viernes, 23 de septiembre de 2011

poesineditoheliográfica

solo hay muerte si principio y fin dejan de rimar 
Filolao  

nosotros no sabíamos que los árboles hacían pie en tu fotografiado 
          bosque
nosotros no sabíamos que la tensión de ese bosque ya existía
nosotros no sabíamos que fuimos el hachazo en su núcleo
nosotros no sabíamos hacer rimar principio y fin  
    por eso nos sabíamos mortales
nosotros no sabíamos que nuestras almas militaban insolubles
    como ese bosque        como ese hachazo         como ese tajo en la espesura
éramos el hueso que olvida a carne
     pero no lo sabíamos
nosotros no sabíamos que éramos la zona de riesgo
    autopistas imposibles y  rotondas concentrando multitudes sin carne
no sabíamos que éramos peatones invertidos
    metalurgias asfaltadas hechas trizas
nosotros no sabíamos que éramos fotogénicos
materia fónica que acontece pero tan sensible a la luz del sol
    seres atravesados por el fulgor de un faro de coche
    como si fuéramos viscerales plantas atropelladas
    herméticos sacos amnióticos de un vidrio negro que nos fue asfalto
nosotros no sabíamos que éramos una expedición de espeleólogos
fetos inflamados de ambrotipos   inmortalidades húmedas

fuimos la fe de la escultura rechazada
     de aquello que nosotros no sabíamos de nosotros mismos 

pero nosotros sí sabíamos sernos
    siéndonos

por eso siempre estamos siendo

heliografía

No hay comentarios: