miércoles, 25 de junio de 2008

Diálogo de mujeres

DOS mujeres de edad distinta en un mismo lecho
Con la muerte regia de boca en boca
La una con voz suave
Decía que sin la muerte la vida no existiría
La otra temerosa, de esa boca amiga recelaba
De repente se hizo un silencio
Y la muerte le dijo al miedo
-Te toca mover ficha-
Amanecieron abrazadas bajo un cielo rojo
El pecho de la más joven
Escrutaba las sabias curvas de la espalda compañera
Parecían enormes fetos durmientes
En algún añejo y materno vientre
El miedo se colgó por detrás de sus ojos

6 comentarios:

Camille Stein dijo...

mientras se mueve ficha en el tablero, ajedrez de vida y muerte, el abrazo espanta los miedos... tan primitivos miedos al azar de las muertes y del paso de los tiempos

abrazo: atisbo de inmortalidad en las fracturas de la noche

un beso

alfaro dijo...

Sí en algún añejo vientre, juntos la muerte y el miedo, siempre tan unidos.
Un abrazo.

Bel dijo...

No citas al autor, así que entiendo que el poema es tuyo. Me ha impresionado, Nuria. Insólito y conmovedor.

tournesols dijo...

He vuelto, me pongo al día todo lo rápido que pueda...

Besos Nurita :)*

Nuria dijo...

Camille
...atisbo de inmortalidad en las fracturas de la noche. Bella concepción la tuya

Isabel
Sí, es mío, es antiguo como la noche, pero mío.

Laura
Qué bien de nuevo por aquí. Bienvenida

Domadora de Elefantes dijo...

Antiguo como la noche y nuevo para nosotros como una verdad recién amanecida. Qué hermoso ¿Poema o micro-relato? A veces los límites están difusos. A mí me sirve como ambas cosas y, en todo caso, me gusta mucho.