lunes, 30 de agosto de 2010

butcher’s chopping board

dos poemas traducidos al inglés del libro tablas de carnicero
*traductora: Sonja Alberdina Martin, antropóloga

I
in crescendo
“you give beauty to horror, that is your best talent”
Djuna said to her friend Emily Coleman
djuna barnes


the peace that came from the eyes of the meadow-ox
the weight of the love that came from the peace
that came from the eyes of the meadow-ox

the shot that pierces the weight of the love that came
from the peace that came from the eyes of the meadow-ox

the pile of meat behind the shot that pierces
the weight of the love that came from the peace
that came from the eyes of the meadow-ox

the girlfriend-fly that bombards the pile of meat
behind the shot that pierces the weight of the love
that came from the peace that came
from the yes for the now dead ox

I
in crescendo
“das belleza al horror, ese es tu mayor talento”,
le decía a Djuna su amiga Emily Coleman
djuna barnes

la paz que venía de los ojos del buey-prado
el peso del amor que venía de la paz
que venía de los ojos del buey-prado

el disparo que atraviesa el peso del amor que venía
de la paz que venía de los ojos del buey-prado

la apilada carne tras el disparo que atraviesa
el peso del amor que venía de la paz
que venía de los ojos del buey-prado

la mosca-novia que acribilla la apilada carne
tras el disparo que atraviesa el peso del amor
que venía de la paz que venía
de los ojos del ahora buey-muerto


II
for what reason do horses
always seem naked to us
when cattle don’t
m.a.ortega


don’t touch her any more
don’t skin the habit of her suit
her body is today the treasure
that squeezes the most cowardly hand
this animal that lies at your side
carries her future cut into pieces
in some meadow or bombarded street
let go of her small pieces of meat
jumping through the air
let go of them

II
¿por qué razón habrá el caballo
de parecernos siempre desnudo,
y no el ganado vacuno?
m. a. ortega

no la toquéis más
no despellejéis la costumbre de su traje
su cuerpo es hoy el tesoro
que exprime la mano más cobarde
esta res que yace a vuestro lado
lleva su futuro despedazado
en alguna pradera o calle bombardeada
soltad sus pequeños trozos de carne
saltando por los aires
soltadlos

4 comentarios:

La terapia de Rafaela dijo...

Excelente en ambos idiomas...
Buena semana!!!

besos

Jose Ramón Alarcón San Martino dijo...

Querida Bos Taurus calicacográfica, acabo de escuchar su paso intestinal por el programa de radio "Carne Cruda". Sería maravilloso poder guiarla algún día por la cadena de matanza de algún matadero, dejándonos embelesar con el ejercicio primitivo de los filos y la arquitectura de las plataformas hidráulicas.

He tenido la curiosa fortuna de trabajar durante casi tres años en mataderos y salas de despiece -entre Pontevedra y Valencia-. Le recomiendo acudir a un matadero como el de la ciudad gallega, relativamente pequeño y "semi-familiar", en el que con toda probabilidad sería factible una visita. Allí se sacrifican fundamentalmente terneros (no más de 100 o 120 diarios) y un número clausus de ganado porcino y ovino, con un ritmo de matanza propicio para la observación y la aproximación. El perfil de los matarifes tiende a ser por aquellos lares cálido y con el primitivismo y la naturalidad en el oficio propios de quien a crecido arrullado por el olor a vientre y a chorizo de los abuelos. Matarife de aldea frente al, tal vez, matarife advenedizo o matarife urbanita de otras capitales.

Prometo sondear por las librerías de Valencia para adquirir el poemario.

Ósculos añojos y erales, chata.

nuria dijo...

rafaela mil gracias

jose ramón pues lo presentamos el 17 de septiembre en librería primado (valencia) te veremos por allí???
como terapia de choque me encantaría visitar un matadero de las características que describes.... mira que ha sido difícil colarme en esas salas con olor a vientre como dices tú.... millones de gracias por tu explicación... espero que tablas... te guste, espero que veas el simbolismo entre lo animal y lo humano.....

Jose Ramón Alarcón San Martino dijo...

Estupendo, querida. Creo que podré acudir a la presentación. Imagino que asistirán Alicia, Eddie y demás correligionarios de El Dorado. Espero que podamos presentarnos mutuamente nuestros respectivos números de crotal. Hasta entonces, albricias y felicitaciones.