lunes, 26 de mayo de 2008

Piensa, siente

Piensa el sentimiento, siente el pensamiento;
que tus cantos tengan nidos en la tierra,
y que cuando en vuelo a los cielos suban
tras las nubes no se pierdan.

Peso necesitan, en las alas peso,
la columna de humo se disipa entera,
algo que no es música es la poesía,
lo pesado sólo queda.

Lo pensado es, no lo dudes, lo sentido.
¿Sentimiento puro? Quien ello crea,
de la fuente del sentir nunca ha llegado
a la viva y honda vena.

(Unamuno)

8 comentarios:

Bel dijo...

Muy bueno, Nuria. También hay que recordar a nuestros clásicos. Contienen muchas maravillas que a veces olvidamos. Me ha recordado (aunque él hable de amor) al de Salinas que termina:
"Busca pesos,
los más hondos, en ti, que ellos te arrastren
a ese gran centro donde yo te espero.
Amor total, quererse como masas."

Camille Stein dijo...

se piensa sobre lo sentido...

y ahora pienso en el sabor agradable que sentí al leerte... y que siento

un beso

Domadora de Elefantes dijo...

Me gusta más el Unamuno narrador que el poeta, pero tiene razón en una cosa: los cantos han de tener nidos en la tierra.
Sin embargo yo creo en el humo y las alas no pueden tener lastre si uno quiere volar alto. El peso de un poema, eso sí, ha de estar en su memorabilidad.

Marta Sepúlveda Góngora dijo...

Hola Nuria, acá a devolverte la visita, me gusta tu blog.
Visitame en mi otro blog, allá te espero.
http://lacomunidad.elpais.com/msepulveda33/posts
Un abrazo bien colombiano, o sea, con todos los huesos

Marta Sepúlveda Góngora dijo...

Hola Nuria, acá a devolverte la visita, me gusta tu blog.
Visitame en mi otro blog, allá te espero.
http://lacomunidad.elpais.com/msepulveda33/posts
Un abrazo bien colombiano, o sea, con todos los huesos

Ana Belio dijo...

Nuria, mil gracias por tu visita y opinión en mi blog.

Es un honor tu lectura.

Saludos.

Nuria dijo...

Isabel
Precioso el Salinas que nos traes, aunque hable del amor, qué más da

Camille
Tu nombre parece un matrimonio de las damas de las Camelias con la admirada Gertrude Stein

Gracia
Yo también me quedo con Unamuno narrador pero este poema me gusta mucho. Y en cuanto a las alas, es como todo, y si piensas lo sentido como diría nuestro Unamuno, cuanta más alto subas más dura será la caída no?

Marta y Ana
Marta llegué a ti por el descubrimiento de Lauren, encantadora, por cierto, así que se lo agradezco. Visitaré tu nuevo espacio y Ana, llegue por militeraturas, hablaste del silencio y yo estos días me silencio

Anónimo dijo...

Por qué caer. Se puede subir o bajar o estar sin más. Si le preguntas a un pasajero de una nave espacial, qué hace, ¿sube o baja?, simplemente está.No se necesitan alas -en sentido físico- para volar. Yo peso más de 100 kgs. y vuelo casi todo el día, tanto que a veces me preguntan, ¿oye dónde estás?.
Quizás para pensar necesitemos otro tipo de alas, que solamente se dan en el espíritu.
Un beso.
Rafa.