martes, 29 de julio de 2008

Vladimir Holan

Hace muchos años cayó en mis manos el poema dramático "Una noche con Hamlet" de Vladimir Holan. No era libro mío. Me pregunto si algún día lo será. Recuerdo que lo devoré, como el sol devora esta epidermis. En muchísimas ocasiones aquellas letras -que ya no recuerdo, pero dejaron profunda huella- se me han venido a la cabeza. Es un libro de esos importantes para mí y a pesar de ello, aún no me he hecho con él para releerlo una y otra vez y sentir lo que sentí hace aquellos tantos años. Yo supongo que no lo busco por no encontrarme a mí misma.
Encuentro sn embargo muchos poemas hermosos de Holan, pero el destino me tiene reservada aquella eterna noche con Hamlet.
Bueno encontré este par de poemas de ese libro siempre ansiado:

Te digo que el arte es llanto,
algo para uno, nada para todos,
porque con sólo tener esperanza el futuro es tuyo...
Siempre nos está excediendo algo, pues incluso el amor
es sólo una parte de nuestra certeza... Armonía atonal...
Y el dolor como castigo, por ser,
incluso el dolor, pasajero...


Era un muchacho prodigioso, sí prodigio
es lo que amamos, aún
sin comprenderlo...Tenía casi seis años
e imitaba a la sana eternidad... No hace ni una semana
que murió de difteria...No fuí a su entierro...
Pero hoy me lo he encontrado en la taquilla de un cine.
Me ha dicho, en confianza:
"Vi esta película hace una semana
pero tengo que verla una vez más
porque no sé si la princesa que actúa en ella
se habrá ido del balcón".


El resto que arrastro es del libro Dolor entre otros

La Gruta de las Palabras

No entra impunemente el joven con su luz en la gruta de las palabras.
Audaz, presiente apenas donde se encuentra.
Joven, aunque ha sufrido, no sabe lo que es el dolor.
Sabio antes de tiempo, se escapa sin haber entrado
Y alega, como excusa, la inmadurez de su edad.

¡La gruta de las palabras!
Sólo el verdadero poeta, y por su cuenta y riesgo,
Pierde, delirando en ella, las alas
y con ellas, la manera de someterlas, de nuevo, a la gravedad
y no menoscabar esa fuerza que atrae hacia la tierra.

¡La gruta de las palabras!
Sólo el verdadero poeta regresa con su silencio
Para encontrar, ya viejo, a un niño que llora
Abandonado por el mundo en su umbral.


No es

No es indiferente el lugar donde estamos.
Algunas estrellas se acercan entre sí peligrosamente.
También aquí abajo hay separaciones violentas de amantes
sólo para que el tiempo se acelere
con el latido de su corazón.
Las gentes sencillas son las únicas que no buscan la felicidad...


La Voz Humana

La piedra y la estrella no nos imponen su música,
las flores callan, las cosas parece que ocultan algo.
Los animales niegan en sí, por nuestra causa,
La armonía de la inocencia y el misterio.
El viento tiene siempre el pudor de una simple señal
y lo que es el canto, lo saben sólo los pájaros enmudecidos
a los que el día de Nochebuena echaste una gavilla sin trillar.
Les basta existir y eso es inexpresable. Pero nosotros,
nosotros sentimos miedo, y no sólo en la oscuridad,
sino que, incluso en la fecunda luz,
no vemos a nuestro prójimo
y aterrados hasta un conjuro violento
gritamos: ¿Estás ahí? ¡Habla!

Vladimir Holan (Rep. Checa, 1905-1980). Místico y visionario, profundamente humano y reflexivo.

5 comentarios:

alfaro dijo...

nuria,
no lo conocía, gracias porque me ha llegado al corazón "el mundo de las palabras...y el poeta que regresa con su silencio y encuentra al niño llorando abandonado por su mundo"
y esta música que tienes ahora también me encanta...
ah, el premio también lo comparto contigo, porque este es uno de mis blogs favoritos, porque me gusta leerlo y siempre compartes algo maravilloso con los demás.

Domadora de Elefantes dijo...

Qué descubrimiento. NO conocía a Holan, pero me han impresionado algunos de los versos que tú, como siempre, te has encargado de descubrirnos en este Rascacielos.

"¡La gruta de las palabras!
Sólo el verdadero poeta regresa con su silencio
Para encontrar, ya viejo, a un niño que llora
Abandonado por el mundo en su umbral."
¡Es increíble! la palabra umbral me recuerda, inevitablemente a un pequeño poema mío que es el favorito de un buen amigo: "En este umbral / al que llegué desnuda / creí encontrar respuestas / y sólo hallé tus ojos / esperando".
Gracias por este nuevo regalo.

La terapia de Rafaela dijo...

Holan!!! unos poemas magníficos de momento me quedo con esta frase:

Sabio antes de tiempo, se escapa sin haber entrado
Y alega, como excusa, la inmadurez de su edad...

tienes razon es profundamente humano Vladimir

JORGE SOLANA AGUIRRE dijo...

Impresionante el verso que explota.

Viktor Gómez dijo...

Holan, Celan, Beckett, son una tradición otra de la poesía que refleja el imposible necesario de un arte comprometido con lo real, en su más urgente y tenso conflicto con la sociedad, lo libertario, la cotidianeidad, el yo, la inteligencia y los horrores que desde el olvido repite el genero humano en todas las sociedades y momentos históricos.

Holan sufrió una terrible represión política y su opción vital fue unívoca, en verso y acción, concentrada en su aislamiento doméstico de más de 30 años. Lo cual sirvió para acrecentar su posibilidad creativa, su autoridad moral, su permanencia contra la voluntad de los opresores.

Me alegra entrecruzarme también aquí contigo.

Un besote

Viktor