lunes, 8 de diciembre de 2008

Las cajas desnudas

Me gusta este poema de Ángel Guinda... Me gusta sobre todo su veracidad. La veracidad de la palabra exacta sin más ornamento que el ornamento de una caja. La veracidad de su indígena al fin y al cabo. ¿Para qué ornamentar y disfrazar la palabra cuando la palabra exacta lo define todo? ¿Para qué ornamentar nuestro cuerpo, nuestras manos? ¿Para qué ensortijar nuestros dedos? Sencillo y limitado, como la vida dentro de una caja. La caja del mundo. No hace mucho hablaba yo de cajas y no desentonaban con estas nuevas cajas. No deberíamos buscar nunca más allá de lo que subyace en la palabra exacta, ya que podríamos encontrarnos con nuestros propios fantasmas. La palabra directa. Directa. Todos deberíamos aprender de aquel indígena que tenía razón, seguro. Un indígena me hace pensar en que cuantas menos prendas lleve uno sobre su cuerpo, más sincero y directo será en la palabra. Y este indígena iba desnudo. Seguro que iba completamente desnudo, como las manos de Ángel cuando lo creó sin vestido alguno. Todo es mucho más sencillo. Deberíamos desnudarnos completamente. Y cubrir nuestros cuerpos de pelaje, como nuestros queridos animales y dejarnos de cajas, ascensores, coches, camas, cunas, bancos y ataúdes. Desencajarnos, al fin, como propone el poeta.

CAJAS

Lo diría una indígena y tendría razón.
"Ustedes tienen la vida organizada en cajas.
Nacen y les dejan en una cajita,
su casa es una caja, y las habitaciones
son cajas más pequeñas.
Suben a la casa en una caja,
bajan a la calle en una caja.
Viajan en una caja.
Duermen y hacen el amor sobre una caja.
A través de una caja ven el mundo.
Cambian de casa: lo meten todo en cajas.
Y cuando mueren
les introducen también en una caja.
Los Bancos y las Cajas tienen caja,
los establecimientos tienen y hacen caja".
Todo está hecho para que encajemos.
Nos encajan la vida.
Algunos no encajamos, y nos desencajamos.



*Ángel Guinda (Zaragoza, 1948)

4 comentarios:

paula dijo...

El poema me ha encantado,realmente un Angel.Además me ha traido a la cabeza,esa sabiduria indígena de la poetisa Tolba Phanem,espero no te moleste,adjunto una muestra.
"No necesito una garantia firmada para saber,que la sangre de mis venas es de la tierra y sopla en mi alma como el viento,refresca mi corazón como la lluvia y limpia mi mente como el humo del fuego sagrado"
Me encanta la propuesta de infinitos,naturalmente adornada.
un abrazo.paula
Pd)Si no la conoces,te encantará la canción de las personas,hace que todo encaje,con bolillos de amor.

tournesols dijo...

Pizarnik, una S., Ángel Guinda, las cajas...

¿Vendrás en febrero para el d
festival de perfopoesía? Me encantaría conocerte.
*

Domadora de Elefantes dijo...

Creo que nos encotraremos todas en el Festival, ¿verdad, Nuria? ¿verdad? ¿verdad? :D
xxx

Nuria dijo...

Sí, sí, sí, Laura, escucha lo que dice Gracia, haremos lo posible por ir en febrero. Merecerá la pena tanto trabajo sin descanso si luego despejamos ese epílogo de febrero para bajar a tu Sevilla.