sábado, 13 de octubre de 2007

Homenaje a Frida

La columna rota, 1944
COLUMNA jónica
Que sujetas tendones y pieles
Estos que sostienen un leve cráneo
Que a su vez sujeta ideas claras
Y unas entrañas
Tormentas de cuchillos
Imprimen gritos en tus faldas
El dolor se esconde detrás de tus ojos
Mentras tu mudo cuerpo se desmorona


Lo que vi en el agua, 1938
TÚ que participas en una pena
Dolor grisáceo como el acero
Que ves paisajes perfectos
En una bañera
Escucha bajo las aguas grises
Cómo los vientos
Murmuran en tus huesos mojados
Sonidos de agua



Autorretrato traje terciopelo, 1926
TUS manos con olor a pintura fresca
Buscaron la vida
Mientras del fondo de la tierra
Brotaba y flamaba un fuego divino
Tú, que estremecida de deseos, dolores
Te arrojaste a la hoguera de tu alegre cama
Tú que derramabas gozo en las plantas
Que hacia tí tendían sus débiles brazos
¿Acaso importa que subieras o bajaras?


Nacimiento
TUS cuadros
Son los hijos
Que no tuviste
Los huesos duelen
Siempre hay
Un dolor más profundo



Las dos Fridas, 1939
COLGABAN ángeles negros
Del cielo
Mientras sonreías
En tu ardoroso lecho
Las flores rojas esconden
En tu desparramada falda
Silenciosos gritos
La sangre no hiere tanto
Como los sueños rotos.

6 comentarios:

Joselito dijo...

Son conmovedores los cuadros de Frida, ¿verdad? Me atormenta su rostro serio que esconde oleadas de dolor. Un dolor que proviene de lo físico, pero también de la imaginación, de la convulsión de los sueños y de la ausencia, por ejemplo, de un hijo.

Bellísimos los colores.

Barrabás-Barrabás dijo...

Me encanto los sonetos que hiciste entorno a los cuadros de Frida, no es facil meterse en las imágenes y sacar inspiración de ellas, tienes una sensibilidad especial.

Saludos y un abrazo.

paula varela dijo...

la obra de Frida
es increíble!
como su historia...

makkkafu dijo...

Los Lados Asimétricos (Frida)

"Su cuerpo, atravesado por un camión,
fue un santuario de dolorosas caricias"

Un dolor negro y persistente
la acompañó como perro fiel

ella,
Frida de colores,
Frida de boca grande,
asimétrica de cuerpo
coja,
rasgada

ella mejicanita de friijoles helados
ella de pinzeladas de niña buena
ella amada, adorada,
ella Sábana Santa
ella hoz y martillo
ella América y Europa
ella de huesos quebrados
ella rojas cerezas
ella pueblo
ella enjuta
Frida

¡Temo tanto al dolor Frida!
¡Temo tanto a las espinas de ese cilicio invisible que carcome los huesos!
¡Temo tanto a las noches en la cama de un hospital!

abandonada a las horas interminables
puesta en manos de una muerte que se acerca pasito a pasito por el pasillo

Dime Frida ¿de qué lugar de tu cuerpo sacaste tantos colores?
¿de qué lado asimétrico de tu cara salió un te quiero?

Cántame Frida,
cántame un nana, acúname
que soy la hija que jamás salió de tus entrañas.

FIN FINITO
(Mariaje Aguirre - Noviembre 2005)

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

maravilloso tu forma de concentrar en un poema la extensa vida de frida, su extenso dolor, tan extendido por tu diminuto cuerpo
...ella hoz y martillo, ella América Europa,
gracias

Carla Badillo Coronado dijo...

Nuria me alegra que hayas dejado tu huella en miblog, pues em has dado la oportunidad de visitarte. Y mira con qué cosas me topo....Frida es un ade mis mujeres, queridas, sufridas, admiradas...ella es la que supo hacer del dolor...arte.

Un abrazo desde la mitad del mundo.