precisamente de la vida con similitudes culinarias. Me parece que es perfecto para SAM, si es, como creo, la Esencia de la Bergamota.
Hay otro poema de Ángel González que empieza diciendo “Meriendo algunas tardes / no todas tienen pulpa comestible”. Me gustó tanto la primera vez que lo leí que tomé esos versos como cita para un poema de vuelta que le dediqué en mi primer libro. Una vez que estuvo en Guadalajara, hace (creo) dos años, le regalé el libro y sonrió ampliamente cuando leyó mi pequeño balbuceo poético basado en su contundencia de maestro. Fue para mí un gran premio.

Amor dijo...

una gozada de poema, nuria, un beso enorme

santi

Domadora de Elefantes dijo...

Nuria, veo que a ti también te están entrando virus al blog. Cuidado. Yo he activado la confirmación de palabra clave para los comentarios.

tournesols dijo...

esta poesía la tengo escrita en las paredes de mi dormitorio.
redescubrí al señor gonzález hace poco y no puedo desengancharme de él.

"Eres. Me basta"

*

lamari dijo...

con esas palabras hasta yo también te echaré de menos.

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

Gracia, sí, una combinacion extraña pero necesaria. Y sí, SAM es quien tú crees. Ay, no sabes cómo envidio tu encuentro con González, era tan abrazable… Y gracias por el aviso del virus, también habilitaré lo de la confirmación de palabra… Habilitar la palabra, qué potitooo, bueno, puede que lo deje para mañana, como decía Scarlett.. acabo de eliminar otro, madre mía, esto es un no parar…
Ya eliminé esas entradas

Lamari, no me llores, please, que ya estoy aquí…… ah, la última entrada te la dedico, eso te pasa por echarme de menos, jeje, digamos que surgió de tu síndrome de princesas

Gracias, amor, por tus palabras. Qué botita frase tb

Tournesols, nadie que le haya conocido o le haya leído ha podido zafarse jamás de él y del rastro que ha dejado

Luciérnaga dijo...

oh oh! después de este poema ya no hay duda, te enlazo!

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

hago lo mismo contigo, qué rápida eres, coleóptero