viernes, 9 de mayo de 2008

Cuanto puedas

Y si no consigues hacer tu vida como quieres
intenta por lo menos esto
en cuanto puedas: no vayas a ensuciarla
al frecuente contacto de la gente,
con charlas y negocios por doquiera.

No vayas a ensuciarla con llevarla,
con volverla a menudo y exponerla
a la vulgar locura cotidiana
de tanta relación y compañía
para que se convierta en una extraña intrusa.

Constantino Cavafis

Reseña biográfica (de http://amediavoz.com/cavafy.htm)

Poeta griego nacido en Alejandría, Egipto, en 1863.
A los siete años de edad, a raíz de la muerte de su padre, quien había perdido una inmensa fortuna, su madre se trasladó con la familia a Liverpool donde el poeta estudió hasta los dieciséis años, escribió sus primeros poemas, convirtió el inglés en su segunda lengua y se familiarizó con los escritos de Wilde, Shakespeare, Browning y otros escritores de la época.
Es el poeta más importante de Grecia en el siglo XX, y uno de los líricos más influyentes de la poesía moderna. Su poemas son generalmente concisos, y van desde íntimas evocaciones de figuras literarias y de ambientes referentes a la cultura griega, hasta el carácter moral, los placeres sensuales, la homosexualidad y la nostalgia.
Su obra, "Poemas canónicos", sólo fue publicada después de su muerte, ocurrida en Alejandría en 1933 a la edad de setenta años.

4 comentarios:

Bel dijo...

Querida Nuria,
¡Qué poema tan bien elegido para recordarlo en ciertos momentos (que se dan con demasiada frecuencia) en que el ruido es demasiado!
Hacía tiempo que no leía a Kavafis. No recordaba lo preciso que es en su aparente sencillez.

Viktor Gómez dijo...

A la vista está que el mundo lleva un rumbo equivocado y que el poeta, una vez más es no solo el crónista de su tiempo sino un elegiaco profeta.

Qué bueno, Kavafis.

Gracias por abrir un itinerario posible hacia la felicidad.

Un beset

Viktor

Rafa dijo...

Pienso que Cavafis transporta y transmite en sus versos toda la tragedia griega al mismo tiempo que la prepotencia del Peloponeso. La belleza griega rezuma y se impone. Es verdad que yo no puedo leer el inglés con la soltura de interpretar la poesía, pero el griego no me es del todo desconocido, como para vislumbrar el orgullo de pertenecer a la humanidad escogida por los héroes griegos.
De todas formas, qué poquito leemos a los "dioses".
Gracias por recordarnos que lancemos las antenas más lejos de nuestros mares.
Un saludo.

Nuria dijo...

Isabel
Si elegimos a Kavafis, siempre hacemos una buena elección, cualquier letra de su antiquísima mano tiene su por qué en este otro lado del mundo, más moderno. Qué bien arrastrarle hasta aquí, siempre.

Víktor
Elegiaco profeta. Tú lo has dicho en dos palabras. Y a los profetas, se les sigue.

Rafa
Siempre tus palabras equilibran y rellenan los huecos que yo me dejo inconscientemente. Siempre te leo, quiero decir, te escucho.