sábado, 17 de mayo de 2008

Aniversario del Rascacielos

Soy una desmemoriada. Casi se me olvida el 1 cumpleaños de este Rascacielos. Hace dos días que ya tiene un año, que es lo mismo que decir que tiene un año y dos días. Me da por pensar si hay algo de Tauro en su carácter. Aún es joven, lo sé, pero si no le homenajeo hoy, dos días después de su nacimiento, pueda que se vuelva ingrato y censure a mis manos esta ventana por la que se suicidan casi a diario. Estas fechas lo he recordado. Quizá le diga a S. que le haga una tarta y clave una pequeña vela dejando en su centro su edad temprana. Hay tanto de S. en aquellas letras. Hay tanto siempre... De hecho bauticé a este espacio como Rascacielos en homenaje al cielo de las bocas. A los paladares astillados del mundo, a las grietas, las roturas, a sabores nuevos, a los dulces. Es cierto que hoy confluyen en esa palabra muchos otros significados. Ayer se lo comentaba. San Isidro me lo recordó. Sus actos me lo recordaron. Sus actuaciones en los enclaves más bonitos de Madrid trajeron a mi mente esta fecha. Un 15 de mayo de hace un año me lancé a iniciar en palabras esta larga andadura que más tarde iría conformando este Rascacielos, revistiéndolo de palabras, pensamientos, música y poesía. En definitiva, una pequeña porción de lo que es día a día mi vida, mi vida a solas conmigo misma, con mis mundos paralelos. Con la literatura barata de mis manos que me llevan a otra literatura de lujo más brillante, y mi vida maravillosamente real con S. Aquí me consiento alegrías, lágrimas, risas, denuncias, aquí describo mis parques, enseño mi música, siempre mi música, y le dedico más letras, siempre más letras. Así que le felicito, claro que le felicito, por consentirme todo eso en un puñado de palabras. Por ir permaneciendo, sobreviviendo a merced de estas manos que le van alimentando... y seguir fiel a ese primer destino. Aquellas primeras entradas eran infamemente escuetas como escuetos sus comentarios, pero qué más da eso, ahora son infamemente extensas, pero lo importante a mis ojos es que me he mantenido fiel a su estética y contenido, a pesar de haber pasado días más escépticos o días en los que me aventuraba a algún cambio en su vestimenta. En un año pueden pasar tantas cosas como ninguna. A mí por ejemplo se me ha muerto un libro en mis manos, mi gato ha crecido en diámetro, por lo que la edad también le va besando ese lomo cada vez más alejado de la juventud con la que lo encontré. Mi "Voz en tierra" va sumándose versos que no tienen ningún otro destino que mis manos. Porque a veces pienso que mis letras ya no tienen ningún destino. Pêro eso no me importa. Me han crecido las plantas. Me han crecido ramas en los brazos. He descubierto nuevos parques, hemos adoptado recientemente una silla que nos convive. Me he drogado con poesía. Revestida de mil formas. Aún hoy sigo haciéndolo porque es el alimento de mi alma. Y sin ello soy nada. Las estanterías se han llenado de libros nuevos que siempre son hallazgos y que coloco hasta en muebles que nada tienen de estanterías. S. dispone sus libros de pastelería y cocina a modo de collage sobre un frigorífico que no es más que una pequeña extensión de ese estante ya repleto. Pinta en el marco de un espejo un largo verso mío que nos inmortaliza. También mi cuerpo tiene ese año de más a sus espaldas. Mis pensamientos son más viejos. Se reafirma mi convivencia con S. mientras los días se asientan entre risas y palabras. Todo ha transcurrido en su justa medida, en un año. He conocido pocas caras nuevas pero las me han alcanzado probablemente sean inolvidables en importancia, he descubierto igualmente nuevas letras... Casi soy testigo de una ruptura que confío que el tiempo arregle. He conocido a Juan Gelman...
En fin, que ese 15 de mayo de hace un año, mis primeras palabras en este pequeño jardín fueron homenaje al Ballet de El lago de los cisnes, esuchado y disfrutado junto a S. que también permanece a mi lado, en el estanque de el Retiro. Debió de gustarme la experiencia de escribir en él mis primeras letras ya que ese mismo día lancé otra entrada que hablaba de Shostakovich y de su Waltz nº 2, donde dejé mi primer descubrimiento de que junto a Ligeti y otros contemporáneos igual de idealizados, compusieron la banda sonora de la película Eyes Wide Shut. Esta ventana me obliga. Me anima a seguir escribiendo en cierto sentido para mí misma pero también a seguir descubriendo. Y así, hasta hoy, indagando conjunciones de palabras y pequeños descubrimientos desde la altura de este Rascacielos, mi ventana al mundo. Espero seguir, si el tiempo me lo permite y no se mueren mis ganas.

18 comentarios:

Hugo Izarra dijo...

No puedes quejarte.
No puedes dejar de escribir.
Feliz aniversario, pequeña.

SONIA FIDES dijo...

Nuria que las palabras interesantes cumplan años es siempre un fabulosa noticia.

Un abrazo y enhorabuena.

Shangri-la dijo...

¡Felicidades!

Bel dijo...

Nuria,
¡Muchas felicidades!
(¿he leído en el texto algún disparate, algo que dices de que tu literatura es barata?)
Que siga el rascacielos, que siga tu poesía y que siga tu vida, la que tienes ahora, que, entiendo, es la que deseas.
Un abrazo.

Lula May dijo...

Un abrazo y muchas felicidades, preciosa.

Con todo mi cariño,
Lula.

Rafa dijo...

Un año en literatura es un mundo entero.¡¡¡¡FELICIDADES¡¡¡¡ Pastelitos y cava par brindar, Sonia que haga la masa y yo brindo por ese obrador maravilloso de dulces y palabras creadoras de sueños.
Enhora buena.
Rafa.

Olvido dijo...

Por falta de tiempo, por despiste o nosequé, no te había prestado la atención que mereces. Me gusta mucho como escribes y desde hoy andaré, unas veces silenciosa y otras no, entre ese paladar que araña tantas letras, tan sencillas como sentidas. Es un placer. Muchísimas felicidades. Espero no te canses de compartir tus letras, como bien dices (y gracias por recordármelo), esta ventana obliga y anima a seguir escribiendo.
Voy a seguir ahora husmeando entre tus letras.
Un abrazo y buen día

Nuria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nuria dijo...

Hugo
El día que deje de hacerlo probablemente será porque me falta el aire, y viceversa.

Sonia
Gracias

Shangri-la
Te visito constantemente porque adoro a la Lispector y vuestra página es todo un homenaje a ella. Gracias por ello.

Isabel
He leído en tu blog que te pausas. No tardes en volver.

Lula
Gracias también a ti Lula, que tienes nombre de mariposa.

Rafa
Tú eres una de esas personas que a pesar de que aún no te he puesto cara, cosa que espero no se posponga mucho, cuento con la mano que ha entrado este año en mis manos. Gracias por tus palabras, siempre necesarias para mí y por tu brindis.
Le diré a S. lo que propones.

Olvido
Quizá haya sido también por tu nombre, que tanto encierra. Olvido. Bueno, dejémoslo en despiste. A mí me ocurrió algo parecido. Hoy creí que eras nueva pero descubrí que ya te conocía gracias a Lispector. Te seguiré, claro.

alfaro dijo...

Felicidades, por este año de tu rascacielos.
el destino..., quién sabe...a dónde nos llevan los pasos y las letras, si viviéramos sabiéndolo todo...
Un abrazo.

samsa777 dijo...

Muchas felicidades. Como has podido comprobar, esto de las bitácoras se asemeja a las montañas rusas... pero en general, la experiencia siempre vale la pena.

Que cumplas muchos más.

Abrazos

...antidoto esencial dijo...

Suelo pasear por tu blog de vez en cuando. Y hoy es especialmente agradable, porque veo a alguien feliz describiendo un año pasado con ilusión. Eso me congratula y, según como, delata mi humanidad con una punzada de celos. ;)
Felicidades.

Antonio Serrano Cueto dijo...

Feliz Cumpleblog. Lo he visitado poco, pero me propongo venir más desde mis Silenos en este segundo año blogorioso.

Sonia Betancort dijo...

Felicidades!!!! respondiendo a tu pregunta, hasta el 7 de junio. abrazos

Domadora de Elefantes dijo...

FELICIDADES. Cómo agradezco a Shostakovich que uniera nuestros pasos. Ayer estuve ausente porque mi cuerpo se negó a dar un paso más si no paraba a tomar aire. Mi agenda se ha vaciado, de momento, pero aventuro nuevas intervenciones pronto. Quiero escribir y escribirte como tú nos escribes desde hace un año (yo me enganché a tus palabras hace algo menos, pero siento que fue hace mucho más... curiosa paradoja ¡sólo un año!) quiero agradecerte esa literatura para nada barata y que nos dejes abierto un resquicio a tu vida por el que se cuelan los olores de esa dulce cocina de S., los maullidos de P. y la luz que rompe tu mirada cada vez que te enfrentas a algo que hace que te desbordes como un libro sin freno. Gracias. Gracias por un año de adjetivos y verbos que parece un siglo porque me resulta difícil concebir bitácora más fiel con sus lectores. Gracias por regalarte verde y sin fisuras en un caleidoscopio que une música y arte y sentimiento. Gracias y felicidades.

Sintagma in Blue dijo...

Felicidades! Y sigue adelante para nuestro deleite.

Besos in blue

tournesols dijo...

feliz feliz aniversario bonita :)

http://i29.tinypic.com/22b4e8.jpg

Nuria dijo...

gracias gracias y gracias