jueves, 12 de junio de 2008

La excusa de Lauren Mendinueta

Ayer, dos horas después de que una enorme tormenta ahuyentara a los gatos que se acercan al jardín para entablar diálogos con P., y de calmar unas inesperadas pero emotivas lágrimas de S., salimos de viaje. Nos alejamos tan sólo unos cuantos kilómetros por esta urbe mojada y cuya humedad trepaba por nuestros tobillos, aún guarecidos por el frío. Estuvimos en una lectura en Los Diablos Azules, magnífico rincón en la calle Apodaca, que tantos recuerdos me trae ya por el bar que se sitúa enfrente, El Bandido doblemente armado. Ya sabéis que no soy mucho de ir a estos encuentros aunque siempre que me acerco acabo por reinventarme a mí misma y negando lo que siempre he defendido, el silencio. Así que son estas veces las que le digo a S. que tire de mí, que me obligue a acompañarla. Que se invente una inexcusable razón por la que ella sí quiere ir y sólo así me arrastre. Sin excusa para mí. Sin derecho a réplica. Por supuesto, nada decepciona de estos eventos.

Pero esta vez la excusa fue la poeta colombiana Lauren Mendinueta. Estuvimos y disfrutamos de una lectura de su último libro, La vocación suspendida. A ella la conocí gracias a estos mundos virtuales que no ponen límites kilométricos. Tengo en la mano y ya en la memoria esta regalada Vocación suspendida y me gustó tanto que a veces tengo que retomarlo a pesar de haberlo ya devorado. En definitiva, una reunión de amigos recién conocidos en torno a una redonda mesa de tertulia, donde se colaron nombres como Darío Jaramillo, que curiosamente presentaba otro acto en el Bandido, Antonio Sarabia o Jose Manuel Fajardo, estos últimos en la misma mesa, y que junto a José Ovejero presentan mañana su libro Primeras noticias de Noela Duarte. Fue una tarde deliciosamente entrañable.

Quiero mencionar algunos poemas que leyó Lauren ayer, muchos preferidos míos. Pertenecen a este libro, cuyo título te invita a seguir y a seguir.

ASÍ PASAN LOS AÑOS

Pasan los años,
y aunque la vida me acusa de inmovilidad,
también yo he viajado.
Como una partícula de polvo
he revoloteado por la casa y me he prendido a los libros.
Como un insecto he reposado a la orilla de las acequias,
o simplemente he sido una mujer que de tarde en tarde
ha mirado hacia el mar
buscando barcos olvidados por la neblina
y que vuelven a la memoria,
sin esperanza distinta de la muerte.

IGNORADA POR MÍ

La Muerte me despoja del cuero.
En vida, L y su cuerpo son sinónimos;
en muerte, una cosa soy yo y otra mi cuerpo.
Dirán: "Ése es el cuerpo de L",
como si el cuero, que una vez fui yo misma,
y no algo que me representaba o me pertenecía,
de repente careciera de importancia.
Cuando esto ocurra, ¿que podré ofrecer?
la memoria de mi propia care y con ella
la evocación de un alma arrastrádose a la nada.

POÉTICA

Que mis poemas sean ligeros
como hojas vivas
que dibujan formas tenues
sobre muros deslucidos,
es un deseo estúpido,
así lo siento.
Espero más bien,
que sean tan sólidos
como el puente de mis pies
en los sombríos caminos de la tierra




*Hablando de excusas, no quiero que suene a esto pero lamenté muchísimo no haberme podido acercar a una cita inexcusable y prometida. Óscar Aguado firmaba su libro en Amargord el sábado pasado. Mi querido Óscar, tuve que salir de viaje y aún no me he disculpado.

7 comentarios:

SOMMER dijo...

Vaya, no la conocía y creo haber descubierto algo importante.
Gracias.

Abrazos

Camille Stein dijo...

... me han encantado los poemas de Lauren Mendinueta

gracias por mostrarlos :)

un beso

tournesols dijo...

Ignorada por mí,
qué maravilla.

(y qué maravilla también que os llueva por allá, aquí nos diluimos poco a poco)

*

Lauren Mendinueta dijo...

Querida Nuria, fue hermoso el encuentro en Madrid. Las hechamos de menos en la presentación de Primeras noticias de Noela Duarte. Fue un éxito total, se habrían divertido. Es una gran novela que seguramente se convertirá en el libro del verano. Gracias por dedicarnos esta entrada. Abrazos

Lauren Mendinueta dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Batania dijo...

Muy buenos los poemas de Lauren Mendinueta. También los de Óscar Aguado, del que ya sabía que te gustaba y del que me hice seguidor en una lectura breve que hizo en el Bukowski.

Hasta pronto. Por cierto que Los Diablos Azules es un lugar buenísimo para recitar.

Nuria dijo...

Sommer
Me recuerdas al verano. Te visitaré. Sí, es todo un descubrimiento.

Camille
El libro en sí no tiene desperdicio. Hazte con uno

Laurita
Hace poco también ignorada por mí. Es lo que tiene esto de internet.
Fin de semana caluroso, ya lo echábamos de menos nuestros cuerpos fríos, no creas.

Lauren
Sí, fue hermoso, disfrutamos mucho. ayer estuvimos en la Casa del Libro y me hizo ilusión que mis manos se toparan de pronto con Prieras noticias de Noela Duarte, me haré con él, porque lo tóqué, lo hojéé y me encantó.
Nos hubiera gustado acercarnos a la presentación pero nos fue difícil.

Batania
Leo una entrada tuya de Ogsmande Leyscallers y te diré que también estaba en aquella lectura, es un ser entrañable. Jamás pierde la sonrisa. Hermosa tarde
Los Diablos Azules es un lugar precoso sin duda.