miércoles, 7 de mayo de 2008

El Alma que se llevó a Mahler

"The sea has many voices, many / gods and many voices" (T. S. Eliot). La música de Gustav Mahler, como el mar, posee muchas voces. Muchas voces y muchos dioses. En la obra mahleriana se descubre un panteón de compleja polifonía. Entretejida con la voz de los dioses se oye también -en sus principales registros- la voz de nuestra vulnerable condición.

Aquí os dejo un maravilloso y triste Auferstehungs de la Symphonie 2 dirigido por el también admirado Pierre Boulez.



Una de las voces más características de Mahler que prevalece sobre cualquier otra en esta composición, la sinfonía segunda es una voz creyente sobre todo, una voz quebrada y vulnerable. Yo adoro a Mahler. Influenciado por Beethoven y Brahms y como no, por Richard Wagner y Anton Bruckner. Para mí, solía decir, "componer una sinfonía equivale a un acto de creación del mundo". Su Das Lied von der Erde (Canto de la Tierra) es maravilloso también.
Las sinfonías de Mahler constituyen todo un viaje psicológico, y siempre en forma de batalla titánica entre el optimismo y la desesperación. Esta mezcla de alegría y desesperación, cuyo origen son tristes recuerdos de infancia, fue identificada por Sigmund Freud como la faceta central del carácter del compositor. Sin embargo, todas las sinfonías, excepto creo que la nº 6, finalizan en un ambiente de alegría o al menos de serena aceptación o resginación. Su música transmite en último término una mezcla de vulnerabilidad humana y consumada musicalidad.

Por el otro lado, Alma siempre estuvo condenada a un goce ignorado, reducida constantemente a una apagado deseo de vivir, supeditada al éxito de su marido, por lo que decidió que su juventud había terminado y escribió en su diario: Nada ha fructificado en mí: ni mi belleza, ni mi espíritu, ni mi talento. La resignación de Alma, su sensación de que su marido, Gustav, concentrado en su propia vida, simplemente la ignoraba, fue conmovida por la enfermedad de su hija que a los cinco años murió de difteria. Gustav Mahler, durante el tiempo que duró la enfermedad, escapaba ya que se sentía incapaz de soportar el sufrimiento de su hija. En el dolor de Alma se erigía para él la fantasmagoría de sus ocho hermanos muertos y la tristeza de su madre, que, como homenaje póstumo, tradujo en Kindertotenlieder, Canciones a la muerte de los niños. Dijo de ellas: No me gusta tener que escribirlas y no me gusta que el mundo tenga que oírlas algún día, ¡son tan tristes!. Ay, querido Gustav... no pudiste con tantas tiranas infidelidades de tu Alma..-. que, celosa de tu éxito, nunca te perdonó. Dicen de ella que quería ser considerada la única, era muy egocéntrica. Coleccionista de hombres geniales, consiguió así inmortalizarse siendo musa de ellos. Gran aficionada a la música, Alma utilizaba su belleza y su magnetismo para eclipsar al hombre que le interesaba; "y le interesaron muchos".

La última carta
Un fragmento de la última carta de Mahler a su mujer, Alma, escrita en 1910 (el músico moriría un día lluvioso de mayo de 1911): "Si no está a mi lado, al menos tengo que poder pensar en ella o escribirle. Almita... Si entonces me hubieras dejado me habría apagado como una antorcha que se queda sin oxígeno. ¿Cuándo vienes, corazón mío? ¿Y cómo estáis todas? [...] Tú sabes que soy fundamentalmente un colegial, pero una parte de padre de familia y de esposo, o como tú quieras denominarlo, ha pervivido en mí, ¡y quiere saber cómo están físicamente mi amada y mis amores! [...] A las cuatro tengo el segundo ensayo. ¡Cuánto te echo de menos, cuánto, cuánto!. Siempre tuyo, Gustav.

6 comentarios:

Bel dijo...

Mahler para mí está asociado para siempre a "Muerte en Venecia".
Gracias por el recuerdo, Nuria.

Domadora de Elefantes dijo...

Desconocía todos estos datos acerca de la vida de Mahler y me encanta que de nuevo ilumines mi ignorancia con la luz de tus palabras. Sí había escuchado que Alma era hermosa y no fue feliz. Aunque dices que fue egocéntrica luego añades que coleccionaba genios, pero imagino que no es nada fácil convivir con un genio. Muchas mujeres en la sombra lo han sufrido durante siglos; algunas han pasado a la historia y otras no. Ahora también algunos han asumido el papel de ser respaldo amoroso y anónimo de mujeres geniales, pero a mi juicio ellos tienen menos capacidad de resignación o, simplemente, los tiempos han cambiado. Las mujeres ahora tampoco admiten tan fácilmente la anulación, por muy genial que sea su pareja.
En fin, sobre todo me encanta la música.

beatus_ille dijo...

buenas y bonitas palabras!!!
ya me gusta mahler!!!
besos

samsa777 dijo...

Estremecedor. Muy hermoso.

Ana Espinosa dijo...

Sensacional Nuria.
La música y la historia.
¡Cuántas tristezas arrastra la historia!.

Nuria dijo...

Isabel
Maravillosa película sin duda. No me cansaría nunca de verla y de escucharla.

Gracia
Tú nos iluminas con otra luz pero que también alimenta. Me encanta que te encante la música. La música es tan tan importante en la vida, a veces creo que no somos conscientes de lo que nos aporta...

Sonia y Samsa777
Mahler es apasionantemente triste

Ana
La historia siempre arrastra. Nos arrastra y el mamífero de la tristeza que se nos instala tiene tal protagonismo es esta otra “historia”...