domingo, 19 de octubre de 2008

Aleatoriedad sincronizada paralela

Ayer no salió el sol de mediodía así que nada más comer S. y yo nos decidimos a ver "La ciencia del sueño", de Michel Gondry. Ya habíamos visto no hace mucho tiempo Olvídate de mí, otra propuesta inverosímil de este director donde Joel un Jim Carrey que detesto pero que admiro en este film, se queda asombrado y aturdido cuando se entera de que su novia Clementine mi más admirada Kate Winslet ha borrado de su cerebro los recuerdos de su tumultuosa relación. Desesperado, Joel contacta con el inventor del proceso, el Dr. Howard Mierzwiak para eliminar cualquier recuerdo de Clementine de su propia memoria. Pero sucede que, mientras los recuerdos progresivamente desaparecen, Joel comienza a redescubrir su pasión inicial. (Filmaffinity).

La ciencia del sueño ganó el Gran Premio del público en el festival de cine fantástico de Sitges (2006). Stéphane es un joven tremendamente soñador que se muda a su antigua casa de París tras la muerte de su padre. Allí comenzará a trabajar en una empresa de calendarios, un empleo que no le permite dar rienda suelta a su creatividad. Su naturaleza creativa, y su perturbador mundo de sueños, amenazan constantemente con usurpar su mundo real. Pero conocerá a su vecina Stéphanie, una chica tan soñadora e inventiva como él. El amor surge, pero no será nada fácil intentar comenzar una relación cuando los sueños de Stéphane comienzan a invadir su vida diurna. Nos enseña los dos mundos en los que vive el protagonista: el de los sueños y el real, mezclándolos con un hábil montaje.

Cuando vi en el primer fotograma a un García Bernal magistral se me escapó un comentario dirigido a S. Le dije: ¿Sabes? si tú hubieras sido un hombre te parecerías a Gael García Bernal. Ella se rió y agradeció mi halago porque así lo tomó, mientras repetía ¿están hablando en serio? venga ya... A los segundos pensé lo dicho y le expuse que sí veía el parecido. Porque la belleza de S. es directa, es plana, es como un cuadrado, como un rectángulo, donde cada arista se cierra con líneas perfectamente dibujadas. Ajustadísimas todas donde cada rasgo, al igual que este actor, está bien marcado, diferenciando y resaltando el resto. Una mandíbula importante y determinante. Sí, su belleza es determinante. Creo que finalmente acabé convenciéndola. En fin, os dejo con una de las rarezas de la película. Está llena de este tipo de genialidades. La imagen secundaria en la pantalla detrás de Gael es ilustrativa aunque también él lo es. ¿A quién no le ha ocurrido esto?



Traducción
P.S.R. Aleatoriedad Sincronizada paralela, una curiosa rareza cerebral. Y nuestro tema del día. Dos personas andan al mismo tiempo en direcciones opuestas, y luego, toman la misma decisión al mismo tiempo. Luego la corrigen, y la corrigen, y la corrigen, y la corrigen y la corrigen y la corrigen. De hecho, en un mundo matemático estas dos personitas estarían ligadas para siempre. El cerebro es la cosa más compleja del universo y está justo detrás de la nariz. FASCINANTE.

A cada corrección, una corrección idéntica y totalmente aleatoria. ¿A quién no le ha ocurrido esta rareza? ¿Acaso estamos entonces matemáticamente ligados a todos aquellos desconocidos con los que nos ocurre esa situación a diario y donde terminamos diciendo para cortar esas decisiones sincronizadas "¿Bailas?"
En fin, dicen que nuestros cerebros están continuamente creando un bucle que es increíblemente complejo. No es como si nuestras mentes se comunicaran, ni es telepatía ni nada de eso, es algo así como si cada paso que damos evolucionara en la misma dirección. Se llama así, Aleatoriedad Paralela Sincronizada.
Claro que la imaginación es un regalo increíble, pero tiene su lado peligroso cuando no nos deja pasar a la praxis. O, peor, cuando nos hace creer que la realidad es algo diferente de lo que está ocurriendo. Dicen que la realidad sí es una "suma de percepciones", o sea una objetividad construida por subjetividades... aunque a veces nuestra concepción personal de las cosas tiene demasiado peso en nuestra forma de desenvolvernos frente al resto.

"La distracción es una obstrucción de la construcción", mantiene la voz real del protagonista, pero aquí el protagonista soñador, el idílico está en otro mundo y aún así sigue construyendo calendarios para su "Desastrología", así que la distracción en este caso sí que contribuye a la construcción...
Esa Desastrología, un mar de celofán, una ciudad de cartón, una máquina para viajar en el tiempo un segundo, un caballo de felpa, son el escenario perfecto para esta historia.

Aconsejo ver estas dos películas. Ésta te hace reír y te hace soñar con cosas imposibles.

5 comentarios:

Domadora de Elefantes dijo...

No he visto ninguna de las dos películas, pero suelo hacer caso de tus recomendaciones, así que ya te contaré. En cuanto a la primera, el argumento que cuentas me ha hecho pensar inmediatamente en un poema de mi libro "Distintos métodos para hacer elefantes" que se titula "TE PIDO ALZHEIMER" y en el que se vuelve al amor por el olvido. Qué curioso.

Lula dijo...

Apuntada queda la nueva.
Curiosamente esta tarde he estado hablando con mi hermano de "Olvídate de mí", la vi hace ya bastante y recuerdo lo rara que me pareció. Y en efecto con un extrañamente magnífico Jim Carrey.

Ana Muñoz dijo...

"Cómo ser John Malkovich" es una peli que posee cierta semejanza con las dos de las que nos has hablado, ¿la conoces?.

Mi preferida es Olvídate de mí (y mi preferido Gael García Bernal).

¡Ay!

Muak.

Anónimo dijo...

no tienen desperdicio
es impecable. te atrapa, te mantiene soñando
simplemente genial

Hora Ferreyra dijo...

Hola! Soy Hora, de Argentina. Llegué a este blog porque una amiga me pasó el link cuando le comenté la cantidad de veces que he visto The Science of Sleep (que acá se llama "Soñando despierto", aberrante adaptación) sin encontrar aún una explicación última (¿la tiene?). ¿Por qué ella podría ver sus sueños? ¿Soñaban juntos? ¿Por qué cerca del final, cuando está con Guy, éste parece percibir la acción de la máquina del tiempo? Etc. Pero, lo más importante de todo: ¿amor real o amor no correspondido? Sobre este punto no me decido nunca. Supongo que debo haberla visto una cantidad de veces impar, porque desde la primera vez en que pensé que era amor no correspondido, cambio de opinión cada vez que la veo; y ahora pienso que era amor real. En fin, me parece una genialidad esta película.

Por otro lado, Olvídate de mí (que acá se llama Eterno Resplandor de una Mente Sin Recuerdos, título que me gusta más) es también espectacular. Tengo ambas películas, y nunca me canso de verlas. Cada nueva ves les encuentro nuevos detalles.

Ambas están dirigidas por Michel Goundry, pero sólo Science of Sleep está también escrita por él. Eterno Resplandor está escrita por Charlie Kaufman, quien también escribió Being John Malkovich. No está tan lejos la persona que habló acerca de esa película como comentario a este post.

En fin, perdón por el largo del comentario. Es que cuando leí "¿Acaso estamos entonces matemáticamente ligados a todos aquellos desconocidos con los que nos ocurre esa situación a diario y donde terminamos diciendo para cortar esas decisiones sincronizadas "¿Bailas?" supe que tenía que escribir mucho.

Gracias por el post, me pareció muy bueno.
Saludos!