sábado, 28 de enero de 2012

las motocicletas de ulises

qué le pasa esta semana a la vida? qué le pasa a la muerte que se lleva tanta vida? por qué de repente todas las motocicletas del mundo se convierten en la reinas de la noche y toman decisiones unilaterales?
inicio la semana con la triste noticia de la muerte por accidente de tráfico del director de cine griego theo angelopolous, una moto atropelló su cuerpo en atenas mientras buscaba localizaciones para su última e inacabada película, el otro mar -sarcástico nombre, si lo pienso-. su mirada de ulises desvanecida.
continúan pisándose los días unos a otros y me estampo con otro accidente de tráfico donde la mujer protagonista sigue siendo ella, una moto. el joven periodista de la sexta, daniel montesinos, falleció este jueves en barcelona, entre las calles perú y bilbao, en un accidente con su moto... su mirada de ulises desvanecida.
y a punto de morir -de matada ya- esta semana negra y sangre, en el puntal del viernes, me dicen que álvaro tejero, librero, teatrero, poeta, viviente sobre todo, y mucho, mucho más cercano, ha dejado su baldosa en vida. otro accidente de moto volviendo del ensayo de la compañía turlitava teatro que dirigía, sesgó la ilusión de sus últimos proyectos. su mirada de ulises desvanecida.
no hace ni tres días que me comunicaba con álvaro para zanjar -de repente no me gusta este verbo-, para concluir los últimos detalles de la presentación del libro órbita cementerio en la marabunta, actividades las que era parte importante y activista de acción. esta cercanía de sílabas y días, este ver su nombre rezado en una firma, hace justo eso, tres días, hace que se me encoja aún más ese músculo diminuto que ante noticias así se expande buscando huecos hasta salirse del pecho. lo siento en el alma, que es más grande que el mismísimo corazón.

diferentes personas, diferentes ciudades, atenas, madrid y barcelona. hasta perú y bilbao tienen voz en esta historia. y la probabilidad matemática. y tres en cinco. tres accidentes de tráfico en cinco días. sé que habrá habido miles. la muerte que no se espera en un segundo es una pandemia que dura días. se nos están yendo los héroes, los homéricos y los modernos, pues todo hombre es un heroico espécimen.

por ellos. por todos. y por todas las ciudades y rincones del mundo que hoy pesan menos que cuando pisaban esta tierra

por todas las miradas de ulises desvanecidos

1 comentario:

Lucía dijo...

Una semana negra, muy negra.