viernes, 9 de julio de 2010

alféizares y suicidas

El otro día S. llegó del trabajo y me preguntó de sopetón si me gustaba la palabra "alféizar", y yo con la misma rapidez con la que me lanzó esa flecha le contesté que adoraba ese significante. Hay palabras que una no sabe por qué pero sencillamente adora... a veces me da por pensar que incluso los significados de todos esos vocablos amados no existen ante tal atracción fatal. Yo tengo muchas en el oblicuo diccionario de mi cerebro, y a veces las fuerzo a que salgan.

S. acabó diciendo que atracción fatal también era la que sentía la mente más demente por esa palabra. Palabra de locos (entre los que me incluyo si sigo esa teoría)... quise decir, palabra de honor... Que había leído no recuerdo dónde que se había hecho un estudio en determinados campos profesionales sobre qué personas incidía más esa palabra. Bueno pues el campo con más sujetos con una clara predilección por esta palabra era el psiquiátrico, pero no eran sus médicos, psiquiatras o cuidadores los amantes de Alféizar, sino los pacientes, aquellos seres tan pacientemnete locos. los des-uniformados. los des-nudos. los des-nutridos de ideas, los des-cerebrados. Me pareció curioso porque yo me pregunto ¿es esa una gran aseveración o es que estamos todos un poco locos?

Me pregunto porqué titulo estas letras como alféizares y suicidas, si estoy hablando de alféizares y locos ¿Es acaso un desencadentante en los resortes de mi cabeza relacionar la palabra loco con suicida? El suicidio es en muchos una idea persistente, en otros un pensamiento fugaz y en una buena parte de nosotros esa idea incluso no aparece, aunque puede que sí la palabra alféizar, porque es bella como el vacío. Cuanto menos se piensa y menos se cavila, menos aparece ese significante que tiene tanta altura, pero y su significado ¿también desaparece en esas mentes si no pensaran?

y ahora recuerdo una teoría griega, en la que mantenían que pasear aquietaba los pensamientos más indómitos, ya que con pasos lentos, la respiración y con ella los pensamientos tomaban la misma velocidad, esto es, la des-velocidad de aquellos pasos lentos. Todo se aquietaba. ¿O fue Krishnamurti, aquel pensador hindú, que maquinaba todo esto en uno de sus paseos? en fin, que me pregunto si no son paseadores acérrimos los casados con esa mujer demente... un paso detrás de otro paso detrás de otro y detrás de otro, así hasta que anochece....

más de Szymborska
La habitación del suicida

Seguramente crees que la habitación estaba vacía.
Pues no. Había tres sillas bien firmes.
Una lámpara buena contra la oscuridad.
Un escritorio, en el escritorio una cartera, periódicos.
Un buda despreocupado. Un cristo pensativo.
Siete elefantes para la buena suerte y en el cajón una agenda.
¿Crees que no estaban en ella nuestras direcciones?

Seguramente crees que no había libros, cuadros ni discos.
Pues sí. Había una reanimante trompeta en unas manos negras.
Saskia con una flor cordial.
Alegría, divina chispa.
Odiseo sobre el estante durmiendo un sueño reparador
tras las fatigas del canto quinto.
Moralistas,
apellidos estampados con sílabas doradas
sobre lomos bellamente curtidos.
Los políticos justo al lado se mantenían erguidos.

No parecía que de esta habitación no hubiera salida,
al menos por la puerta,
o que no tuviera alguna perspectiva, al menos desde la ventana.

Las gafas para ver a lo lejos estaban en el alféizar.
Zumbaba una mosca, o sea que aún vivía.

Seguramente crees que cuando menos la carta algo aclaraba.
Y si yo te dijera que no había ninguna carta.
Tantos de nosotros, amigos, y todos cupimos
en un sobre vacío apoyado en un vaso.

*fotos: francesca woodman

francesca woodman antes de suicidarse, en una carta a un amigo de la escuela, Sloan Rankin, escribía las siguientes palabras. “Mi vida en este punto es como un sedimento muy viejo en una taza de café y preferiría morir joven dejando varias realizaciones… en vez de ir borrando atropelladamente todas estas cosas delicadas…”.

puede que adorara la palabra alféizar, puede que no...

¡qué desbarro! pienso al momento de terminar estas letras..... llegar hasta aquí por una pregunta sin malicia alguna, curiosidad si acaso, ¿pero y a ti? ¿te gusta la palabra alféizar?

3 comentarios:

Juan Diego dijo...

Te felicito por la nueva elección de la música. Bach por Dietrich Ficsher-Diskau es la representación de dios para los ateos como yo. Y sobre la entrada, sobre la que reflexionaré como siempre.
Besos

nuria dijo...

querida bel, me alegran tus excusas para usarla y sobre todo, que para ti el lenguaje, como para mí es mucho más que eso, lenguaje


juan diego el otro día en la central del reina sofía me hice con Die Kunst und der Raum de heidegger, tan bien relacionado con el horror vacui... es tan diminuto y tan hermoso e intenso a la vez que probablemente deba regalarlo. gracias mil por tu sinuosa recomendación...

PERSÉFONE dijo...

Nuria, así, como en esa fotografía de Francesca Woodman, se cuelga nuestra hetaira Alice de su trapecio, en Babilonia.

Besos de viento.