martes, 25 de noviembre de 2008

Larga vida a Supraespinoso

El dolor nos amputa. Siempre lo he dicho. Llevo desde finales de octubre con una tendinitis en el hombro, en un tendón caprichoso que le llaman Supraespinoso. Ya con ese prefijo "Supra" su recuperación me ha prometido largas siestas más abajo, en el codo. ¡Y qué cierto es que el dolor mata el ánimo! Las ganas. Lo mata todo menos la rutina del propio dolor. Me cuesta hasta escribir estas palabras con el brazo suspendido en este aire roto. Junto a esto, el teclado se ha confabulado con ese firme propósito de no dejarme escribir, ha dejado de escupir las letras que mi brazo le ordena y está de huelga. En estos momentos escribo desde los infiernos, en otro teclado del portátil. Portátil quisiera tener yo el hombro... Y ahora que me doy cuenta, ni siquiera funciona la música de este rascacielos. ¡Qué confabulación pienso! Cuando algo se quiebra, se quiebra todo lo que hay alrededor. No sólo mis ganas se mueren sino también esta fuerza ahora agotada que deteriora mi brazo. Para llegar a una inflamación de estas características dicen que en un gran tanto por ciento de los casos es por un esfuerzo deportivo. Yo soy más vulgar que todo eso. La tierra me atrajo hacia sí y me partí en pedazos en el suelo húmedo y roto. Me caí un 28 de octubre. El viernes es el cumpleaños de Supraespinoso. Va a hacer un mes que conozco a Supraespinoso y no me gusta nada este personajillo persistente, así que nada de fiestas.
Dicen que un tendón es una estructura de tejido que une un músculo al hueso para poder movilizar una articulación, y especialmente el músculo supraespinoso es el que se junta a la cabeza del húmero, y en fin, como una tendinitis es una inflamación de dicho tejido, evidentemente la última ecuación que reza "movilizar una articulación" es todo una utopía para mí.
¿Que qué provoca este Supraespinosoderecuperaciónlargaquetemataelánimotanprontamente? pues un dolor intenso en el hombro al efectuar determinados movimientos, sobre todo al elevar el brazo (imposible escribir-difícil me resulta la ducha-lavarme la cabeza y no del húmero es aún más complicado-dormir de costado sobre mi lado derecho es doloroso al despertar así que no lo intento) y que por la ncohe se multiplica como los panes y los peces, llegando a extenderse a la zona más lateral de mi alargado brazo. Estoy yendo a rehabilitación y mi impaciencia querría acabar con todo esto pero me dicen que no tenga prisa. ¡Que no tenga prisa me dicen! ¿Quien quiere convivir con este Supracabrón? (perdón por la palabra pero se me hace necesaria, insultarle es más terapéutico que la propia rehabiitación). Además ir a la rehabilitación en la hora de la comida del trabajo, me agota. Ir, hacer un transbordo para sentir dolor, volver en otro transbordo y seguir con mi trabajo, me agota. Y vuelvo con el hombro marcado como se marca a una res. Lleno de estigmas. S. dice y no se equivoca que soy mala enferma, y a pesar de esta sentencia me cuida y se pacienta amorosamente con mi hombro y mis inesperadas lágrimas de impotencia. Pero yo me impaciento. Me impaciento.

5 comentarios:

Domadora de Elefantes dijo...

No sé si eres mala o buena enferma, lo que sí sé es que deberían darte la medalla al mérito en el trabajo por no cogerte una baja con todo ese Supradolor. ¡Cuídate, jardinera! Necestamos tu brazo para que abones este verde rascacielos con tus palabras.

Ana María Espinosa dijo...

Nuria:
Me topé con ese cabrón hace unos años y es desesperante. A mí me vino bien ir a un médico que me ponía unas luces rojas sobre el hombro, (lo tenía del hombro al cuello),luego una crema y me liaba el hombro con plástico. De todas formas es lento. Mucho ánimo, ya verás como de aquí a Navidad, lo aburres, seguro.
Un besito y a cuidarse.

tournesols dijo...

Suprabonita!

La verdad es que últimamente estamos todos algo revueltos, y el tiempo no ayuda.
Mira: http://cangrejopistoleropoesia.blogspot.com/2008/11/ayer-se-quem-el-perro-andaluz.html
:(

Lula dijo...

Cuídate mucho, preciosa.

Viktor Gómez dijo...

Que sí, que es terapéutico el llamar a las cosas y casos por su nombre. Pedazo de cabrón ese!! .../...

Vuelvo y me revuelvo entre tus post con alucinada alteración de lo normal y lo extraordinario, del morar en la escucha y multiplicar las latitudes del mundo, del yo, del presente.

Tu manera de transmitirnos la consciencia a su vez nos espabila. Como un buen chorro de agua fría a primera hora de la mañana. Es sano.

Un beset

Víktor