lunes, 6 de abril de 2009

La Liddell, la mujer L

A estas alturas ya todos conocemos a la mujer L, a la que bautizo L de tanta L que la circunda. La LiddeLL. La mujer LLanto. La mujer barro. La mujer Lodo. La mujer Lobo. La pornógrafa del aLma. La actriz en vida. La consecuente. La consecuencia. La mujer del vómito bordeando el precipicio. El precipicio mismamente. La que enseña al mundo lo que todos llevamos dentro, La que habla de aquel "prohibido hablar de esto". La que habla lo que otros caLLan. La mujer-rodiLLa ensangrentada. La mujer-rodilla en sangre sentada. La de la costiLLa agujereada. La mujer-cuchiLLa. La impúdica de las penas. La mujer-denuncia. La in-agotable. La mujer-hoteL. La mujer Bach a cuestas. La oscura. La más oscura. La clarividente. La que cava. La cabal. La cuerda. La clavicordio. La clave. La del perro muerto incrustado en su pecho (esto es un verso mío antiguo, aportación propia que actualizo para ella, ya que a mis ojos le va como anillo al dedo, quise decir como el hueso al perro). La que nos arranca otros animales muertos incrustados en nuestros pechos y nos los presenta para poder mirarnos desde esa sima. La escritora. La melómana. La Lánguida pero también la de la cólera negra. La autobiográfica. La biógrafa del Mundo. Eso. La mujer L. La mujer Lúcida en el doLor... La Líder. La Lied. La Lorca. La Loca más querida. Estos días ha llevado su sangre y sus cartas de ANFAEGTELSE a Bilbao. Yo no he podido ir pero la vi aquí, en este Madrid poluto, aunque en una noche blanca. Para todo aquel que odie sentir la indiferencia y quiera conocer aquellos perros muertos que todos llevamos dentro, es imprescindible.


COMPAÑÍA ATRA BILIS
--------------------------------------------------------------------------------
ANFAEGTELSE es la palabra danesa que significa estar en peligro, o angustia. Cuando amamos entramos en guerra, es decir, entramos en ANFAEGTELSE. Cada uno de nosotros será grande dependiendo de aquel con quien batalló, y dependiendo del nivel de ANFAEGTELSE. Y los guerreros antiguos luchaban en silencio, con la espada en una mano y lágrimas en el rostro. Eso les hacía nobles. Lancelot camina, y sólo le vemos la espalda, es la posición más vulnerable, la más propicia para ser vencido.

ANFAEGTELSE es una obra de: Angélica Liddell
Con la colaboración de: Pau de Nut al violonchelo
VÍDEO: idea original y edición de Angélica Liddell
Realización del vídeo Gumersindo Puche
ILUMINACIÓN: Eduardo Vizuete
MÚSICA: J.S. Bach, y la nana “Mareta, mareta”
PRODUCCIÓN: Gumersindo Puche
Textos del video: Angélica y Kierkeegard
Las cartas son de David Fernández.

Esta obra ha sido producida por “La noche en blanco” Madrid (2008).Gracias al festival CITEMOR de Montemor O’Velho. Gracias a DT por la inmensa ayuda. Gracias a mi padre por prestarme su uniforme y su medalla



Kindertotenlieder (Mahler), por Kathleen Ferrier
Canción: Nun will die Sonn so hell aufgehn



** las tres primeras fotos son cortesía de Gumersindo, Sindo, la cuarta es la última actuación en La Fundición de Bilbao.

2 comentarios:

alf ölson dijo...

La Lidell es la rehostia en Pan vivo.

La pequeña Delirio dijo...

Qué bello, la mujer L... me ablanda... :)