viernes, 10 de diciembre de 2010

pájaro-dono

sons-nús, reza la carátula, o lo que es lo mismo, sonidos desnudos, o lo que es lo mismo, sin carne. sin especia alguna a la que anclarse el hueso. voces puras deshuesadas. maite dono y baldo martínez reza una letra de palo más minúscula e igual de esquelética un poco más al sur. voz y contrabajo igualmente desnudos.
acabo de recibir el disco de ambos y es espectacular, no sólo en su cobertura, no sólo en el epicentro del mismo hueso más exterior, sino en las voces de silencio más al fondo. voces sólidas al son de unas cuerdas graves contrabajísticas. ahora mismo voy deshojando estas margaritas. y nada más expandir sus hojas, la palabra del puño y letra de maite me estalla en la cara, todo fechado mágicamente un 25 de noviembre, cumpleaños de mi madre y día internacional contra la violencia de género.

un poco más al fondo incluso de todo esto, el corazón. un corazón deshojado que como racimos va multiplicándose en once láminas o postales con escritura estampada a mano, con letra manu-scrita que ofrecen la letra de las canciones en ese espacio junto a un dibujo perfectamente ajustado a esa escuadra de postal. animales marinos todos. pájaros de agua. perfectos rompecabezas que encajarían unos en otros. un corazón en pleno contrabajo maridando con el corazón de la malabarista garganta maitena. un hermoso epitelio cargado de capas y capas de células llenas de vida y notas. gracias por todo ello.

en bradada, la voz de maite em-bradada, embriaga. UT enloquece y te recuerda que la libertad existe. a mi me encantan estas dos canciones. bueno me encantan todas maite-acróbata de la voz. cada una tiene su propia personalidad. la personalidad de la voz atonal de la también atonal maite, porque para mí ella es eminentemente atonal. nada que ver con el sustrato tonal que arrastran los compositores clásicos. ella no es melódica, tampoco físicamente lo es, si lo pienso. ni siquiera es armónica. porque armonía es sinónimo de equilibrio y ella desequilibra su garganta subiendo los acordes hasta el punto más álgido para poner a prueba su gaznate. maite para mí es eminentemente vertical, en el campo musical, si quieren. un pájaro blanco que pone en verticalidad su voz hasta el infinito más inminente. me trae a la memoria a la maravillosa y adorada también cathy berberian. dirán que exagero, pero los ejercicios donosos en estas piezas ironizando la propia naturaleza humana, nos aportan luz sobre el lado ilimitado que alcanza maite -vocalmente hablando- como antaño hizo en su día berberian con aquellas folk song de su marido el compositor luciano berio, rey para mí del atonalismo.
gracias maite

lástima que no encuentre en internet bradada para embradados a todos... o ut, donde alcanza la voz hasta lo más alto y es prueba exacta de esa otra voz berberiánica.... subo chove que es igualmente preciosa.



CHOVE
pausiño pras sombras
chove pra baixo e pra riba.
O aire de soño en soño
a auga pinga que pinga…

Ven a noite polos eidos…
Vaise a tarde que nin xeme
decindo adeus con un xeito
que non sei nin me esquece.
(Uxío Novoneyra)

LLUEVE pausado para las sombras
llueve hacia abajo y hacia arriba.
El aire de sueño en sueño
el agua gota a gota…

Viene la noche por los campos…
Se va la tarde inaudible
diciendo adiós con un gesto
que no sé ni se me olvida.

(Traducción al español de los poemas de Uxío Novoneyra: Elva Rey)
*información ésta última sacada de la página de sons-sús

en el tronco de este pájaro-dono de pequeño tamaño confluyen tres enormes ramas. son ramas de un mismo árbol donoso. ramas artísticas que, como bien define ella, son una única en su cuerpo de pájaro-bosque, sólo que desplegando diferentes lenguajes. poeta-actriz-cantante.... tres donos confluyen en maite. tres donos -de dar- artísticos conviven en ella conformando de este modo el cuerpo último y blanco de esta criatura de pájaro. El jueves presentaba una hermosa antología llevada por ella, un particular almanaque poético editado igual de hermosamente por El Gaviero Ediciones

*escucho sons-nús ese árbol desplegado en once láminas, once estratos.

2 comentarios:

Jesús Ge dijo...

Escuché a Maite Dono este año en Sevilla, en el PERFOPOESÍA 2010. Y tuve una sensación extraña, no sabía describirla... y llegas tú y defines exactamente lo que yo sentía.

Me parece que este chica-ave-canto está abriendo su garganta y dará que hablar próximamente. La seguiremos de cerca.

Grcias Nuria.
Gracias Maite.

nuria dijo...

es difícil seguir a un pájaro, pero lo haremos, claro que lo haremos.... estoy disfrutando muchísimo del disco jesús, es una auténtica maravilla para el sentido a veces adormecido del oído