sábado, 1 de noviembre de 2008

Dead Can Dance o poner vida dentro de algo que está muerto

Ayer llegué al trabajo a las 7, como siempre. Y como siempre también allí estaba mi compañero D. casi a oscuras. Yo soy la siguiente en inundar mi espacio de luz. Pero el viernes él estaba a oscuras y tras la pantalla de ordenador sonaba su ruido junto a una música nueva para mí. Tras darle los buenos días y reponerme del susto me atrapó la música. Le dije que me encantaba. No suele gustarme la música de D. pero el viernes me acerqué más a él, si cabe. Resulta sencillo sentirse cerca de alquien cuando coincides a las 7 de la mañana todos los días de la semana. Acabas conociéndole mejor. Y él adora la historia, por lo que me instruye con sus historias antiguas. En fn, que antes de poner sobre la mesa los libros que tenemos pendientes, de hacer un calendario conjunto donde yo le doy y él me da, insistía en la música como queriendo incidir en mis gustos. No le fue difícil, porque me gustaron desde la primera nota. Al final de la mañana me había grabado toda la discografía de este dúo extraño. Ayer noche estaba sola en casa. S. trabajaba. Luchando contra el sueño me quedé dormida escuchando a esos nuevos que se colaban por mis oídos. Mis posteriores sueños fueron tan surrealistas como ellos. Y ahora lo pienso. Cada sueño duraba los minutos de una canción. Y no dejaba de sonar. Mi subcosnciente ponía imágenes inesperadas a cada nota.
Esta mañana he indagado más sobre ellos. Su nombre Dead Can Dance es engañoso. Aunque el grupo es catalogado popularmente como parte de la Cultura Gótica, el nombre simplemente significa poner vida nuevamente dentro de algo que está muerto, o que hace mucho no ha sido utilizado. Algunos de los instrumentos que usan son antiguos o poco frecuentes en la música occidental. Son oscuros y evocan paisajes muy particulares. La principal característica es la portentosa voz de sus dos miembros, Lisa Gerrard y Brendan Perry, junto a la utilización de instrumentos poco comunes y antiguos.

Me he quedado estupefacta porque he encontrado esta frase de boca de alguno de sus miembros. La menciono porque define sin más detalle uno de mis múltiples sueños. Un bosque de árboles moribundos pero a punto de ser revividos por una cuadrilla de maestros que alargaban la vida de unos cuantos árboles mutilados. La transformación de vida en muerte y de muerte en vida... Todo está lleno de símbolos. Y más estupefacta me han dejado los videos -los dos últimos-, llenos de imágenes oníricas muy similares a los colores de mis sueños de hoy. Qué cerca ha estado la imagen y el color de la palabra esta noche...

Era una parte de un árbol viviente y ahora está muerto, pero el maestro que la hizo la ha llenado con su propia energía de vida. Sólo piensa en la transformación de vida en muerte y de la muerte en vida.

Tres registros diferentes que encontré en internet.

The Host of Seraphim



Carnival is over



Saltarello



*foto internet

Vuelvo y vuelo a esta entrada mientras S. dormita su noche pendiente. Porque no puedo dejar de escuchar mi primera propuesta de esta música. Porque el corazón se me sitúa en el lado izquierdo. Allí, junto a los huesos que se mueren de hambre. Quien ha dormido en las calles rara vez se recupera del golpe. Bicicletas sin dirección llenas de niños hambrientos. El mundo mientras tanto les pasea. Les miran estupefactos. Miran a los ojos a la Muerte, el Hambre. Tanta hambre que se comerían sus propios miembros. Mientras, suena la música. Música tristemente. Un réquiem lleno de niños y una sola bicicleta. Bicicletas llenas de escombros pensarán algunos...

5 comentarios:

Bel dijo...

Interesante descubrimiento, Nuria. Y me ha gustado mucho tu reflexión final.
Felicidades por el nuevo libro. El título es precioso.
Besos.

Ane dijo...

Cierto, suena muy bien, gracias por el descubrimiento.

paula dijo...

No es la primera vez que visito tu rascacielos,lleno de miradas,hechas palabras,que rozan el ídem.Pero hoy me ha impresionado la síncronia y me he decidido a comentarte.Gracias por recordarme este dúo,también puso música a mis sueños,con su creativo canto a la transformación,aunque aún no se ingles...voy aprendiendo a bailar je,je.
Te adjunto,con cariño,una playlist(http://www.daylimotion.com/playlist/xoglt k ).
Un saludo.paula

ALKAID dijo...

tu Rascacielos, siempre es un fuente de sorpresas, y aquí y ahora, se me viene a la mente esa mágica conexión que produce la música con su poder revolucionario del subconsciente

no somos los únicos animales que hemos descubierto su gran capacidad de comunicación como lenguaje.....por eso, esta vez no quiero pasar de puntillas como otras veces, sin expresarte el gran acierto que has tenido trayendo a este folio cibernético las evocaciones emocionales que la audición de unas notas inesperadas, producen

un abrazo desde un pequeño pueblo mesetario........Pilar

ALKAID dijo...

tu Rascacielos, siempre es un fuente de sorpresas, y aquí y ahora, se me viene a la mente esa mágica conexión que produce la música con su poder revolucionario del subconsciente

no somos los únicos animales que hemos descubierto su gran capacidad de comunicación como lenguaje.....por eso, esta vez no quiero pasar de puntillas como otras veces, sin expresarte el gran acierto que has tenido trayendo a este folio cibernético las evocaciones emocionales que la audición de unas notas inesperadas, producen

un abrazo desde un pequeño pueblo mesetario........Pilar