lunes, 9 de marzo de 2009

Instrucciones para pensar

Ayer fue un día de sol abierto que sólo pedía ser pisado. Fuimos desde Cibeles hasta el Caixa Forum caminando, dejando que el inclinando rayo rozara nuestra piel rota por el frío. Queríamos rodearnos del bronce -menos frío- de Rodin.

En pocos minutos apareció antre nuestros ojos un Dante-poeta afectadísimo por todo lo que estaba viendo en las puertas del infierno. De gran altura como un dios, nos topamos así con El pensador más forzado al pensamiento de la historia. El cuerpo dantesco, tenso. Toda piel dantesca, convertida, incenciada, fundida en cerebro. Si te acercas y lo miras desde abajo, sientes las brasas descender desde sus sienes. Como si un mundo de ideas se deshiciera en este intento fuerte de pensar del poeta. Es eminentemente "acto de pensar". Todo el cuerpo destinado a eso "a pensar". Una actitud. Piel fundida junto a la roca. Mano a la mandíbula. Mandícula al cabello. Cabello al cerebro. Una sola pieza. Una sola idea. El marco perfecto para iniciar unas instrucciones para pensar.

En ese mísmo círculo rodesco, Los seis burgueses de Calais desfilaban delante de nuestros ojos ávidos, algunos con rumbo terco, otros indefensos y otros dudando, siempre dudando. Fueron aquellos que ofrecieron sus vidas para salvar a los habitantes de la sitiada Calais. Cada escultura pareciera una lenta procesión hacia una muerte segura. Cuatro de ellos hacen ademanes y toman un paso al frente, esto es, hacia la muerte, los otros dos permanecen tranquilos. Las figuras forman un grupo compacto, sin embargo permanecen libres entre ellos.

Están a tamaño natural y parecen enclaustradas dentro de sus trajes algunos y otros mostrando desproporcionadamente grandes manos y pies. De estos burgueses dijo el poeta Rilke: Los distintos personajes no se tocaban, se erigían unos al lado de otros como los últimos árboles de un bosque arrasado. Lo único que los unía era el aire, que participaba con ellos en el conjunto de un modo muy esencial.. Ay Rilke, siempre tan ajustado. Desconocía que fuera secretario de Rodin. El enlace me emocionó, por supuesto.

Los ademanes de este sexteto realmente forman un pausado movimiento rotatorio dentro de la escultura, de nuevo la muerte. Estos no se comunican entre sí pero cada rostro refleja rasgos individuales y sentimientos como la angustia (Andrieu d'Andres, que sujeta entre sus grandes manos la cabeza ante la desesperación que se avecina), negación(Jean d'Aire, con todo el peso de la llave que debe entregar al rey de Inglaterra), incertidumbre (Jean de Fiennes, que en gesto de manos y brazos abiertas se pregunta cuál será su cruel destino), decisión (el inclinado Eustache de Saint Pierre, que siendo el mayor de todos, avanza terco hacia el destino desconocido, y Pierre de Wissant, también decidido a todo camino inexcrutable), o incertidumbre donde el hermano de este último, Jacques de Wissant, duda sobre este mismo destino de muerte.

Rodin expresa con realismo a seis hombres que han sobrevivido un sitio de un año y que ahora dan su primer paso hacia la muerte. Algunos se inclinan, otros se toman la cabeza, todos dudan.
Una secuencia de imágenes donde los hombres individualmente parecen tomar aisladamente su decisión. Todo un espectro de pensamientos, sentimientos y decisiones.



Esta otra soy yo haciendo el payaso, claro. Una payasa de vacaciones. En fin, que fue un buen día, aunque acabamos en urgencias. Nada importante de momento. Vigilantes, si acaso.

* fotos de S.

6 comentarios:

SONIA FIDES dijo...

Sabes que te vi, que también estuve allí ayer, aceptando la invitación del sol, y agradeciendo la penumbra que ofrecía la puerta de entrada Caixa Forum y que me dio vergüenza acercarme a saludarte,ja,ja,ja.

A ver si la próxima vez, cuando vaya a ver la exposición Fauvista que empieza en dos días, hay más suerte.

Un abrazo.

Nuria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nuria dijo...

hablas en serio??? estuvimos de 15 a 18 aproximadamente... Será posible!! ¿cómo no me dijiste nada? será posible!!, en fin, lo dicho, yo soy un despiste pero si vuelves a cruzarte conmigo, aventúrate...

acabo de llegar (es mi primer de vacaciones) de la fundación juan march de ver a Tarsila do Amaral, ¿no habrás estado por alli???? jajajaja

SONIA FIDES dijo...

Lo sé, yo estaba allí,ja,ja,ja. Era la primera vez que iba. Bueno no te saludé pero compre unos cuadernos Molenski rosa chicle y fucsia chulísimos,ja,ja,ja. Fijaté que Raphaël me "regañó" un poco cuando le dije, esa chica es Nuria y tendría que acercarme. Pero no fui capaz. Y no, yo no estoy de vacaciones, así que no he podido ir a la Fundación(aunque me hubiera encantado)

Un abrazo.

Nuria dijo...

guauuu una Moleskine, esa es justo la que yo he mancillado esta mañana en la fundación, aunque más negra. ¿Who is Raphaël?

besos

SONIA FIDES dijo...

Raphaël, es un chico muy guapo y muy parisino que me visita a menudo en Madrid y al que yo visito no tan a menudo en Paris,ja,ja,ja. Ahora es él quien tiene tu libro, seguro que está a esta horas sentado al sol en un café de la capital gala leyendo tus versos. Estás en buenas manos.

Besos