viernes, 30 de septiembre de 2011

libro liddell


 a primeros de octubre sale a la calle un libro liddell. tres piedras. el libro-lobo de angélica donde confluyen los íntegros bosques de la casa de la fuerza, anfaegtelse y te haré invencible con mi derrota.
 

publicado por la editorial la uña rota, se pusieron en comunicación conmigo porque querían incluir en el libro un puñadito mío de letras. probablemente en alguna ocasión -más de una- y movida por la pasión liddell, he escrito aquí sobre esta pantera mutilada (incluyo los enlaces que recuerdo). así que me hace una especial ilusión la inclusión, no puedo si no hacer uso -consentido- de la cubierta del libro antes incluso de que salga a la calle. tres títulos rotundos que no redondos donde podremos grabarnos en la memoria frases lápidas como: el sol se pone cuatro o cinco veces al día el sol se pone cuatro o cinco veces al día el sol se pone cuatro o cinco veces al día... así es imposible que la tristeza descanse.... gritado en la casa de la fuerza, o mi muerte a cambio de tu pelo en te haré invencible con mi derrota o la clave de anfaegtelse cuando aseveraba Bach en alemán significa río.

*el video promocional me lo envió la editorial y gustosa comparto ese inicio. la música de este video es la nana mareta mareta no`m faces plorar... por monstserrat figuera. canción que se pudo escuchar no solo en el espectáculo anfaegtelse sino también en la inolvidable película sympathy for lady vengeance

*recibí esta cubierta días antes de recibir la del próximo libro órbita cementerio... un cruce en el aire inquieto

viernes, 23 de septiembre de 2011

poesineditoheliográfica

solo hay muerte si principio y fin dejan de rimar 
Filolao  

nosotros no sabíamos que los árboles hacían pie en tu fotografiado 
          bosque
nosotros no sabíamos que la tensión de ese bosque ya existía
nosotros no sabíamos que fuimos el hachazo en su núcleo
nosotros no sabíamos hacer rimar principio y fin  
    por eso nos sabíamos mortales
nosotros no sabíamos que nuestras almas militaban insolubles
    como ese bosque        como ese hachazo         como ese tajo en la espesura
éramos el hueso que olvida a carne
     pero no lo sabíamos
nosotros no sabíamos que éramos la zona de riesgo
    autopistas imposibles y  rotondas concentrando multitudes sin carne
no sabíamos que éramos peatones invertidos
    metalurgias asfaltadas hechas trizas
nosotros no sabíamos que éramos fotogénicos
materia fónica que acontece pero tan sensible a la luz del sol
    seres atravesados por el fulgor de un faro de coche
    como si fuéramos viscerales plantas atropelladas
    herméticos sacos amnióticos de un vidrio negro que nos fue asfalto
nosotros no sabíamos que éramos una expedición de espeleólogos
fetos inflamados de ambrotipos   inmortalidades húmedas

fuimos la fe de la escultura rechazada
     de aquello que nosotros no sabíamos de nosotros mismos 

pero nosotros sí sabíamos sernos
    siéndonos

por eso siempre estamos siendo

heliografía

lunes, 19 de septiembre de 2011

4 strauss


esta es la última de las cuatro últimas canciones (im abendrot/en el ocaso) de richard strauss. por la voz-tráquea-sima de jessie norman... para todos aquellos que adoran exactamente estas cuatro últimas canciones, y no otras, convirtiéndonos por tanto en fibras que cuelgan de un mismo huso./

im abendrot" (En el ocaso)

las tres primeras con textos de hermann hesse y esta última del también magnífico joseph von eichendorff

Wir sind durch Not und Freude gegangen Hand in Hand;
vom Wandern ruhen wir nun überm stillen Land.
Rings sich die Täler neigen,
es dunkelt schon die Luft,
zwei Lerchen nur noch steigen nachträumend in den Duft.
Tritt her und laß sie schwirren,
bald ist es Schlafenszeit,
daß wir uns nicht verirren in dieser Einsamkeit.
O weiter, stiller Friede! So tief im Abendrot.
Wie sind wir wandermüde--
Ist dies etwa der Tod?

atravesando desgracias y alegrías caminamos de la mano, y ahora podamos descansar juntos en la apacible campiña a nuestro alrededor los valles se desvanecen y el cielo ya oscurece, solo un par de alondras revolotean, soñadoras, en la brisa del atardecer. ven aquí y déjalas partir, que pronto será hora de dormir, y no hemos de perder nuestro norte en esta soledad. ¡oh, inmensa, silenciosa quietud! en la profundidad del crepúsculo estamos cansados de marchar. ¿es esto acaso la muerte? 

cuántas veces escuchada y el ilimitado número de veces que llegaré aún a escuchar este im abendrot...

sábado, 10 de septiembre de 2011

12



(es vital escucharla)

*tras devorar bélgica de chantal maillard y volver a ella una y otra vez. tras hacerme con su lógica borrosa hace tan solo un par de semanas... y volver a ella una y otra vez, hoy me quedo en esta página 12, como si fuera una última cena donde regurgitan 12 apóstoles...

resalto cuidadosa las palabras que hoy me hicieron quedarme en esta decimosegunda -que no doceava- página


Nada en mis manos nada
en mis cuadernos
nada en mis zapatos
nada en el sombrero
de mi MADRE, nada
en mis ojos
en mi CASA
en el paisaje
entre las olas nada
bajo los bancos del PARQUE
debajo de mi ropa empapada
entre las líneas que escribo
en las del DICCIONARIO
de sánscrito
en la tinta que se escapa
del bolígrafo
en mis PALABRAS nada
nada sobre la nada
que describo
en cuatro letras
porque todo
lo que no cabe en ellas
se ha agolpado en el CENTRO
de mi PECHO
y late y luego
me devora
con la voracidad
de un ANIMAL hambriento.
hasta que no queda nada
de mi salvo esa nada
que todo lo vomita
mis ojos mis cuadernos
mi casa y el sombrero
de mi madre las cuatro
letras que la indican
y el mismo latido
FEROZ que me devora
pronunciando
tu nombre

juegos de MAGIA [lógica borrosa, chantal maillard]

viernes, 2 de septiembre de 2011

persona

[...] si la vida humana careciese del sueño, si fuese vigilia constante, su estructura sería radicalmente distinta. cada día se "despierta", es decir, se reanuda la vida tras una interrupción -que no tiene por qué ser total, sobre todo si se tiene en cuenta la posibilidad de soñar, que puede ser cotidiana-. lo decisivo es que no se despierta a un "mundo", sino a una biografía que se reanuda. es decir, a una irrealidad proyectiva, entre el pasado, que se recupera al despertar, y el futuro que se inicia con toda su inseguridad...

persona de julián marías [alianza editorial, pág. 22]

escucho: max richter. memoryhouse (que habla sobre dónde hemos estado, y pregunta hacia dónde nos dirigimos)

*de repente me viene una máxima de groucho marx: hemos llegado de la nada y nos dirigimos hacia la más absoluta miseria